Bustillo: Con Uruguay XXI «no hay problemas personales», «es un instrumento valioso», pero su primer plan ejecutivo «dejó mucho que desear, ahora sí definitivamente se incorporaron aspectos fundamentales»

Foto: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS

En las últimas semanas la política exterior del gobierno ha cobrado mayor relevancia en la agenda pública.

El mes pasado el presidente Luis Lacalle Pou mantuvo reuniones de alto nivel con los mandatarios de Brasil y de Paraguay, donde trató posibles proyectos bilaterales y remarcó la demanda de Uruguay en pos de una mayor flexibilización del Mercosur. Ayer, hablando ante la Asamblea General, el propio Lacalle Pou hizo hincapié en esos encuentros y destacó en especial la coincidencia con esa postura de nuestro país que declaró públicamente la semana pasada el canciller brasileño.

Pero, a la vez, la gestión de la Cancillería ha recibido numerosas críticas, algunas de ellas desde posiciones cercanas al gobierno.

En la oposición, el diputado del MPP Daniel Caggiani, por ejemplo, declaró en M24: “No vemos una orientación clara” en política exterior, “hay una falta de perspectiva”.

Desde la interna del gobierno, el Partido Colorado reclamó avanzar en “acuerdos comerciales con países fuera de la región”. Además, los economistas Marcel Vaillant y Javier de Haedo han expresado cuestionamientos a una política exterior que no sería clara y no mostraría resultados.

Particularmente ha estado en el foco el Instituto Uruguay XXI, creado para facilitar exportaciones y la llegada de inversión extranjera, y que está “en punto muerto”, según publicó el semanario Búsqueda.

¿Cuál es hoy a grandes rasgos la estrategia de inserción internacional del país? ¿Cómo se trabajó en estos meses de pandemia? ¿Qué logros se han obtenido en esta materia?

Conversamos sobre todos estos temas esta mañana En Perspectiva con el canciller Francisco Bustillo.

Destaques de la entrevista:

  • Sobre críticas recibidas: «Me encuentro bastante aislado de redes sociales, ha sido muy provechoso y me ha permitido trabajar intensamente y no estar preocupado por eso».
  • «Me había autoimpuesto silencio porque entendía que correspondía, antes de hablar en público de lo que hace a nuestra estrategia política y comercial, hacerlo propiamente en el ámbito natural que son las comisiones de asuntos internacionales del Senado y Diputados».
  • «He escuchado críticas y ponderaciones, lo más importante es que nosotros nos autoimpusimos silencio en razón de que no habíamos podido ir a la comisión y particularmente debido a la reserva en el manejo de los asuntos».
  • «Escuchaba algunas opiniones y muchas cosas de la que se plantean ahora como novedad, en realidad las estamos trabajando desde el mismo día 6 de julio».
  • Sobre Talvi: «Él asumió y a pocos días surgió la pandemia y estuvieron los famosos varados uruguayos, en razón de lo cual tuvo que atender esa situación y poco o nada de política exterior y de inserción económico-comercial desarrolló, por imperio de las circunstancias».
  • «No me gusta decir que arrancamos desde cero porque la política exterior desde siempre es muy dinámica y son procesos, que no se inician con este gobierno sino que se heredan de otros y que probablemente muchos de los aspectos que ojalá logremos nosotros concretar, es por imperio de muchos otros trabajos de otra administraciones».
  • «No hay ningún plan ni existe documento alguno que refleje los anuncios del canciller Talvi sobre su estrategia económica-comercial».
  • «Estaba en el debe del Uruguay darse nuevamente una política exterior de Estado. Me tomé la molestia de hablar con todos los expresidentes que me enriquecieron en esa concepción que pretendemos desarrollar».
  • «Acepto las críticas pero es importante que las críticas tengan un fundamento y es difícil tener un fundamento cuando nosotros no hemos hablado, que somos quienes estamos trabajando y negociando en la mayor ponderación y reserva».
  • «La política exterior surge de un proceso acumulativo. Estamos llevando adelante una estrategia definitiva en materia de política exterior y económico-comercial pero también heredamos mucho de gobiernos anteriores y nuestro trabajo será heredado por terceros».
  • Sobre flexibilización del Mercosur: «La posición de Brasil es propia e independiente, pero sin dudas reposa en saber cuál es la posición de Uruguay, que estamos de acuerdo con eso y trabajando en esa línea».
  • «Estamos dando pasos solos pero con la prudencia del caso porque lamentablemente creo que Uruguay ha logrado cosas mucho más allá del propio tamaño especifico que tiene y de la propia proyección que podía esperarse de un pequeño país como somos».
  • «Tenemos un lugar muy bien ganado a lo largo de la historia en política exterior, una voz que se respeta y se escucha eso nos permite sentarnos en la mesa pero, en términos futbolísticos, no tenemos volumen de juego. Es otro el peso que tienen Brasil y Argentina en una mesa de negociación, a diferencia de Uruguay o Paraguay».
  • «Rusia nos planteó un acuerdo con el esquema de integración al que pertenecen, un acuerdo de integración con el Mercosur. También Turquía nos plantea hacer un acuerdo Mercosur-Turquía».
  • «Particularmente nos importa avanzar en el mercado de Medio Oriente. Identificamos que de alguna forma se había descuidado y que presenta posibilidades enormes, sobre todo teniendo en cuenta que los aranceles en Medio Oriente descubren entre el 0 y el 5%».
  • «La llegada de las vacunas es la demostración del espléndido trabajo que venimos desarrollando con China. No es que ahora vamos a descubrir que Uruguay es importante para China y que nosotros somos importantes para China en razón de que llegaron las vacunas».
  • «Con China hay excelente relación, tenemos una asociación estratégica y la intención de convertirla en una asociación estratégica integral, que es un estadio más desde el punto de vista político en la relación que pretendemos llevar adelante con China».
  • Sobre Uruguay XXI: «No hay problemas personales, no me los podría permitir porque tengo responsabilidades importantes. No tengo ningún inconveniente con el señor [Jaime] Miller [director ejecutivo de Uruguay XXI] y tenemos un excelente diálogo».
  • «Si hay alguien que valora el trabajo de Uruguay XXI es cualquier funcionario diplomático del Uruguay. Es un instrumento valioso en materia de promoción comercial que nos viene acompañando a lo largo de muchísimos años».
  • Sobre las diferencias con Uruguay XXI: «Se dan cuando presentan el plan ejecutivo, lo recibimos y la verdad que dejó mucho que desear. Ahora sí vino un nuevo plan y definitivamente se incorporaron aspectos que entendíamos fundamentales».
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. No se mucho y de antemano confieso que no me gusta Bustillo en absoluto. Lo encuentro soberbio, no pierde ocasión de criticar a Talvi que fue un magnifico ministro que en muy poco tiempo movió y sacudió estructuras y, muy mediocre en sus logros. Que es lo que ha hecho Bustillo? Ahora se adjudica las vacunas chinas? No se por que me cuesta creerle.
    Cuando Talvi tuvo que renunciar abruptamente, recuerdo que hablo de su plan de insertar económicamente a Uruguay en el exterior. Que no haya rastro de sus planes puede deberse a la forma en que se fue Talvi, hecho que fue una enorme perdida para el pais. Personalmente, aun lamento su partida. En un tiempo muy corto, Talvi se oriento en el ministerio, empezo su labor de rescates, puso a Uruguay en el mapa mundial. Se notaba su inteligencia, capacidad de organización, dinamismo. En contraste a Talvi , fuera de criticar a otros, como el plan XXI, a Bustillo no parece ocurrírsele ninguna idea ni demostrar energía.

    Reply

Escribir Comentario: