Jorge Larrañaga: Ministerio del Interior no seguirá las recomendaciones de la INDDHH porque están «viciadas de flechamiento ideológico y político»; analizamos acción de inconstitucionalidad contra la ley que la creó

«Nadie me puede decir a mí que tengo un impulso represor, que quiero subvertir el funcionamiento de la Policía o que quiero hacer que la Policía salte por encima de la ley», dijo el ministro del Interior

Foto: Jorge Larrañaga en el estudio de En Perspectiva. Crédito: Agustín Dorce

Desde el 1 de marzo, cuando asumió como ministro del Interior, Jorge Larrañaga ha implementado una serie de cambios en la operativa policial.

Además, con la aprobación de la Ley de Urgente Consideración obtuvo algunas modificaciones normativas que impulsaba el nuevo gobierno, por ejemplo en el Código Penal o en la Ley de Procedimiento Policial.

Y ahora aguarda la discusión sobre otras medidas e instrumentos que aparecen en el proyecto de ley de Presupuesto, una de ellas la incorporación de hasta 1.000 policías retirados.

¿Cuánto se ha avanzado en una nueva política de seguridad ciudadana? ¿Qué resultados comprobados hay hasta este momento?

Lo conversamos con el ministro Jorge Larrañaga esta mañana.

Destaques de la entrevista:

  • Sobre los cambios: «El apoyo a la Policía sostenido. La confianza en el trabajo de la Policía ha sido determinante en los resultados que ya estamos empezado a ver y también en todo lo que significa esa distribución de recursos humanos de la Policía en el territorio».
  • «Mi entorno cercano no quería que yo agarrara como ministro del Interior pero yo les expresé que no es de una coherencia estar criticando durante años una política y cuando uno tiene la posibilidad de modificarla, no enfrentar el desafío».
  • «Hemos bajado porcentajes importantes de hurtos, 19% el primer cuatrimestre. Rapiñas un 16% menos. De homicidios muy poco pero bajamos. Esto es lo concreto y claro. No son números inventados antojadizamente por Larrañaga».
  • «Ahora se pretende echar sombras sobre el Observatorio de Criminalidad que en su integración anterior, se ha mantenido intacto, con el mismo responsable y todo su personal y no van a haber cambios, son gente que está trabajando y lo hace honestamente».
  • «Hay que estar en guerra constante contra el narcotráfico porque el narcotráfico mata y corrompe. Se ha transitado por un camino en donde me parece que las políticas no han sido exitosas en la materia y hay que profundizar el narcotráfico grande y el narcomenudeo».
  • «Las bocas de pasta base constituyen para nosotros un objetivo porque si le damos al narcomenudeo, eso termina impactando al narcotráfico grande también».
  • «Hay muy buena gente dentro de la Policía. Estamos trabando con esa gente y respaldándola en todo lo que se puede».
  • «En la Inddhh son una suerte de club político sin ningún tipo de duda, con un alto contenido ideológico politizado. Nosotros creemos que fue una buena idea, yo la voté como parlamentario, pero su integración ha desnaturalizado el funcionamiento de la misma».
  • «Es increíble que la Inddhh termine defendiendo poco menos que a situaciones que están fuera de la ley y que se escudan detrás de personas mayores, mujeres y niños, para apedrear y menoscabar el funcionamiento de la Policía».
  • «A los de la Inddhh nunca los vi preocuparse por los derechos humanos violados a policías. Nunca los vi preocupados por declaraciones condenatorias donde se ha menoscabado a la Policía».
  • «No le vamos a seguir las recomendaciones a la Inddhh porque están viciadas de un flechamiento ideológico y político. Estamos analizando la posibilidad de pedir la declaración de inconstitucionalidad de la Inddhh».
  • «A mí no me van a jugar por el lado de la defensa de los derechos humanos y de la democracia cuando yo toda mi vida he luchado en ese bando».
  • «Nadie me puede decir a mí que tengo un impulso represor, que quiero subvertir el funcionamiento de la Policía o que quiero hacer que la Policía salte por encima de la ley».
  • «Me molesta que se continúe con ese prejuicio en donde se ha menoscabado, afectado e incidido para mal en el funcionamiento de la institución policial, con juicios muchas veces impregnados de contenido ideológico y político y de respuestas que no son las adecuadas».
  • «El anterior gobierno dejó las cárceles en una situación vergonzosa. Un desastre. Yo comparecí ante la comisión parlamentaria donde di cuenta de que hay 1.800 presos durmiendo en el piso».
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

3 Comentarios - Escribir un comentario

  1. El señor Ministro, titular del organismo encargado de la fuerza pública nada menos, cruzó el Rubicón, lo hizo a viva voz y desde la república hacia el autoritarismo.
    Ya no se le puede achacar errores de gestión a pocos meses de asumir, se le debe señalar gruesos errores conceptuales y él, no es joven ni nuevo en política.
    No solo no acepta críticas quien fue hiper crítico, críticas de ciudadanos pedestres, tampoco la acepta de la INDDHH, organismo de observancia de un muy preciado bien, la digna convivencia en pleno derecho.
    En toda la entrevista completa, sus respuestas navegaron entre la arrogancia mareada de poder y el mero despotismo; éste señor que debiera dar garantías democráticas, lo que da, es miedo.

    Reply
  2. «En la Inddhh son una suerte de club político sin ningún tipo de duda, con un alto contenido ideológico politizado».

    «No le vamos a seguir las recomendaciones a la Inddhh porque están viciadas de un flechamiento ideológico y político».

    «Me molesta que se continúe con ese prejuicio en donde se ha menoscabado, afectado e incidido para mal en el funcionamiento de la institución policial, con juicios muchas veces impregnados de contenido ideológico y político y de respuestas que no son las adecuadas».

    He aquí un político que usa los adjetivos de «ideológico» y «político» como descalificativos. Un político que reniega de la política, digamos. Pocas cosas son más políticas e ideológicas que los DDHH y el ministerio del interior, dedicado a mantener el orden público. En una época al ministro del interior se le llamaba «ministro político», ya que entre otras cosas es el garante de las libertades públicas y del mismísimo sistema electoral.

    Mucho mejor sería reconocer que se están enfrentando dos visiones político-ideológicas sobre la represión del delito y que el ministro se dedicara a explicar porqué la suya es, a su criterio, la mejor. Pero bueno, si él cree que «nadie le puede decir», entonces ya no tiene ni con quién discutir.

    Reply

Escribir Comentario: