Juan Castillo: “Si la esencialidad en la educación se mantenía yo no renunciaba, directamente me iba”

El Consejo de Ministros levantó hoy la esencialidad en la Educación cumpliendo con un acta firmada ayer a la noche por la cual los sindicatos se comprometieron a reanudar las clases el martes. En diálogo con En Perspectiva el director nacional de Trabajo, Juan Castillo, explicó que las negociaciones se reanudarán a partir de la última oferta salarial que presentó el Poder Ejecutivo el 21 de agosto.

EN PERSPECTIVA
Lunes 31.08.2015, hora 7.46

EMILIANO COTELO (EC) —Veamos los títulos de los diarios de esta mañana. El Observador: “Gobierno levantó la esencialidad y espera que clases vuelvan mañana”; El País: “Levantan esencialidad y mañana habrá clases. El gobierno cedió y reabrirá la discusión salarial con los sindicatos”; “Feliz domingo” titula la diaria, agregando, junto a la foto del momento en el que se firmaba el acuerdo anoche, que el gobierno levanta el decreto de esencialidad y mañana podrían retomarse las clases en todo el país; La República, por su parte, pone “Humo blanco: un acuerdo que deja a todos conformes”.

¿Qué dice el documento que in extremis se dio a conocer, tarde, en la noche del domingo? “ACTA.”, así empieza, “En la ciudad de Montevideo siendo las 22.00 horas del 30 de agosto de 2015, comparecen por una parte: el ministro de Trabajo y Seguridad Social, maestro Ernesto Murro, la ministra de Educación y Cultura doctora María Julia Muñoz, el subsecretario, señor Julio Baraibar, el director nacional de Trabajo, señor Juan Castillo y la adscripta al ministro, señora Cristina Fernández; y por otra, el PIT-CNT, representado por el presidente señor Fernando Pereira, el secretario general, señor Marcelo Abdala, la señora Elbia Pereira [Federación Uruguaya de Magisterio, FUM], Daniel Devita [Asociación de Funcionarios de UTU, AFUTU], Ernesto Fernández [Unión de Funcionarios del Codicen] y el señor José Olivera [Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria]”.

“Considerando las resoluciones adoptadas por los diferentes organismos y asambleas de los sindicatos y federaciones de la educación pública, recibidas en este ministerio hasta las 21.00 horas de la fecha. Considerando que en función de esas resolución, se reanudan las clases con total normalidad desde el próximo martes 1º de setiembre en todo el país en Educación Inicial, Primaria, Secundaria, Técnico Profesional y Formación Docente. En función de lo anterior, el Poder Ejecutivo, el lunes 31 de agosto actuando en Consejo de Ministros, encomendará al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social dejar sin efecto, a partir del mismo lunes 31, la resolución de dicha secretaría de Estado del 24 de agosto pasado, por la cual se declararon esenciales los servicios correspondientes a los centros de Educación Inicial, Primaria, Secundaria, Técnico Profesional y de Formación Docente”.

“Asimismo, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social convocará de inmediato al Consejo de rama de ANEP [Administración Nacional de Educación Pública] para reinstalar las negociaciones en reunión a efectuarse a partir de las 12.00 horas del lunes 31 de agosto de 2015 en la Dirección Nacional de Trabajo (DINATRA)”.

Ese es el texto, así dice secamente el papel que se dio a conocer anoche y que lleva la firma de todos los participantes de esa reunión.

“Habemus acuerdo” dijo, sonriendo, la ministra de Educación, María Julia Muñoz, al salir anoche, sobre las 23.15, de la sede de la DINATRA, donde el gobierno se comprometió, como veíamos, a levantar hoy la esencialidad decretada sobre la enseñanza en señal de tregua.

El acta de acuerdo expresa eso que yo mencionaba: considerando que “se reanudan las clases con total normalidad desde el próximo martes 1º de setiembre en todo el país” el Poder Ejecutivo dejará sin efecto la esencialidad decretada el 24 de agosto. De todas maneras, anota El Observador, los profesores de Secundaria van a realizar hoy un paro nacional, los maestros pararán en Montevideo, Canelones, Durazno y Treinta y Tres, y los docentes de UTU lo harán en Montevideo y Canelones, como resolvieron ayer los gremios en asambleas. «Los paros se votaron democráticamente en asambleas y tal cual se votaron se van a hacer», aseguró el presidente del PIT-CNT, que además es dirigente de la FUM, Fernando Pereira, hablando con El Observador. El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, por su lado, dijo a la prensa que el presidente Tabaré Vázquez había estado en «contacto permanente» mientras se desarrollaban todas estas reuniones.

Como ustedes saben, todo este frenesí de conversaciones tenía como telón de fondo esta fecha crítica, la del 31 de agosto, cuando el Poder Ejecutivo debe presentar al Parlamento el proyecto de ley de presupuesto quinquenal. La Cámara de Diputados tendrá 45 días para estudiar, modificar y eventualmente aprobar el presupuesto, que luego pasará a la Cámara de Senadores, que se manejará con un plazo similar.

¿Cuál es exactamente la situación en la que estamos? Vamos a conversarlo con Juan Castillo, director nacional de Trabajo.

Tratando de pasar en limpio, ¿cómo define este lunes en cuanto al conflicto en la educación pública, que tiene al país pendiente?

JUAN CASTILLO (JC) —Diría que es un día importante, estaba previsto desde mucho tiempo antes, y aun con conflicto y declaración de servicios esenciales, que el último día del mes de agosto, último día de plazo para presentar el proyecto de presupuesto al Parlamento… Siempre se transforma en un día muy especial, y se define, siempre sobre la fecha, la suerte de varias negociaciones y aspiraciones, hasta a veces, como en este momento, de conflictos. Hay varias cosas en juego, era además coincidente con que ese era el último día hábil que tenía el Poder Ejecutivo para ejecutar la declaración de servicios esenciales.

EC —Sí, porque la declaración de servicios esenciales requiere una reglamentación para la cual, desde la fecha en que se firma el decreto, hay cinco días.

JC —Sí, son cinco días después de la resolución. No es decreto, primera aclaración, es una declaración de servicios esenciales, es una cosa muy distinta, y hay cinco días para planificarla y ejecutarla.

EC —Hay un punto que es el que de algún modo trancó las negociaciones en estos días, que es quién “cedía” primero. De acuerdo a lo que se está conociendo con el texto de anoche es el Poder Ejecutivo el que da ese paso, levantando la resolución hoy a las 11.00. ¿Qué certeza hay de que los paros van a terminar a partir de mañana?

JC —Certeza ninguna, lo que hay son asambleas en las que hoy se tendría que tomar esa resolución. Pero lo que ha ocurrido es que las asambleas que se están sucediendo desde el día viernes -durante viernes, sábado y domingo se desarrollaron las asambleas de todos los gremios- la decisión que todos tomaban era coincidente: las que tomaban resolución de medidas de paros lo hacían hasta el lunes, no marcaban para el martes, y en otras partes de las mismas declaraciones marcaban que exigían el levantamiento de los servicios esenciales para sentarse a negociar. El acuerdo entre partes de ayer […] marca que el gobierno anoche hace la declaración de levantar esos servicios esenciales, cosa que estará firmando el presidente de la República en el Consejo de Ministros esta mañana, se reinstalan después del mediodía los ámbitos de negociación colectiva en el Ministerio de Trabajo, y tendrán tiempo las asambleas, entre esta tarde y esta noche, para el reintegro al trabajo. A nivel nacional ya hay varias actividades docentes que se están cumpliendo con normalidad.

EC —Esas negociaciones que se retoman hoy después del mediodía, tienen como base la última oferta que hizo el gobierno, que había sido rechazada por los sindicatos. ¿Cómo se supone que va a transcurrir esa nueva instancia ahora?

JC —Como toda instancia de negociación, veremos. Hay una base, usted lo dijo bien, que es lo ya firmado como un pre acuerdo, o como una instancia máxima, para no herir susceptibilidades, a la que se llegó el 21 de agosto. Desde esa base se arranca, no se arranca de cero. Obviamente también se tienen en cuenta al menos dos cosas más: una, que ese pre acuerdo no alcanzó para varias asambleas, que están demandando un poco más, y dos, que hay otra oferta, que hizo el gobierno el 27 de agosto, en la que coloca algún elemento nuevo que, con certeza, puede ser que ocurra que no solo vaya ahora sino que sea materia de discusión en el Parlamento.

EC —¿Cuántos días puede llevar esta negociación?

JC —Nosotros no tenemos mucho espacio de tiempo, debería ser hoy que se alcance algún marco de pre acuerdo, sería bueno, lo deseable, lo mejor, porque así la mayor cantidad de elementos que contenga este pre acuerdo se puede incluir en el mensaje presupuestal, si no se va a complicar un poco más. El ámbito de negociación, como es un ámbito de los públicos, siempre está abierto, por otras cosas se puede seguir discutiendo mañana o pasado, pero lo que tenga que ver con partidas económicas sería muy bueno que [se acuerde] hoy.

EC —¿Pero es realista pensar que hoy se alcance un acuerdo en torno a temas tan delicados, que han generado tanta controversia? ¿No terminaremos con un mensaje complementario, eventualmente, como alternativa?

JC —Son herramientas que quedan precisamente porque uno puede avanzar en esa dirección, no culminar de satisfacer a todas las partes, pero todavía queda como un alargue más, durante 20 días se puede enviar el mensaje complementario.

EC —Este acuerdo al que se llegó anoche tiene varias consecuencias, una de ellas es que usted sigue como director nacional de Trabajo, ¿efectivamente hoy usted renunciaba si la resolución de servicios esenciales se mantenía?

JC —Si se mantenía yo no renunciaba, directamente me iba. Se han dicho varias cosas, pero hoy es el primer día que estoy declarando después de una semana en la que me llamé a silencio. A los únicos que había comentado algo era al ministro y a mi partido: que en un gobierno que aplique servicios esenciales a los docentes yo no iba a continuar. Una cosa era en el marco de la declaración, mientras nos permitió trabajar muy fuerte entre todas las partes para llegar a lo que llegamos anoche, pero estaba clarísimo que si a la mañana de hoy amanecíamos con la necesidad de instrumentar las consecuencias de los servicios esenciales, yo me retiraba.

***

Transcripción: Andrea Martínez

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

Escribir Comentario: