China anunció que erradicó la pobreza extrema: ¿Cómo lograron este salto?

De la gran hambruna entre 1959 y 1961 a ser “la fábrica del mundo” y a la erradicación de la pobreza extrema en 2021. 

“Un milagro humano que quedará en la historia”, así lo dijo y lo presentó el presidente de República Popular de China, Xi Jinping, al anunciar que su país eliminó la pobreza extrema.

El primer mandatario de lo que es la segunda potencia económica del mundo y principal socio comercial de Uruguay agregó además que “ningún otro país pudo sacar a cientos de millones de personas de la pobreza en tan poco tiempo”. 

El anuncio de Xi Jinpin se da además en el año en que el Partido Comunista chino cumplirá 100 años de existencia. 

Las cifras indican que a principios de la década de 1980, más del 80% de la población en China era pobre. En la actualidad, si se considera el umbral de ingreso de 1,9 USD por día del Banco Mundial, la pobreza relativa se ubica por debajo del 1 % de la población.

¿Cómo hizo China para en algo más de cuatro décadas lograr sacar a cientos de millones de la pobreza? ¿Cuál fue su modelo económico y social? ¿Cuándo se dio este punto de inflexión histórico para llevarlo de ser un país pobre a uno de los más ricos y poderosos del mundo? 

Sobre este tema decidimos conversar esta mañana con un uruguayo que llegó a China por primera vez en 1975, ha vivido allí por más de 20 años y mantiene desde siempre un vínculo estrecho con el país asiático: Pablo Rovetta.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. El Sr Rovetta reconoce que no es economista. Eso le impide ver el elefante que es la razón del salto que pegó China: la apertura hacia y desde los mercados capitalistas occidentales, en un beneficio simbiótico. Ese simple hecho, un hecho ECONÖMICO, proveyó los fondos para los resultados que hoy aparecen. El partido gobernante es el PCCh. Politicamente no permite desarrollo de libertades, partidos de oposición, división de poderes, respeto a las minorías, o sea lo que la democracia implica. Económicamente, el sistema es capitalista, con sus mayores ventajas para los que ocupan lugares de mayor poder: inexistencia de sindicatos, posibilidad para empresas extranjeras de relacionarse con funcionarios que se convierten en socios, se enriquecen y facilitan, inexistencia de agencias de control independientes para validar lo que el Sr. Rovetta marca como descrédito en cifras oficiales, y todo lo que puede implicar en esta línea la falta de transparencia, enancada en una conformidad popular debido a la mejora dramática en las condiciones de vida.

    Reply

Escribir Comentario: