Martín Vallcorba (asesor del MEF) explicó la implementación de nueva fase de la Ley de Inclusión Financiera

Javier Calvelo/adhoc Fotos
Javier Calvelo/adhoc Fotos

En entrevista con En Perspectiva, Vallcorba señaló que la obligatoriedad del pago a través de bancos e instituciones financieras contribuye a “la formalización del trabajo” y es “una forma de universalizar el derecho de acceso a estos instrumentos” financieros.

Lea la transcripción de la entrevista con el economista Martín Vallcorba, coordinador del Programa de Inclusión Financiera del Ministerio de Economía

Lea las respuestas del MEF a las preguntas de los oyentes sobre la Ley de Inclusión Financiera

La nueva fase de la Ley de Inclusión Financiera, que hace obligatorio el cobro a través de un banco o de emisores de dinero electrónico (como ANDA o RedPagos) afectará a entre 40 % y 50 % de los trabajadores, que son los que siguen cobrando en efectivo.

Vallcorba señaló que hasta ahora la empresa decidía si quería pagar a través de un banco y elegía por medio de cuál, y con este cambio el foco pasa a estar en el trabajador, por lo cual el interés de los bancos va a estar “en los beneficios al trabajador”. Ante este nuevo número de clientes los bancos deberán mejorar sus servicios para captarlos, lo cual se traducirá en una competencia tanto en calidad como en oferta.

El asesor del Ministerio de Economía y Finanzas aclaró que la ley no obliga a los bancos a brindar estos servicios, pero sí establece que no pueden discriminar y otorgarlo a algunas personas sí y a otras no. También recordó que el servicio bancario es gratuito tanto para el trabajador como para la empresa.

Los bancos podrán prestar otros servicios a los trabajadores, indicó Vallcorba, antes de destacar el crédito por nómina, con el cual las cuotas se descuentan directamente del sueldo, por lo cual es un crédito de bajo riesgo para las instituciones financieras.

En cuanto a los trabajadores, la implementación del pago a través de medios electrónicos “contribuye a la formalización del trabajo” y también permite “universalizar el derecho de acceso” a los instrumentos financieros, ambos factores que redundan en “más beneficios para los trabajadores”.

Vallcorba también se refirió a los cambios que dispone la Ley de Inclusión Financiera en otros sectores. En este sentido, aclaró que la ley no obliga a los jubilados y pensionistas a hacer cambios.

En cuanto a quienes trabajan en relaciones de no dependencia, Vallcorba explicó que para los profesionales será obligatorio el pago a través de medios electrónicos en mayo de 2016 si se factura más de 60.000 UI mensuales, o desde mayo de 2017 si la facturación es menor. Para los no profesionales, la obligatoriedad es para mayo de 2017 y para quienes tengan una facturación superior a las 2.000 UI.

Vallcorba aclaró que, más allá de la obligatoriedad, los trabajadores no dependientes tienen a partir de ayer el derecho a abrir una cuenta y empezar a recibir los pagos en ella desde ahora.

Sobre los alquileres, Vallcorba dijo que la ley establece que a partir del 1º de diciembre los arrendamientos se paguen a través de acreditación en cuenta, pero se habilitarán distintos mecanismos para hacer esa acreditación en cuenta, por ejemplo, el pago a través de celular o de una página web.

Consultado sobre la posibilidad de extender los pagos electrónicos, Vallcorba indicó que se triplicó el número de comercios que aceptan el pago a través de estos medios y que el proyecto de Presupuesto que se trata en el Parlamento faculta al Ejecutivo a establecer la obligatoriedad en el uso de medios electrónicos por cuestiones de seguridad para algunos sectores, por ejemplo, las estaciones de servicio en horario nocturno.

Lea la transcripción de la entrevista con el economista Martín Vallcorba, coordinador del Programa de Inclusión Financiera del Ministerio de Economía

Lea las respuestas del MEF a las preguntas de los oyentes sobre la Ley de Inclusión Financiera

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Nelso Augusto Vázquez Iriarte · Edit

    Estoy de acuerdo con el proceso de bancarización porque incrementa la seguridad de la población y dificulta la evasión de impuestos.
    No estoy de acuerdo con su obligatoriedad en todos los casos y para todo el país.
    Desde 1995 cobro mi jubilación a través del BROU, y pude observar la aceptación gradual de un sistema que proteje al anciano evitándole situaciones de riesgo ; pero así como la sociedad aceptó en su momento la sustitución del cobro en metálico por el cobro en papel moneda , debería esperarse con calma la aceptación voluntaria del dinero electrónico.
    La impaciencia frente a las conductas sociales suele ocasionar males mayores a los que se busca resolver.

    Reply

Escribir Comentario: