¿Hay similitudes entre la situación político económica de la región hoy y la de los años 60? Entrevista con los economistas Pablo Rosselli, Aldo Lema y Javier de Haedo

¿Está la «resaca» del boom de los commodities detrás de la inestabilidad política en Chile, Bolivia, Ecuador y otros países del continente?

¿Mirás nuestros videos, escuchás los audios, leés las notas que subimos a la web? La continuidad de esos servicios depende de que tú contribuyas a financiarlos. Te invitamos a ser Socio 3.0 de En Perspectiva, asumiendo un abono mensual. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

Comunicate al 2902 5252 – interno 109

Transcripción de la entrevista

***

¿Qué hay detrás de las protestas y las manifestaciones que vienen sacudiendo a varios países de nuestra región en los últimos meses? ¿Será posible encauzar estas crisis? ¿Cómo?

Y algo más: ¿Puede asegurarse que Uruguay está al margen de toda esa inestabilidad?

Estas preguntas están arriba de la mesa desde hace varias semanas y por ahora no tienen respuestas claras.

El mes pasado el economista Gabriel Oddone llamó la atención cuando, desde su cuenta de Twitter, sostuvo que, a partir de “la resaca de las commodities”, existen “algunas similitudes” entre “el escenario económico y político actual en América del Sur” y “el de los años 60”.

Su serie de mensajes terminaba con este deseo: “Espero que hayamos aprendido las lecciones de la historia y encontremos caminos menos dolorosos y costosos que los que se recorrieron” en aquella época “para recuperar el crecimiento y canalizar los conflictos sociales”.

A partir de ese planteo, otros economistas se sumaron a esta discusión, tanto en las redes sociales como en notas de prensa. Con tres de ellos conversamos esta mañana: Aldo Lema, Pablo Rosselli y Javier de Haedo.

***

Foto: Aldo Lema, Pablo Rosselli y Javier de Haedo en el estudio de En Perspectiva. Crédito: Agustín Dorce

Podés seguirnos en las redes sociales de Radiomundo, en Facebook, en Twitter y en Instagram.
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

4 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Buena mesa, integrada por muy destacados economistas.
    Un solo detalle, acaso no menor, los tres -que desde hace tiempo sigo, junto con otros-, tienen una visión en sintonía casi unánime de los temas económicos y también políticos.
    Faltó la voz de otra visión, tal vez contrapuesta o por lo menos, con matices significativos; ello hubiera enriquecido el debate, no sucedió.

    Reply
  2. Si esta entrevista se hubiera hecho a principios de año, tanto Lema como el resto de estos gurues nos hubieran atosigado con el paradigma chileno del cual deberíamos haber tomado ejemplo. Hoy, con Chile incendiado, apenas se hace una referencia lateral, cero autocrítica. Sin duda piensan que el problema son los 30 pesos y no los 30 años. Una vez más se confirma aquello que si la realidad no condice con el catecismo la equivocada es la realidad.
    Lo que si hay que reconocerle es su capacidad de adaptación. En los 80s y 90s iban a parche batiente por el Uruguay plaza financiera, la Hong Kong de occidente al sur. Ahora que la lavandería esta semi-clausurada se han reciclado al ruralismo.
    Como tenemos ventajas comparativas para obtener caballos entonces debemos seguir perfeccionando la diligencia aunque estemos en la era del jet. Y resignarnos con estoicidad a los ciclos económicos intrínsicos de nuestro «destino manifiesto». (que otra cosa es sino las respuestas que obtuvo Cotelo por dos veces al preguntar si había que cambiar o no la matriz productiva a actividades de mayor valor agregado).
    El resto es más o menos el discurso conocido. Como repetía el Dr. Ramón Diaz con su erudicción y vocecita característica: «..el problema en Uruguay es que los salarios son altos…».

    P.D. LLegaremos a ver un día a Talvi de bombacha, camisa a cuadros y boina ladeada???.

    Reply
  3. Muy buena entrevista, que muestra bien lo que se viene en el próximo gobierno. Va un breve punteo de las ideas que manejaron, comentadas:

    1. Los commodities siempre tienen ciclos, es decir, sus precios son volátiles. Pero está muy bien tener una economía basada exclusivamente en commodities, porque lo que hay que hace es aprovechar las ventajas naturales.

    Comentario: Como Uruguay es tomador de precios, no puede trasladar costos. Cuanto menos costo en trabajo incorpore la materia prima, más rentabilidad deja el negocio a sus dueños, que son la razón de ser del modelo. Los consumidores finales que pagan para que el barco lleve la materia prima a industrializarla viven de salarios de países industrializados. Así que van a poder pagarla consumiendo el producto final¡Qué suerte que los trabajadores y los clientes del modelo viven en burbujas separadas! El modelo colonial del que habla Grompone tiene esa gran ventaja: cuánto peor esté Uruguay, mejor marchan los negocios.

    2. Se van a tener que bajar los salarios porque sinó el modelo no funciona con los precios actuales. Dice Oddone que es mejor que no haya mucha protesta, porque sinó vamos a volver a la violencia de los años 70.

    Comentario: Y tiene razón, históricamente cuando el modelo se ha visto jaqueado, se defiende con la violencia que sea necesaria. Silva Valiente explicó que las FFAA están a las órdenes para lo que gusten mandar. Apenas piden cobertura legal, por si hay daños colaterales.

    3. Intentar cambiar la matriz productiva del país desde las políticas públicas está mal. Siempre está mal tratar de dirigir o interferir con las decisiones de «los mercados».

    Comentario: Hay que hacerse a la idea de que el modelo productivo será siempre así porque así debe ser. Yo sé que al principio suena tautológico, pero de tanto escucharlo uno se acostumbra a pensar así. Al menos mientras quienes lo poseen y administran no encuentren motivaciones propias para cambiarlo por otro. Como agregar valor implica competir de atrás en conocimiento e innovación, cambiar el modelo aumenta el riesgo y cofinanciar cosas como la educación o la investigación. Ya se sabe que el único sector de la economía que tiene legitimidad para huir del riesgo es el capital. El trabajador, en cambio, debe acostumbrarse al riesgo y amar el riesgo.

    4. Entonces los «salarios caros» que tenemos, en lo inmediato sólo pueden bajar en términos reales. Pero cuando sube la rentabilidad del negocio primario en realidad tampoco es buen momento de subir salarios. La gente se acostumbra a vivir mejor y después no quiere ajustarse, lo que genera «rigideces» en el mercado laboral. El FA estuvo muy bien en seguir profundizando la primarización de la economía mediante políticas de incentivos y renuncia fiscal (ENCE, UPM), pero cometió el pecado de forzar a subir el salario real.

    Comentario: Se explica solo: A ver si nos entendemos, nunca es momento de subir salarios. Cuando hay vacas flacas por la razón del artillero, cuando hay vacas gordas porque algún día se van a terminar.
    ——————————————-
    Un comentario global: Cero críticas al empresariado que administra el sistema productivo del país. Siempre, invariablemente, esto es así entre liberales. Simplemente son el marco de referencia con el que se mide el resto y no tiene sentido cuestionar un marco de referencia. Ése es el sentido común que nos van inoculando. Son los dueños de las decisiones del sistema productivo, cuando ganan y cuando dejan un tendal y hay que juntar los pedacitos. Reclaman cada vez un rol más protagónico en la asignación de recursos en la sociedad, pero nunca, nunca, se equivocan ni consideran que tengan que rendir cuentas de nada ni ser tutelados por la sociedad.

    Como dijo Ana Inés Zerbino (asesora económica del batllista Talvi), el mejor asignador de recursos es «el mercado», es decir, ellos. Entonces, cuando a uno lo conducen los mejores, lo malo que pasa es culpa de los conducidos: a veces es la política (cuando la gente vota mal, como ahora en Argentina) y siempre el movimiento obrero que reclama más participación de la riqueza que generan.

    Esto viene a confirmar lo que muchos ya sabíamos, aunque nos dijeran que no. Los salarios estaban por el piso, pero no vienen a subir salarios, vienen a bajarlos.

    Reply

Escribir Comentario: