«A nadie le duele más no hacer la Noche de la Nostalgia que a mí, pero entendemos que es un deber», dice su creador, Pablo Lecueder

«A nadie le duele más no hacer la Noche de la Nostalgia que a mí, pero entendemos que es un deber», dice su creador, Pablo Lecueder

«Me sentí con la responsabilidad de ser el primero en decir ‘este año no se puede festejar'»

Agosto en Uruguay es frío, es el temporal de Santa Rosa, es el aniversario de la Declaratoria de Independencia y es Noche de la Nostalgia.

Pero a esta última, en este 2020, se la llevó puesta la pandemia de coronavirus.

A pesar de que no están habilitados los locales de fiestas y se ha insistido repetidas veces con que no se deben realizar fiestas clandestinas, el gobierno y sus asesores científicos están preocupados con que esta fecha pueda suponer un mojón negativo y quebrar la situación de control relativo que se tiene del Covid-19 en el país.

Y así como el Ministerio del Interior tuvo que hacer campaña en Semana de Turismo pidiéndole a la gente que no se fuera de vacaciones, Pablo Lecueder se ha visto en la posición de pedir que no se salga a bailar en la noche en que más personas suelen hacerlo, noche que lo tiene a él como principal responsable.

Las circunstancias tan particulares marcaron una buena ocasión, entonces, para hablar esta mañana En Perspectiva justamente con Lecueder, el hombre que creó esta fiesta que se ha convertido en una institución uruguaya.

Foto: Pxfuel

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: