El Guardián: ONGs insisten en reclamo de protocolo sobre su uso y lo que se hará con la información que se recoja

El abogado Fabrizio Scrollini, vocero de CAinfo, Ielsur y DATA sobre El Guardián, dijo en entrevista con En Perspectiva que la llegada de este sistema dejó claro que en Uruguay hay un marco legal “endeble” sobre la interceptación de comunicaciones y que es necesario regular y tener “más transparencia” en este tema.

Transcripción de la entrevista con Fabrizio Scrollini, abogado, vocero de CAinfo, IELSUR y DATA sobre El Guardián

Scrollini destacó que El Guardián “aumenta de forma exponencial la capacidad del Estado” para realizar interceptaciones telefónicas. Cuando hay movimientos en este tema “uno empieza a decir: cuidado”, y en el caso de Uruguay esto llevó a dejar en evidencia que hay “un marco legal endeble” en este tema.

“Lo que precisamos ahora es regular estas nuevas tecnologías de una manera integral, no solamente a través de normas separadas (…) hay que conceptualizar y regular un sistema de vigilancia como el que ahora El Guardián permite”, agregó.

El abogado repasó una serie de preguntas que no están respondidas, como por cuánto tiempo pueden ser las interceptaciones a una persona y durante cuánto tiempo se mantendrá guardado ese material; si una persona que fue espiada sin que se encontraran evidencia de delitos puede saberlo y acceder al manejo que se hizo de su información; o qué sanciones hay para alguien que vigila a una persona sin la orden judicial necesaria. “Son ejemplos de las cosas que no se sabe cómo se van a regular”, dijo antes de agregar que son preguntas que hay que hacerse “porque hay que gobernar esto de alguna manera”.

“Tenemos una maquinaria de vigilancia porque supuestamente la necesitamos, consecuentemente ponemos esto a funcionar; esa parte creo que está bien, pero necesitamos más transparencia”, dijo Scrollini.

El Sistema Automatizado de Interceptaciones Legales (un sistema de registro para coordinar las solicitudes de interceptación de comunicaciones) “es algo positivo”, pero “no hace al uso de El Guardián per se”, agregó. También valoró de forma positiva que en Uruguay haya un juez y un fiscal involucrado en las interceptaciones, cosa que no sucede en otros países.

Scrollini dijo que el acercamiento con las autoridades para plantear estas inquietudes “no ha sido muy exitoso”, pero también señaló que este tipo de debates no deben realizarse a través de los medios de comunicación, sino de una forma menos inmediata, como por ejemplo en el Parlamento.

Transcripción de la entrevista con Fabrizio Scrollini, abogado, vocero de CAinfo, IELSUR y DATA sobre El Guardián

Notas relacionadas
Fiscal de Corte: El Guardián es positivo no solo por “la eficacia” en el control de delitos complejos, sino porque “aumenta las garantías” para los ciudadanos

Javier García (PN) sobre El Guardián: Protocolo de coordinación entre Ministerio del Interior y el sistema judicial “es un paso” pero “tiene que haber una ley”

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

3 Comentarios - Escribir un comentario

  1. A mi no me molesta que me escuchen, pues no tengo nada que esconder. Tal vez, quienes tienen «algo» ilegal que esconder necesiten «un protocolo de transparencia».

    Reply
  2. No es tan simple, Sr. Sarubbi.
    Siempre hay espacios de vida privada que uno preferiría mantener secretos. Y no me refiero a cuestiones ilegales sino al derecho a la privacidad.
    No obstante, en estos tiempos -y aclaro que vivo en la aterrorizada Europa- hay una tensión dialéctica entre seguridad y privacidad… por lo que es razonable ceder a favor de la seguridad, perdiendo algo de privacidad.

    Reply
  3. Se me antoja y lo creo, mientras no se me demuestre lo contrario, que ese “maldito” programa, o “herramienta”, EL GUARDIÁN, no fue concebido para meterse en mis asuntos íntimos, los más íntimos y privados. Se me antoja, y me lo creo, que EL GUARDIÁN tiene sus claves y sus códigos, que no conviene revelar. Y creo que esas claves y esos códigos están sutilmente alineados y enrabados con los códigos y las claves de los trasgresores. O, simplemente, de quienes delinquen abierta o subterráneamente. Desde “los más finos” a los más burdos delincuentes. Entonces, si es como me lo creo, y debo confiar en quienes se proponen protegerme y protegernos a todos, ¿por qué debo temer?
    W.

    Reply

Escribir Comentario: