Pablo Ferreri: “Hablar de tarifazo no es ajustado a la realidad”

El equipo económico encabezado por el ministro Danilo Astori concurrió ayer al Senado para dar explicaciones sobre el déficit fiscal, la inflación, y las tarifas de las empresas públicas. La convocatoria fue realizada por el senador nacionalista Luis Lacalle Pou y fue el primer encontronazo parlamentario entre la oposición y el gobierno.

En diálogo con En Perspectiva, el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri, defendió la “confianza” generada por el gobierno del Frente Amplio a partir del “desacople” de la economía con respecto a la región. Por otro lado Ferreri aseguró que el gobierno intentará reducir el déficit fiscal “restituyendo” los aportes que hacen las empresas públicas a Rentas Generales. De todas formas, aclaró que esto no implicará un aumento de tarifas si no coordinar la política de inversiones y reducir los gastos de funcionamiento.

EN PERSPECTIVA
Jueves 14.5.15, hora 7.36.

EMILIANO COTELO:

Tanto El Observador como El País utilizan en sus crónicas el término “primer round”.

“Primer round por la economía ayer en el Parlamento. La primera comisión general del Senado tuvo ayer como protagonistas al ministro de Economía, Danilo Astori, y al líder de la oposición y senador nacionalista, Luis Lacalle Pou. Se enfrentaron por el déficit fiscal, el gasto de las empresas públicas y sus tarifas, la inflación y el peso de estos factores en la elaboración del próximo presupuesto”, dice el País.

El Observador recuerda que el llamado coincidió con el momento en que el Poder Ejecutivo está en plena elaboración de la Ley de Presupuesto Nacional, la expresión financiera del gobierno. Astori manejó conceptos y no presentó números, y eso decepcionó a Lacalle Pou, que basó su disertación en la necesidad de que las autoridades aseguren confianza y certidumbre.

Vamos a conversar con el Ministerio de Economía.

ROMINA ANDRIOLI:
Estamos en diálogo con el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri.

Para pararnos en la cancha y abordar uno de los temas que estuvieron presentes ayer en el Senado, ¿cuál es la visión del equipo económico sobre el impacto que puede preverse de la región, sobre todo de Brasil y de Argentina?

PABLO FERRERI:
Comienzo con un comentario general para después ir a la pregunta. Me alegra mucho que las preocupaciones del doctor Lacalle pasen por lo que tiene que ver con confianza y certidumbre, que es exactamente lo que nuestra economía ha estado generando en estos últimos 10 años. Confianza y certidumbre que se trasuntan en expresiones concretas en lo interno y también a nivel internacional.

A nivel internacional, el prestigio de Uruguay, producto del desacople de nuestra economía del comportamiento del resto de la región, es absolutamente claro, y hemos tenido expresiones concretas en las últimas semanas en lo que tiene que ver con la colocación de nueva deuda por el gobierno uruguayo para el reperfilamiento de esta. Uruguay colocó bonos en dólares al año 2050 con una tasa muy baja, en el entorno del 5 %. Y luego colocamos deuda en pesos nominales a tres años con una tasa de aproximadamente 13 %, lo cual, descontada la inflación, da un valor de aproximadamente 5 %. Esas son muestras claras de tasas muy bajas a las cuales está colocando el gobierno uruguayo a nivel internacional, que por tanto demuestran la confianza en nuestro país. Las certezas y las certidumbres que ofrece la economía uruguaya se trasuntan en la confianza de los agentes internacionales, por ejemplo también en el grado inversor que tiene nuestra economía.

RA – Ahí está claro que se marca una diferencia respecto a los países de la región.

PF – Una diferencia muy clara, que es producto de las certezas y de las certidumbres que preocupaban al doctor Lacalle. Y en el ámbito interno no será el doctor Lacalle ni seremos nosotros quienes digamos si este equipo económico y la economía uruguaya ofrecen certezas y certidumbres. Es la gente, la gente ha laudado claramente, en las elecciones pasadas, dándole mayorías parlamentarias por tercera vez consecutiva al Frente Amplio, que hay certezas y certidumbres.

Por lo tanto entendemos que vamos por el buen camino. Nuestra economía ha construido fortalezas, ha construido una diferenciación de la región, tiene alternativas, tiene opciones, por ejemplo en lo que tiene que ver con la colocación de los productos de Uruguay en el exterior. Hoy Uruguay está exportando a 178 países, lo cual abre alternativas en un momento en el cual el contexto internacional se ha complicado, ha presentado nuevos desafíos de manera acelerada en los últimos meses. Basta ver los reportes que se reciben de manera periódica del empeoramiento de la situación en Brasil. También tenemos una situación compleja en varios países de Mercosur, como Venezuela o la performance de la economía argentina.

Por lo tanto Uruguay va a atravesar en los próximos años por un contexto internacional más complejo, pero para navegar por esas aguas más difíciles ha construido fortalezas en su economía que le permitirán hacerlo de la manera correcta. Hoy Uruguay continúa siendo una economía en crecimiento, continuamos creciendo a niveles muy superiores al promedio histórico de la economía uruguaya, que fue de 1 % por año promedialmente.

RA – Un aspecto que planteaba ayer el senador Lacalle Pou es que Astori, según él, se ha mostrado preocupado últimamente por el nivel de inflación y por el nivel de déficit fiscal. “Lo que nos preguntamos es si cambió el ánimo o se ocultó durante la campaña electoral. ¿No tenía el mismo partido esa información? Es el mismo equipo económico. Uno podría preguntarse por qué cambia el propio Astori en tan poco tiempo”. ¿Qué responde a esta crítica? ¿Por qué no se previó este impacto que podía haber de un contexto internacional más adverso?

EC – Sí, y también dijo Lacalle Pou y dijeron otros representantes de la oposición que en la campaña electoral se había advertido a propósito de este cambio que estaba dándose en el escenario internacional. Se mencionó muchas veces.

PF – Con respecto a esa afirmación, en primer lugar, los números sobre los cuales se conversó en la campaña electoral y se conversa hoy son públicos. Toda la información sobre la economía uruguaya es pública y es confiable, cada uno sacará las conclusiones que tenga que sacar. No se le ocultó información a nadie, por lo tanto no compartimos esa afirmación en absoluto.

En segundo lugar, es claro –basta escucharlos a ustedes con sus analistas internacionales y ver las noticias de Brasil semana a semana– que en los últimos meses han ocurrido sucesos importantes y ha habido un deterioro acelerado de esta situación. Eso escapa a los dominios de cualquier analista o de cualquier jerarca del gobierno.

De todas maneras, lo importante es que la ciudadanía de manera democrática eligió a un gobierno, que es el que está en funciones, continúa trabajando el mismo equipo económico y entendemos que nuestra economía tiene la fortalezas necesarias para atender la situación por la cual vamos a atravesar y hacerlo de manera exitosa, que los uruguayos no pierdan los logros que hemos alcanzado en estos 10 años y nos podamos plantear desafíos de futuro que se le presentan a nuestra economía. En primer lugar vamos a atender aspectos relevantes como los que ustedes mencionaban, la inflación y el manejo del déficit fiscal.

EC – Ayer Astori recordó algo que ya se sabe, ya se informó: el presidente Vázquez, con el Consejo de Ministros, tomó la decisión política de reducir el déficit fiscal, “algo que no será fácil, el problema es que hay limitaciones para bajar el gasto”. Aunque aclaró que no estaba renunciando a hacerlo.

Este punto fue otra de las discusiones. En el período de gobierno anterior, en el que el equipo económico era básicamente el mismo, ¿no se asumieron compromisos demasiado rígidos en materia de gasto? ¿No se debió haber dejado abierta la posibilidad de que las cosas se complicaran y entonces tener un margen mayor para moverse?

PF – Entendemos que es importante avanzar en una reducción del déficit fiscal. Si bien hay rigideces en lo que tiene que ver con el gasto público, entendemos que el déficit fiscal es manejable. Que sea manejable quiere decir exactamente eso, que hay que manejarlo, que hay que ocuparse de esta situación. Vamos a trabajar tanto en lo que tiene que ver con el gasto como en los ingresos y en el gobierno en su conjunto.

EC – La pregunta era si no se permitió que se asumieran compromisos demasiado rígidos en materia de gastos.

PF – El gobierno en su conjunto será analizado en lo que tiene que ver con los gastos, entendiendo que hay algunas rigideces. Cuando me refiero al gobierno en su conjunto, también me estoy refiriendo a una acción más coordinada en lo referente a las empresas públicas.

Con respecto a la rigidez del gasto, hay decisiones de gasto público que ni siquiera tienen que ver con decisiones políticas tomadas en el período anterior. Nuestra economía tiene varias indexaciones. Basta recordar por ejemplo la indexación de las pasividades, que genera un aumento de gasto público que no viene dado por ninguna decisión del Poder Ejecutivo, la forma de ajuste de las pasividades está en nuestra Constitución. Habrá que ver cómo, trabajando con todos los ministerios y con los entes autónomos, podemos avanzar sobre la reducción del gasto.

RA – ¿A la nueva administración la sorprendieron los resultados de las empresas públicas? Últimamente se ha insistido mucho en que se va a apuntar a controlar las inversiones de las empresas públicas, a que aporten más a las arcas del Estado. ¿Qué es lo que cambió con respecto a la administración pasada y qué es lo que se les va a exigir ahora?

PF – Entendemos que es necesaria una mayor coordinación del funcionamiento de las empresas públicas, no solo entre ellas, sino también jugando de manera coordinada con el resto del gobierno, con el resto del Poder Ejecutivo. Esa mayor coordinación la venimos trabajando y conversando con los entes, obviamente respetando sus autonomías. Vamos a trabajar para tratar de restituir los ingresos que históricamente volcaban a Rentas Generales.

Ahí hago una precisión que me parece importante. Restituir ingresos de las empresas públicas al gobierno central tiene que ver con manejar de manera más coordinada sus acciones, fundamentalmente en lo que tiene que ver con política de inversiones, pero también con reducción de gastos, que estas sean más eficientes en su funcionamiento. Fundamentalmente no tiene que ver con aumentar las tarifas.

Ayer se manejó una expresión que no es correcta, el senador Lacalle habló de “tarifazos” de las empresas públicas. Basta para esto mostrar números concretos.

RA – El senador Lacalle Pou dijo que se habían utilizando las tarifas públicas para recaudar para las arcas del Estado y de esa forma disimular algunos números.

PF – Para estas cosas, más que opiniones es importante manejar datos concretos. Si observamos la evolución de las tarifas públicas en el período pasado, desde el 2009 hasta el 2014, vemos que todas ellas, absolutamente todas, se han reducido en términos reales. Por ejemplo, entre el 2009 y el 2014 la tarifa de UTE tuvo una reducción real del 11 %, las tarifas de Antel en promedio tuvieron una reducción real del 43 %, las tarifas de OSE tuvieron una reducción real del 4,5 %, y las tarifas de Ancap en promedio tuvieron una reducción de 7 %. Todas las tarifas públicas tuvieron una reducción en términos reales en el período pasado. Por lo tanto, hablar de tarifazo no solo no corresponde, sino que no se ajusta a la realidad.

***

Transcripción: María Lila Ltaif

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: