Senadora Daniela Payssé (FA) sobre reunión de seguridad pública: Que Vázquez haya convocado a partidos «prueba la voluntad de generar consensos y políticas de Estado»

Gobierno y oposición se reunieron anoche para discutir propuestas sobre seguridad, una de las principales preocupaciones de la ciudadanía. En Perspectiva consultó a uno de los participantes por el oficialismo, la senadora Daniela Payssé, que evaluó lo conversado, opinó sobre el anuncio de un cambio de rumbo en política de seguridad y la actitud de la oposición.

EN PERSPECTIVA
Miércoles 13.04.2016, hora 10.19

NICOLÁS BATALLA (NB) —“En la medida en que se realiza esta convocatoria es porque el Poder Ejecutivo está trabajando en un cambio de rumbo”. La frase que esta mañana recoge la diaria la dijo ayer el presidente, Tabaré Vázquez, durante la reunión multipartidaria sobre seguridad y convivencia ciudadana.

“Este es un camino de ida y de vuelta”, agregó Vázquez, mientras entregaba a los representantes de los partidos políticos las propuestas que el gobierno planea llevar a cabo, y recibía, a la vez, las de los participantes del encuentro.

Ya tuvimos la palabra de la oposición a través del presidente del Directorio del Partido Nacional, el senador Luis Alberto Heber, ya discutimos el tema en La Mesa de los Miércoles, ahora es hora de escuchar cómo se vivió el encuentro desde el propio oficialismo.

Estamos en contacto con la senadora Daniela Payssé, del Frente Amplio, integrante de la Comisión Especial de Seguridad y Convivencia Ciudadana del Senado.

Primero una pregunta de carácter general: ¿qué evaluación hace del encuentro de ayer?

DANIELA PAYSSÉ (DP) —Yo hago una evaluación positiva. Que el presidente de la República haya convocado a los partidos políticos es una prueba de la voluntad de generar consensos, políticas de Estado o como se lo quiera llamar. La respuesta de los partidos, en cuanto a su presencia, también avala –por lo menos quiero pensarlo así– la intención de poder intercambiar, no sé si colaborar, pero sí intercambiar. En ese marco, me parece que cualquier convocatoria del presidente de la República en estos términos tiene que ser mirada con un espíritu positivo, constructivo y, sobre todo, con preocupación, en busca de respuestas a demandas que tiene la sociedad ante las cuales nosotros somos conscientes de que hay que poner cabeza, acción y trabajo legislativo, si es necesario, también.

NB —Usted, desde su lugar en la bancada oficialista, ¿cómo entiende cuál es el alcance de este cambio de rumbo al que alude Vázquez?

DP —El hecho de que el presidente de la República, con el análisis y el estudio del Ministerio del Interior y de los demás ministerios que integran el gabinete de seguridad, envíe proyectos de ley que son modificativos en cinco capítulos, que yo no los puedo detallar demasiado ahora porque todavía no me metí en profundidad, habla de que se están planteando modificaciones a determinadas cosas. Esas modificaciones tienen que ver con que los contextos cambian, el delito adquiere nuevas formas y también las respuestas que debemos dar, en el marco de las reformas que se están llevando adelante del sistema de proceso penal y demás, requieren también ajustes vinculados. Estos ajustes no solo refieren a las materias a las que se mencionan esas modificaciones, sino también a los procedimientos para agilizar algunas cuestiones vinculadas a generar un clima mejor en cuanto a, por ejemplo, las respuestas judiciales. Hoy éstas son muy lentas para las condenas y las sentencias, y eso hace que por lo menos el 60 % de la población que está privada de libertad no sepa cuál es su tiempo de permanencia en un establecimiento penitenciario, lo que no habla de certezas ni de seguridades. Así, tenemos una gran inflación carcelaria, pero eso no mitiga eso la cantidad de delitos que se producen.

Entonces, hay todo un paquete, un combo de propuestas que hay que analizar. Como dijo el presidente, y ustedes lo dijeron: el camino es de ida y vuelta. En ese marco también el presidente recibió propuestas de la oposición, algunas ya se habían presentado en otras oportunidades, otras son nuevas o incorporan algunas miradas no vinculadas estrictamente a lo legislativo, sino a cosas que componen la mirada de seguridad de manera holística. Creo que el poder trabajar, ya dentro de ocho o diez días, en un intercambio sobre los textos específicos nos va a dar una pauta de qué voluntad política existe y de cuáles son, en principio, los puntos en los cuales los acuerdos son viables, para buscar ese común denominador que puede facilitar que se traduzcan en políticas o en herramientas legislativas los acuerdos pertinentes.

NB —Está bien, mi pregunta apuntaba, por ejemplo, a cuál es el alcance de la autocrítica que se hace desde el Frente Amplio a propósito de cómo se vienen llevando adelante las políticas de seguridad y convivencia ciudadana. Por ejemplo, algunos de los partidos de la oposición pedían la remoción de Bonomi, hasta ahí no llega, eso quedó claro con la postura del presidente, ¿pero cuánto más? Pienso en la cantidad de proyectos de ley que acercaron los partidos de la oposición, muchos de los cuales ya estaban, por ejemplo, en la comisión que usted integra.

DP —La oposición… a ver, la calidad de la materia legislativa no se mide por cantidad de proyectos, sino más bien por la consistencia de los contenidos de los mismos. Hablar de cantidad de proyectos a mí no me aclara demasiado, me parece que es bastante más importante determinar algunas cosas en las que se puedan encontrar comunes denominadores para legislar. Hay debates que ya se dieron en el Parlamento y que se quieren instalar de vuelta, yo no me niego a discutir ningún tema porque las mesas de diálogo son para eso…

NB —¿Este cambio de rumbo que menciona Vázquez quiere decir, por ejemplo, que algunas discusiones que ustedes ya habían saldado a nivel parlamentario con iniciativas de la oposición que no tuvieron andamiento, ahora sí podrían tener lugar?

DP —No necesariamente. Hay algunas cuestiones que plantean desde la oposición que incluso conspiran contra tratados internacionales, contra la Convención sobre los Derechos del Niño y que ya fueron discutidas en ese marco. Hay otras que pueden innovar o tener modificaciones a los planteos previos que se hicieron… Nosotros no estamos dispuestos a decir que no previamente, tampoco a tener un clima de intercambio serio, como fue el que tuvimos ayer adentro [de la reunión], y después, afuera, generar un escenario totalmente diferente como escuché en algunas intervenciones de algún protagonista, no todos, de la oposición.

Para ir a la materia especifica: [Edgardo] Novick, que fue invitado a la reunión, concurrió con Guillermo Stirling, que es ex ministro del Interior. En ningún momento se afiliaron a la tesis de la remoción de un ministro, sí plantearon cuestiones vinculadas a la intervención del Ejército en tareas que son específicas de la Policía. Eso ya fue discutido en el Parlamento, ya tuvo respuestas, entonces si se vuelve a insistir con ese tema seguramente no podremos avanzar demasiado en eso. Pero no nos negamos a volver a analizarlo. Intento ser pragmática y dar un ejemplo respecto a lo que quiero decir.

NB —¿Cómo evalúa usted la actitud y la disposición de la oposición en el intercambio de ayer y en lo que resta para adelante? Lo pregunto, entre otras cosas, porque fue bastante discutida la ausencia de los principales referentes de cada uno de los partidos tradicionales.

DP —Yo lo primero que quiero decir es que la convocatoria del presidente fue a los partidos políticos, que es como debe hacerse, y los partidos designan a quienes los representan. Yo no me voy a meter en ausencias o presencias.

NB —Ahí podemos incluir una excepción: Novick no es parte de las autoridades del Partido de la Concertación, ahí sí hubo una invitación a título personal.

DP —¿Sabe qué? Yo no le voy a quitar al presidente el derecho de convocar a alguien que, en determinado momento, asumió por decisión de los partidos históricos el crear un partido de alternativa en Montevideo y que tuvo una aprobación de determinado porcentaje de la población, cuando la materia que nosotros estamos trabajando tiene puntas vinculadas a la organización territorial de una ciudad, al alumbrado, a la seguridad que puede dar el tener una parada en una esquina o en otra. Entonces, independientemente de que no sea un partido de carácter nacional, es un invento de los partidos tradicionales y tendrán ellos que resolver qué hacen con ese invento. Por ahora, la invitación a Novick tiene la constatación de una realidad: primero que el señor presidente así lo definió, segundo que en el marco que le aplique el señor Novick puede ser un referente para alguna gente sobre algunos temas que para nosotros hacen a la convivencia pública, al respeto ciudadano y a lo que tiene que ver con el empoderamiento del territorio, de los espacios públicos y demás.

NB —Está bien. Yo la desvié, usted me estaba respondiendo qué opinaba a propósito de la ausencia de Jorge Larrañaga, de Luis Lacalle Pou y de Pedro Bordaberry.

DP —Es un problema de ellos, no mío. Los partidos políticos que ellos integran estuvieron representados con quienes sus autoridades decidieron, yo no me voy a meter en eso.

NB —¿Cómo sigue esto ahora?

DP —En ocho días o diez días seguramente habrá una nueva convocatoria, ya con el estudio previo, por lo menos, de las propuestas que hizo el Poder Ejecutivo porque las que hizo la oposición no fueron repartidas, seguramente las tendremos que buscar, si es que están presentadas en el Parlamento, otras fueron verbalizadas, otras no sé si son exclusivamente legislativas sino que son propuestas de otra naturaleza, y algunas podrían ser analizadas o no.

NB —¿Entonces cómo se canaliza, por parte del Poder Ejecutivo, el ver cuáles son las propuestas de la oposición que podrían tener lugar?

DP —El propio presidente dijo ayer que habida cuenta del frondoso material que tenemos vamos a tener que ordenarnos para ver si lo hacemos por tema, por propuesta, unificando de repente los criterios –aunque sean divergentes– vinculados a las temáticas… Tenemos que ordenar el debate, el intercambio. Seguramente procederemos a eso con algún contacto previo, alguna directiva que pueda surgir de alguien que analice cómo podemos seguir desde el punto de vista ya práctico, no del análisis global de lo que fueron las propuestas presentadas.

Nota relacionada
Senador Luis A. Heber (PN): Pese a que Bonomi fue confirmado en el cargo, cambio de rumbo en la política de seguridad anunciado por Vázquez mejoró las “expectativas”

Mesa relacionada
Gobierno y partidos se reunieron por política de Estado en seguridad pública

***

Transcripción: Andrea Martínez

Foto en Home. Senadora Daniela Payssé. Crédito: Javier Calvelo/adhoc Fotos-

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: