Violencia de género, ONG feministas y sus movilizaciones: Teresa Herrera y Hoenir Sarthou lo debaten En Perspectiva

En los últimos meses, aquí, En Perspectiva, Teresa Herrera y Hoenir Sarthou han polemizado a distancia, cada uno en su mesa, a propósito del trabajo que realizan algunas organizaciones feministas y sobre la eficacia de sus acciones contra la violencia de género. Muchos de ustedes reclamaban que se sentaran un día frente a frente y discutieran sobre estos temas, tratando de llegar a algunas conclusiones. Hoy concretamos ese intercambio al recibir a Teresa Herrera y Hoenir Sarthou.

Transcripción del debate entre Teresa Herrera y Hoenir Sarthou

En lo que va del año, solo dos meses, ocho mujeres fueron asesinadas en Uruguay por su pareja o su expareja. Es una realidad indeseable, sin duda. Pero… ¿cómo enfrentarla? Y, además, ¿qué lugar debe ocupar este problema en el debate nacional?

Estas preguntas se han reiterado en nuestras discusiones, aquí En Perspectiva. En particular, en las Mesas que integran Teresa Herrera y Hoenir Sarthou.

Más de una vez, ellos han manifestado posiciones contrapuestas: Teresa, desde su lugar militante de la Red Uruguaya contra la Violencia Doméstica, y Hoenir, con una visión crítica hacia muchas de esas ONG. Esas diferencias se han intensificado en estos días, cuando se acerca el Paro Internacional de Mujeres convocado para el 8 de marzo.

Estaba pendiente una instancia de intercambio directo entre ambos y para eso los recibimos esta mañana.

Transcripción del debate entre Teresa Herrera y Hoenir Sarthou

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

22 Comentarios - Escribir un comentario

  1. MARIA MERCEDES PEDRIDO. FERNANDEZ · Edit

    Estimado Emiliano, ha sido un debate muy interesa te u hubiera dado para mucho más.
    La violencia se instaló hace mucho tiempo,desde el Génesis cuando Dios creó Adán y le dio poder sobre todo lo creado. Después creó a Eva de una costilla de su compañero.Eso le da a Eva protección o sumisión? Pasan los siglos y a través de las diferentes culturas, la mujer atiende la casa,a sus hijos,realiza tareas manuales. Es esposa, amante, esclava.Siguen pasando los siglos y en este pais con Jose Batlle y Ordoñez, la mujer obtiene derecho al voto,a alfabetizarse,a divorciarse,etc.Mi madre no trabajó fuera de casa,mi padre era el proveedor quien nos protegía y ambos me educaron y me dieron estudio y buenos consejos.A veces discutían pero nunca se agredieron a golpes.Las flias. que conoci eran como la mia.No digo q todo tiempo pasado fuera mejor,pero era diferente.
    Del debate coincido mas con Sarthou que con T.Herrera y me disculpo.Estoy de acuerdo que la IGUALDAD DE DERECHOS LA RECLAMARON OTRAS FEMINISTAS.
    La violencia d género no tiene que ver con el color de la piel de las mujeres ,tiene que ver con su educación,independencia económica, autoestima .No tienen xq soportar impertinencias d nadie,ni borracheras, ni parásitos,ni golpes x un plato d comida o un techo.Tampoco es digno vivir con hijos en refugios temporales.Es necesario razonar antes de vivir en pareja.Dicen «con fulano tenemos buena quimica»,pero los enlaces quimicos a veces no son estables.Resumiendo: mujeres no idealicen a los hombres.Busquen a un compañero no a un macho fatal.Trabajen ambos para tener algo que compartir.Planifiquen los nacimientos.Hay varios metodos de control y gratis. Y por sobre todo. QUIERANSEN Y CUIDENSEN!!!

    Reply
    1. Cesar J. Fernandez · Edit

      Si usted me permite María:
      …la primera vez que la mujer votó en Uruguay en una elección nacional fue en 1938…
      José Batlle y Ordoñez había muerto en 1929…
      Relevante para la discusión presente fue la aprobación de la ley de Divorcio por la Sola Voluntad de la Mujer en 1913… durante la segunda presidencia de don José Batlle y Ordoñez…
      Creo recordar de alguna lectura que la Iglesia Católica organizó un manifestación ENCONTRA DE ESA LEY por 18 de Julio a la que concurrieron cincuenta mil mujeres…
      Para alguien que quiera tener una idea de como llegaron a esa ley… puede leer el libro de Carlos Manini Ríos Anoche Me Llamó Batlle…

      Reply
  2. Tiene razón Hoenir. Las mujeres en el Uruguay tienen los mismos derechos que los hombres, ascienden en sus cargos a la par que los hombres, son despedidas -o no contratadas- cuando se embarazan en la misma proporción que los hombres cuando sus esposas van a tener familia. Todos los años mueren a manos de sus parejas o ex parejas la misma proporción de hombres que de mujeres. Es igualmente duro transitar por la calle recibiendo obscenidades y abuso físico para hombres que para mujeres. No es cierto que en la mayoría de las familias es el hombre el que toma las decisiones últimas (económicas, etc.). Ni es cierto que en el seno de las familias les damos más derechos a nuestros hijos varones que a las niñas. Es también falso que las mujeres se dedican muchas más horas que los hombres al cuidado de hijos, ancianos, etc. Tampoco es cierto que tildar de feminista -como insiste Sarthou con Herrera- tiene una connotación peyorativa mucho peor que tildar a alguien de machista. Tampoco es cierto que en esta misma Mesa es el hombre el habló con prepotencia, soberbia y casi desprecio por su interlocutor.
    En síntesis, basta de imaginar fantasmas Mujeres! Dejen esa miopía de ver sólo la muerte de mujeres. Ya le pediremos también a la AUF que deje de ver sólo la violencia en el deporte, al oncólogo que no sólo vea las muertes por cáncer y, ya que estamos, al juez de menores que se ocupe también de los casos de la tercera edad.

    Reply
  3. Interesante debate, en donde me pareció bastante más sólida la argumentación de Sarthou. Encontré que la de Herrera con frecuencia mezcló elementos diversos, no siempre con rigor. Y me pareció muy poco pertinente su pretensión, en la práctica, de hablar en representación de todas las mujeres.
    Dicho lo anterior, de cualquier forma creo que el discurso de Sarthou tuvo algunos puntos muy discutibles. Por ejemplo, probablemente sea cierto que en muchas organizaciones varones y mujeres ganan el mismo salario por el mismo trabajo. Pero también es cierto que por fenómenos como el del «techo de cristal» o el de la «doble presencia», cuya existencia es sostenida por mucha evidencia, a igual calificación, las mujeres promedialmente ganan menos que los varones. Por no mencionar las conductas directamente discriminatorias al momento de seleccionar personal, cuando se toma en cuenta el carácter actual o potencial de madre, para rechazar su contratación.
    Por otra parte entiendo, coincidiendo con Sarthou, que el principal problema es la violencia, mayormente ejercida por varones, y no si los destinatarios de la misma son mujeres y varones. Pero también aquí cabe un matiz, porque es verdad que, históricamente, se ha percibido como bastante más natural la agresión a la mujer que al hombre. Creencia social que es muy pertinente tratar de modificar.
    Finalmente, comparto como razonable reflexionar sobre si algunas de estas reivindicaciones no termina siendo funcional al sistema económico global. Y si no nos llevan a dejar de atender a injusticias bastante más graves, por lo menos en términos cuantitativos. Por ejemplo, los homicidios no se distribuyen en forma equitativa en los diferentes barrios. ¿No es injusto qué una persona qué viva en un barrio de nivel socioeconómico bajo tenga muchas más posibilidades de ser asesinado que uno que viva en los barrios de la costa de Montevideo? Por no hablar de los servicios educativos, de salud etc. que recibe. De esos temas hablamos demasiado poco.

    Reply
    1. Señor Pedro Méndez, estoy de acuerdo con usted en gran parte de lo que escribe.
      Permítame un comentario sobre una frase suya: «históricamente, se ha percibido como bastante más natural la agresión a la mujer que al hombre. Creencia social que es muy pertinente tratar de erradicar.»
      El hombre, y todos los machos -al menos en los mamíferos- es desde siempre más agresivo que la hembra, que la mujer en este caso. Eso está escrito en nuestro programa genético, además de estar escrito en la tapa del libro. Y si nos metemos un poco en la química, encontramos que el hombre tiene nada menos que 20 veces más testosterona que la mujer. Ésta sola hormona ya dice que iguales no somos ni seremos, al menos por un tiempo quizá largo.
      También es cierto que el hombre es más débil que la mujer en términos psicológicos y, por supuesto, emocionalmente.

      Reply
  4. Recién ahora he podido hacer contacto con la entrevista; por cierto muy interesante. Antes de emitir una opinión, deberé escucharla nuevamente y dejarla decantar.
    No obstante, me pregunto -aludiendo al «la maté porque era mía»- entiéndase «la dependencia que provocan las relaciones»…algo así…¿Hemos tenido asesinatos ( que conozcamos) del tipo de «lo maté porque era mío»?… Mmmm
    No será que: SIMPLIFICANDO, lo admito, los hombres son muy débiles como para «bancarse» una «ex»… ACLARO QUE NUNCA FUI, NI SOY FEMINISTA, EN EL SENTIDO DE INTEGRAR UNA ORGANIZACIÓN, O DE SENTIRME FEMINISTA…pero que los hay, los hay.
    Lo peor: muchas mujeres (conocidas y ocupantes de lugares políticos, públicos: representativos…y de «izquierda»)..han sido y son, cómplices de golpeadores. Sé sus nombres, sé quienes son. ¿Dormirán bien?
    Saludos
    Profa. Cristina Porta

    Reply
    1. Señora Cristina Porta: ¡Claro que somos muy débiles! No sé si conoce el dicho; un pelo de mujer tira con más fuerza que una yunta de bueyes.
      Somos tan débiles ante la pérdida de un amor de mujer, que a veces luego nos abandonamos, nos sumimos en depresión sin retorno y también, nos suicidamos. Y no es por cobardía, es por sufrimiento insoportable. No lo leí, no me lo contaron.

      Reply
  5. Lamentablemente fue un diálogo de sordos.La sociedad patriarcal comenzó en la caverna y por supuesto que eso generó a través de decenas de miles de años a través de una culturización el haber llegado a esta situación.Sarthou no puede desconocer la existencia del poder en la figura de los hombres en todos los ámbitos,en el político,en el académico,en las empresas y en los hogares y cualquier otro que pueda yo estar omitiendo.Tampoco con honestidad puede decir que las mujeres solamente consiguieron duplicar sus horas de trabajo sin pensar ¿no será porque los hombres NO TRABAJAN EN EL HOGAR Y NO CUIDAN A LOS NIÑOS NI A LOS ANCIANOS?.
    Cuando yo era integrante de las Juventudes Socialistas ya escuchaba el planteo de Sarthou de parte de los dirigentes.Decían tenemos que luchar todos juntos para una sociedad mejor ,entonces los problemas del machismo y la homofobia . Ya no soy una jóven,han pasado 50 años y varios procesos de cambios de la sociedad en distintos países y 50 años después Sarthou viene a
    decir lo mismo.Si no es deshonestidad es una visión solamente patriarcal y no lo puedo criticar por tenerla,simplemente no puede evitarlo por la sociedad en la que creció,por la cultura que lo formó.
    Sarthou además tomó un actitud de ninguneo hacia Herrera que aunque ella no haya argumentado bien su posición,solo escucharlo a él mostraba clarísimamente el problema del patriarcado
    Y es absurdo hablar de leyes y de convenios colectivos,es la vida,la de todos los días,hasta los mínimos detalles.
    Sr Sarthou vaya a la salida de una escuela y vea quien va a buscar a los niño,pregunte a sus amigos varones como leen la ropa de las mujeres,preguntese a usted mismo como valora una conducta en una mujer y la misma en un varón (por ejemplo la multiplicidad de relaciones sexuales),que palabras usa para mencionarala,preguntese porqué los varones dicen que «colaboran» en el trabajo en su casa cuando no es colaborar lo lógico,sino compartir,pregúntese el porqué de cada pequeño detalle de la vida de una familia y me estoy refiriendo a una familia funcional y verá cual es el papel que los varones tienen y cual es el que tiene las mujeres.Y esto viene desde el fondo de la prehistoria humana.

    Reply
    1. Señora Smusana Ferrara, podría explicarme, por favor, qué quiere decir su frase «pregunte a sus amigos varones cómo leen la ropa de las mujeres»
      Gracias.

      Reply
  6. Rafael Katzenstein · Edit

    Como siempre, Sarthou nos permite mirar la realidad desde otros enfoques más desprejuiciados y menos comprometidos con el pensamiento dominante. No voy a opinar sobre las organizaciones feministas y sus financiamientos porque no tengo ni idea del tema, tampoco me interesa mucho. Coincido en que los asesinatos de exparejas se producen más por frustración y baja tolerancia al fracaso que por sentimiento de poder. La inserción de la mujer en el mercado de trabajo tiene un doble significado, por un lado aporta mano de obra a las empresas capitalistas pero también brinda a las mujeres independencia económica relativa. Claro, dependiendo de qué paquete de capital cultural y económico le haya tocado. No me parece una buena cosa reclamar que las tareas domésticas sean remuneradas. Éstas deberían ser cumplidas por los integrantes de la familia como rutinas. He escuchado a muchas mujeres decir “mi marido me ayuda”. A mí ni se me ocurre decir “ayudo a mi mujer”. Las tareas son compartidas y se hacen de acuerdo al tiempo y las preferencias de cada uno. Pero esto es una cultura y una cultura no se crea ni se transforma de un día para el otro. Yo quisiera saber cuántos de los que todo el tiempo dicen “los y las”, lavan los platos, cambian pañales, cocinan y lavan un piso. Sueño con una sociedad en que todos trabajemos menos y no que algunos trabajen 12 o 16 horas y otros estén desocupados. En ese panorama necesitar personal que nos limpie la casa sería tan ridículo como los sirvientes que vestían a su señor en mundos como Downton Abbey. Hay procesos que son irreversibles, la mujer ocupa hoy lugares de protagonismo como nunca antes. Pero también es cierto que la mujer sufre mucho más las condiciones sociales críticas cuando queda sola con hijos pequeños, pero esto no es un problema de género, es un problema social y económico que los gobiernos de izquierda no han podido o sabido solucionar.

    Reply
  7. EXCELENTE Sarthou! El discurso del feminismo de la tercera ola, el feminismo radical ya no es creíble. Esta no es una lucha por la igualdad, como cuando se luchaba por el voto femenino, o por acceder al mercado laboral, es una lucha por el poder hegemónico y las subvenciones. Es lamentable que se hable de feminicidio y se haga amarillismo en la prensa, es lamentable que se quiera cambiar el código penal con esa figura que no respeta el «somos todos iguales ante la ley». Los agravantes de familiaridad o relación ya se amparan el código penal. Por otra parte, no está de más recordar algunos de los «privilegios» que tenemos los hombres: – La gran mayoría de las personas asesinadas son hombres – La gran mayoría de las personas sin techo son hombres – La gran mayoría de los civiles muertos en las guerras son hombres – la gran mayoría de los presos políticos, perseguidos y torturados son hombres – La mayoría de los suicidios son hombres quienes además viven muchos menos años – La mayoría de los asesinatos de niños en el ámbito del hogar lo hacen las mujeres y no los hombres – La gran mayoría de la custodia de los hijos se la dan a las mujeres aunque los hombres la soliciten (los hombres terminan muchas veces siendo cajeros automáticos y desahuciados de sus casas) – Son los estudiantes varones los que deben abandonar los estudios para ir a trabajar – es falso que en el país las mujeres ganan menos que los hombres: a iguales trabajos y responsabilidades iguales sueldos, en términos generales ellas eligen más trabajos de media jornada, ellos trabajan más horas y eligen trabajos con mayores salarios. – En España el 80% de las denuncias de violencia de género son falsas o absolutorias y gracias a la ley de violencia de género (similar a la figura de «feminicidio») han habido y hay miles de hombres detenidos y presos siendo inocentes ya que no se les respeta la presunción de inocencia: el peor fracaso del sistema judicial – Los hombres sufren mucha violencia verbal y psicológica por parte de las mujeres, incluso física, pero no denuncian – Así que lo de patriarcado-machista-normativo-hegemónico-dominante..ya no se lo cree nadie. El problema es LA VIOLENCIA creciente en el país y en términos generales, contra todas las personas. Soy de izquierda, pero si el Frente Amplio sigue con esta miopía perderán muchísimos votos, el mío ya lo han perdido.

    Reply
  8. Gabriela Martínez De Mattia · Edit

    Si hubiéramos luchado para quedarnos en casa y que las tareas hogareñas fueran remuneradas, no habríamos alcanzado siquiera la libertad íntima.

    Reply
  9. Gabriela Martínez De Mattia · Edit

    Te felicito Teresa Herrera. No te conocía. Admiro tu capacidad para encarar con esa calma esa violencia machista de insistir en que este tema no es lo suficientemente importante como para movilizarse por él. Yo no podría, cuando me desprecian de esa forma se me revuelve el estómago y no logro pensar. ¡Gracias!

    Reply
  10. Creo que la visión de Hoenir nos dignifica y la de Teresa nos denigra. Se ve en la mente y en el corazón de él, que ama a las mujeres. Desde el punto de vista personal como mujer veo que a las mujeres nos cuesta mirarnos mucho y reconocer y admitir cuan violentas somos… Basta la actitud que tenemos frente a posibilidad de dar vida o quitarla… Gracias

    Reply
    1. «Se ve en la mente y en el corazón de él, que ama a las mujeres». Ah, Adela Babio, se percibe una auténtica romántica en esa frase! Somos pocos y me gusta encontrarlos.

      Reply
  11. Siento una enorme desconfianza sobre aquellos que deciden poner tanto enfasis en este tema olvidando el resto de los crímenes que sufre nuestra sociedad. Instalndo este tema diluimos la inoperancia de este Gobierno que no sabe como enfrentar la violencia

    Reply
  12. Es cierto, yo también desconfío de un movimiento que ignora y ningunea al 96% de las víctimas de homicidios. Este tipo de feminismos son financiados por Fundaciones como Rockefeller y George Soros. Será para que no pensemos ni luchemos contra las verdaderas desigualdades de clase y la explotación de los unos sobre los otros. Una forma de distraernos y anestesiarnos , una «tinta de calamar» que nos impida ver las profundas desigualdades y problemas sociales que hacen que los más ricos sean cada vez más ricos gracias a la explotación de la mayoría.

    Reply
  13. Creo que hay que concientizar a las mujeres, desde pequenas, acerca de que deben aprender a valerse por si mismas, quererse y respetarse ellas mismas. Y desde ese lugar compartir la vida con la pareja que elijan. Y para saber elegir tambien tienen que prepararse. No puede ser que con el primer hombre que se encuentran en un boliche, comiencen una intimidad profunda. Hay que averiguar de quien se trata, que hace, que costumbres tiene, etc. etc. Eso se aprende desde chica. Asi lo aprendi yo, al menos. Otra cosa que las mujeres deben tener presente, para no echar lena al fuego (y no estoy justificando para nada ningun acto criminal de un hombre) que por favor, cuando deciden terminar una relacion, no comiencen una nueva en el camino o, al menos, mantenganla discreta lo mas que puedan. Es lo mismo que les digo en cuanto a salir a la calle con alhajas de alto valor, la probabilidad de rapina es altisima. Un hombre enfurecido, enloquecido de odio y frustracion, ya sabemos lo que puede llegar a hacer y no hay pena que lo pare, ni siquiera la pena de muerte. Cuidense, sean cautas. En cuanto a la discriminacion laboral. Toda mi vida trabaje con hombres y nunca me senti ninguneada ni discriminada en mi remuneracion. Creo que no discrimina quien quiere sino quien puede. Y el puede esta en nosotras que lo permitimos.
    Muy interesante el debate.

    Reply

Escribir Comentario: