Trobo sobre legisladores blancos en elecciones en Venezuela: Oposición “ha rogado y reclamado” presencia internacional

Legisladores del Partido Nacional visitarán en diciembre Venezuela para ser testigo las elecciones parlamentarias en ese país. El diputado blanco Jaime Trobo dijo a En Perspectiva que  su intención es servir “de acompañamiento y de reproducción de la realidad venezolana a través de los medios y de la opinión pública internacional para saber cómo se ha conducido el proceso”.

EN PERSPECTIVA
Martes 10.11.2015, hora 10.15

EMILIANO COTELO (EC) —Una delegación de 12 legisladores del Partido Nacional (PN) viajará en los primeros días de diciembre a Venezuela para seguir de cerca las elecciones parlamentarias que se desarrollarán en ese país el 6 de diciembre.

Esta decisión, que fue confirmada ayer por el Directorio del PN, ocurre luego de que los diputados del Frente Amplio pero también de sectores de la oposición, como el Partido Colorado y el Independiente, rechazaran en la cámara una propuesta de los blancos para que una delegación del Poder Legislativo uruguayo fuera como veedora a esos comicios. También se da luego de que, tras idas y vueltas, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) augurara que va a enviar una misión de control.

¿Cómo es esta resolución? Vamos a conversarlo con Jaime Trobo, diputado del sector Todos Hacia Adelante.

ROMINA ANDRIOLI (RA) —¿Cuál es el objetivo de esta delegación de 11 parlamentarios del PN?

JAIME TROBO (JT) —Yo diría que servir de pantalla, de proyector, de plasma en cierta medida, de la realidad venezolana en estos días tan críticos de su vida política interna. Nosotros no podemos atribuirnos la condición de controladores, fiscales ni observadores desde el punto de vista técnico, la definición de estas personerías está reglada por normas internacionales que tienen que ver con el funcionamiento adecuado de los procesos electorados, pero sí la presencia política, la visita, la asistencia -que, como decíamos en la resolución, lamentablemente rechazó la Cámara de Representantes por una mayoría abrumadora, porque solo votó [a favor] el PN- a una instancia crítica e importante en un país integrante del Mercosur y la Unasur, que no puede ocultarse ni esconderse detrás de argumentos de tipo funcional y circunstancial y de formas que no deben aplicarse en este caso para que se haga conocer la realidad.

Los colegas venezolanos de los partidos de oposición, del amplio arco de la oposición, de la Mesa de la Unidad Democrática, donde hay gente que profesa ideologías de izquierda, de centro, de derecha, etcétera, nos han pedido, rogado y reclamado, que ellos quieren que haya presencia internacional en estas instancias. El PN está actuando en consecuencia.

RA —¿Y entienden que es necesario ir aunque vaya una delegación oficial de la Corte Electoral como observadora y como miembro de la Unasur, algo que finalmente parece que se va a concretar?

JT —La Corte Electoral tendrá que determinar desde el punto de vista técnico el alcance de las medidas del proceso electoral y la forma en que éstas se cumplen, todos los mecanismos que permiten determinar si los ciudadanos han podido emitir libremente su voto. Esto que no quiere decir que no hayan estado sometidos a una campaña previa de acoso político a través de las empresas del Estado, las Fuerzas Armadas, la Policía, el gobierno, los ministerios y el presupuesto público. Eso es lo que está ocurriendo en Venezuela, la oposición tiene un hándicap negativo respecto de sus posibilidades de acceso a la opinión pública que tiene el gobierno y que supera con creces cualquier aspiración de cualquier partido político que pretenda ganar una elección en cualquier lugar del mundo.

O sea, en la parte técnica por supuesto está bien que vaya la corte, que vaya la Corte Electoral, que vaya Unasur, a pesar de que esa presencia indudablemente, no por la calidad de quienes vayan en representación de Uruguay sino por los hechos preexistentes: Venezuela objetó la presencia de una delegación brasileña en el marco de Unasur presidida por un individuo irreprochable como es el doctor [Nelson] Jobim, que fue ministro de Defensa de Brasil y que ha sido presidente de la Orden de Abogados de Brasil en su oportunidad. La presencia nuestra tiene otro carácter, es una presencia política, de acompañamiento y de reproducción de la realidad venezolana a través de los medios y de la opinión pública internacional para saber cómo se ha conducido el proceso y cuál es la forma en que se lleva adelante.

RA —Eso le iba a preguntar: ¿cómo van a desarrollar la tarea?, ¿qué harán, concretamente?

JT —Nosotros vamos a estar sujetos a lo que los grupos que nos invitan nos indiquen como mejor fórmula. Seguramente estemos visitando localidades tanto del entorno de Caracas como de algunos otros estados y seguramente estemos visitando lugares de votación y espacios en los que los ciudadanos van a ejercer el sufragio, etcétera. Tendremos, por supuesto, entrevistas, coordinaciones y conversaciones con analistas políticos, con organizaciones no gubernamentales -que es con las que especialmente el PN va a pedir reunirse-, no solamente con los partidos políticos sino también con aquellas entidades defensoras de los derechos humanos, interesadas en los temas militares, alguna quizás en los temas económicos y sociales, consultoras de opinión pública que están produciendo informes independientes en los últimos tiempos… O sea, muy probablemente, como es una delegación también importante -vamos a ser 12 legisladores, dos senadores y 10 diputados-, podamos distribuirnos el trabajo para tener una cabal comprensión del fenómeno de Venezuela en estos tiempos.

RA —¿En estas reuniones también planean reunirse con delegaciones del oficialismo?

JT —Bueno, eso siempre está en la tapa de las posibilidades en la medida en que sea una circunstancia que se pueda dar, pero yo francamente, con la frontalidad que me caracteriza, creo que va a ser muy difícil sacar algo positivo de una reunión con gente que integre el Partido Socialista Unido de Venezuela porque de hecho la operativa regular del presidente de la República y de los voceros del partido respecto de la oposición venezolana, de la región y del mundo, por lo pronto, es la de descalificarnos, a tal punto que no creo que evalúen concedernos alguna entrevista al respecto.

RA —Pero, por otro lado, el hecho de que vayan invitados por la oposición, ¿no puede quitarles objetividad y afectar la visión con la que se vayan de Venezuela?

JT —Bueno, entonces que vaya el gobierno del Frente Amplio. Si usted tiene que hacer como periodista el 7 o el 8 [de diciembre] una síntesis de la opinión de quienes fuimos debería tener posibilidad de administrar lo que diga yo, lo que diga [el presidente de la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente Amplio, José] Bayardi, [el diputado del Partido Colorado Ope] Pasquet, [la senadora del Frente Amplio Susana] Pereira o cualquiera de los legisladores que fuimos. Ahora, fue el propio Parlamento uruguayo el que le puso la traba a la posibilidad de que haya una visión plural, de arco, de panorama amplio sobre la realidad venezolana, precisamente amputándose la posibilidad de estar allí presentes delegados de todos los sectores partidarios. Fijese que la delegación del PN se financia sus propios costos del bolsillo de los propios legisladores, que pagan sus pasajes, en el caso de que hubiera habido una delegación parlamentaria probablemente la cámara tenía que contribuir con la integración de esa delegación y algunos que de repente no tuvieran posibilidades de pagarse el pasaje podrían tenerlas a través del presupuesto de la cámara.

Pero bueno, la cámara resolvió -para mí, reitero lo que dice al principio, en una decisión absolutamente errónea- no asistir a las elecciones de Venezuela, no asistir, porque nosotros no decíamos que había que ir como observadores, interventores, fiscales ni nada, simplemente asistir, por el solo hecho de que el gobierno no nos invitó, porque tampoco califican como importante la invitación de la oposición. O sea: para los que votaron en contra de la resolución en la cámara, el único que puede invitar entrar a Venezuela a un proceso electoral admitiendo que su visita es legítima es el gobierno de [Nicolás] Maduro. Eso el PN no lo va a admitir nunca.

***

Transcripción: Andrea Martínez

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: