Mujeres políticas: Beatriz Argimón, Carolina Ache y Cristina Lustemberg cuentan sus historias

Mujeres políticas: Beatriz Argimón, Carolina Ache y Cristina Lustemberg cuentan sus historias

A pocos días de las elecciones nacionales hablamos con mujeres referentes del Frente Amplio, el Partido Nacional y el Partido Colorado, sobre la apertura que está teniendo el sistema político uruguayo en la incorporación de mujeres a diferencia del pasado. Buscamos representantes de Cabildo Abierto pero no quisieron dar entrevistas

Producción: Lucas Elmallian

Según la encuesta de opinión pública encargada en el 2018 por ONU Mujeres, el 73% de los encuestados dijo que les gustaría una fórmula presidencial paritaria, un 66% consideró que debería haber más mujeres legisladoras. Concluyó que la mayoría de los encuestados estaban a favor de aumentar la presencia de mujeres en cargos políticos, siendo que en Uruguay la representación parlamentaria de las mujeres no alcanza el 20%.

Beatriz Argimón, candidata a la Vicepresidencia y presidente del Directorio del Partido Nacional, Cristina Lustemberg, diputada del Frente Amplio, y Carolina Ache, prosecretaria de Derechos Humanos del Partido Colorado y candidata a diputada, hablaron con En Perspectiva sobre el trabajo de la mujer en la política, su inserción y las dificultades que atraviesan para ocupar cargos políticos.

Lustemberg entiende que a pesar que Uruguay parece “de avanzada”, sigue siendo muy machista.

“Uruguay tiene una cultura muy machista detrás de algo que nos parece que es de avanzada, que si las mujeres no estamos es porque no queremos. No, las mujeres somos las que más militamos, las que más estamos en las calles, las que más doblamos listas, las que más vamos a la marcha de la diversidad, a las del 8 de marzo, a las del 20 de mayo, las que hemos sostenido durante años procesos sociales”.

Por otra parte, Ache, entiende que sin las mujeres “se caería todo”.

“Todo el trabajo de la militancia es en su gran mayoría de mujeres, en nuestro grupo son mayoría las mujeres. Las mujeres no somos iguales a los hombres, damos mucho sin pedir nada a cambio, más que los varones me parece. El trabajo de la campaña en organización, en atender los locales, mismo en la militancia en la calle, para eso siempre estamos, capaz que no estamos para la foto, estamos más para el trabajo social. Capaz que no salís en la foto, no salís en los primeros lugares de la lista, pero sin ese trabajo se caería todo”.

En la misma línea de pensamiento Argimón piensa que la mujer tiene una practicidad especial.

“Primero la mujer tiene una practicidad y una ejecutividad, fruto de lo que hace en su vida cotidiana, que hace que haya un mayor dinamismo en las decisiones que toma, lo tiene incorporado. Después en la negociación la mujer es de mucha paciencia, baja un cambio, se da el espacio para escuchar. El mundo que viene es de los equipos, creados por hombres y mujeres”.

A pesar de los cambios culturales que se están viviendo, ellas contaron las dificultades y costos que tuvieron por estar en la política. Por ejemplo Carolina Ache contó cómo planeó su carrera en función de sus hijos.

“Lo que tengo más presente son los partidos de fútbol los fines de semana, a mí me gusta llevarlos, ahora los está llevando el padre. Para mí lo primero son mis hijos, me perderé algunas cosas pero también lo hice más lento porque tenía hijos chiquitos, yo también hice mi carrera teniendo el crecimiento de ellos. Siempre van a ser prioridad, pero ahora van todo el día a la escuela y están más grandes, entienden más. La bondad bien entendida pasa por casa, nadie me puede creer que voy a ser buena legisladora o que me voy a ocupar de los demás, si no me ocupo bien primero de mis hijos”.

Cristina Lustemberg por otro lado se perdió actividades por la campaña electoral.

“Te trae culpas como las mujeres que trabajan muchas horas, la culpa de estar mucho fuera de su casa, eso genera cosas. Paso mucho tiempo fuera pero tenemos roles compartidos, mis hijas saben que siempre estoy, trato de estar en todo. El otro día no pude estar en el cumpleaños de mi hija porque teníamos una gira planificada, no me fue fácil. El otro día fue el aniversario de 28 años de casados y no estuve, lo festejamos antes. Mis hijas son mi prioridad, pero te lleva mucho tiempo. También aprendí que las reuniones de decisión son de noche, en un boliche, en cosas que las mujeres en esa etapa estamos pensando en qué comen y a qué hora vas a llegar”.

También Beatriz Argimón tuvo estos desafíos donde entiende que tuvo que ser creativa para que sus hijos acompañaran su trabajo.

“Tengo una foto que representa, siempre lo hablamos con mis hijos, ese acompañamiento que me hicieron y que trataba que lo disfrutaran. Me acuerdo mucho una vigilia que se hace el 10 de septiembre alrededor del monumento de Aparicio Saravia, lo hacen los jóvenes. y los abrigué porque hacía mucho frío y les dije que íbamos a un campamento. Tengo la imagen del más chiquito todo abrigado con un gorrito y la bufanda. Trataba de apostar a la creatividad para que vieran que era el trabajo de mamá y que ellos estaban en el compartir el trabajo de mamá, fue todo un desafío”.

A pesar de la creatividad para enfrentar estos desafíos les fue difícil incorporarse en el sistema político. Para Carolina Ache entre los hombres y las mujeres capaces, a las mujeres les es más difícil.

“Falta que la gente entienda que realmente no es verdad que llegan las capaces, porque las capaces tampoco llegan. Entre un hombre y una mujer con la misma capacidad le es más difícil a la mujer, porque el sistema es así. Hacen falta más herramientas y es cierto que con más mujeres tendríamos una mejor política”.

Beatriz Argimón entiende que para que las mujeres avancen se necesita que no esté el “techo de cristal” que les impide avanzar.

“El que las mujeres avancen depende de ellas, pero depende también de que el sistema entienda el aporte de esas mujeres y no cierre el techo de cristal, eso que tu ves que querés y hay algo que te tapa. Son temas culturales y de manejo de poder. Nadie niega las capacidades de las mujeres que quieren llegar, pero es verdad que hay un sistema por y para hombres, no sólo por los hombres, es un tema cultural. El mundo demuestra que cuando van avanzando las mujeres las cosa se empieza a ampliar y comienza a ser mucho más equitativo, no solo para las mujeres sino que ingresa gente más joven, que es otro gran déficit de los sistemas de manejo de poder”.

Para Cristina Lustemberg a las mujeres les es difícil por falta de financiación.

“Las mujeres no tenemos plata. Generalmente los políticos y los hombres son los que tienen plata, muy pocos empresarios son los que apuestan a apoyar mujeres. Para las mujeres estar en política es todo un desafío, no me gusta victimizarme, pero fui a buscar trabajo de pediatra, tenía mejor curriculum que mi colega varón, y sencillamente la directora de recursos humanos de esa institución muy grande, me dijo que para la institución era mejor tomar un pediatra hombre, porque yo estaba en edad reproductiva”.

Argimón explicó que trabajar en las alcaldías es un buen comienzo para las mujeres.

“Yo instalé el Observatorio de género en el Partido. En esta elección decidimos hacer una evaluación, primero en la interna, y después una elección de octubre a mayo del año que viene. Porque como se está trabajando fuertemente a nivel de territorio, a nivel de alcaldías, las mujeres optan por empezar por ahí. Eso les permite en el interior no tener que trasladarse a Montevideo con hijos chicos. Tienen un papel de liderazgo, las va formando, pero les da tiempo a seguir estando con sus hijos, que siguen siendo la prioridad de las mujeres”.

Para Lustemberg es importante que haya una ley de paridad y debe trabajarse junto a una mejor educación.

“Yo creo que primero se requiere un a ley de paridad. En cuanto a la Ley de cuotas nuestra fuerza política a tomado algunas acciones de exigir la fórmula paritaria, de tener en la expresión de las listas más paridad, pero creo que se hace necesaria una ley. Creo que con esto hay que trabajarlo con educación, educación de las niñas, educación en los roles, en las carreras, que puedan tener más autonomía, en educación sexual y reproductiva”.

Ache entiende que lo importante es cómo se usa la cuota.

“Creo que lo importante es cómo usas la herramienta, en quienes van a usar los lugares de la cuota, porque sino terminás generando en las mujeres que si quieren terminar en un buen lugar, deban ponerse al lado de un hombre poderoso que te coloque en el lugar de la cuota. Lamentablemente pasa”.

También Argimón reconoce lo buena que fue la Ley de cuotas.

“Digo que ha sido la herramienta que permitió en todos los Partidos, me hago cargo del mío, el que la interna visualizara a nuestras compañeras que querían estar. A mí me gustaría (en cuanto a la cuota paritaria) ir hacia un mundo paritario, para dar ese salto que falta. Después no va a ser necesario, pero es como esos empujones que das para construir una sociedad equitativa”.

Por último ellas contaron los consejos que les sirvieron en sus comienzos y compartieron qué les dirían a las mujeres que quieren entrar en la política. Cristina Lustemberg les aconsejaría que tengan equilibrios.

“Tienen que saber que es una actividad que no tenés descanso prácticamente, tenés que tener muchos equilibrios, tenés que sentirte muy responsable por la gente. A veces uno sabe que no puede solucionar todos los problemas que tiene la gente, porque a veces los recursos son finitos”.

Por otro lado Carolina Ache contó lo que le dijo su tía al comenzar en la política.

“Me dijo una tía que siempre estuvo trabajando en política que la política es una piscina llena de tiburones, si sos mujer son el doble de tiburones y es tal cual. Les aconsejaría que hablen con otras mujeres que ya lo hicieron, que les cuenten sus experiencias. Somos muy generosas las mujeres, a mí me ayudaron mucho muchas mujeres”.

Para finalizar Beatriz Argimón contó lo que le dijo una señora en un retiro al que fue previo a su comienzo en la militancia.

“Se acerca una señora con el pelo renegrido, fumando. Me dice que no es de este Partido, que pensaba mientras hablábamos y que por eso se acercó, que tenía algo para decirnos. ‘¡Ojalá! Si quieren avanzar en la vida política entiendan que les van a decir de todo, que son malas madres, les van a inventar cosas. Ese es el momento en que las mujeres dejan, ojalá que entiendan que eso es lo que les pasa si están avanzando en la estructura’”.

***

Foto: Beatriz Argimón, Carolina Ache y Cristina Lustemberg. Imágenes tomadas de sus respectivas cuentas de Twitter.

***

Podés seguirnos en las redes sociales de Radiomundo, en Facebook, en Twitter y en Instagram.
¿Mirás nuestros videos, escuchás los audios, leés las notas que subimos a la web? La continuidad de esos servicios depende de que tú contribuyas a financiarlos. Te invitamos a ser Socio 3.0 de En Perspectiva, asumiendo un abono mensual. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: