No está claro qué constituye una aglomeración en la vía pública, Policía actúa según “sentido común”

Foto: Personas fuera de una actividad en el MNAV en octubre de 2020. Crédito: Pablo Vignali / adhocFOTOS
Producción: Gastón González Napoli y Alejandro Rodríguez Dopico

¿Qué es una aglomeración? ¿A partir de cuánta gente pasa de ser una juntada entre amigos a constituir eso que un decreto presidencial ordena disuadir?

Esas son algunas de las preguntas de fondo que quedan tras un episodio ocurrido el domingo por la noche en la plaza Líber Seregni.

Un operativo que buscaba separar una aglomeración de personas en ese espacio público de Montevideo derivó en un enfrentamiento que terminó con once detenidos y tres policías heridos.

El episodio quedó filmado y se viralizó en redes sociales.

Por supuesto, la otra pregunta al respecto que queda es: ¿hubo abuso policial, actuación ilegítima o un procedimiento legal ante un desacato?

¿Qué ocurrió? La investigación recién comienza, pero pueden repasarse algunos hechos.

La versión de la Policía

Después de las 11 de la noche del domingo, la Policía intervino en la plaza Líber Seregni ante la llamada de vecinos que denunciaron aglomeraciones, según informó el Ministerio del Interior (MI) en un comunicado.

En ese lugar había varios integrantes del llamado Bloque Antirracista, un colectivo feminista integrado por mujeres afro, indígenas, inmigrantes y en general no blancas, que estaban realizando actividades recreativas.

Un patrullero recordó mediante un altoparlante que se exhorta a evitar aglomeraciones debido a la emergencia sanitaria. Según el jefe de Policía de Montevideo, Mario D’Elia, esto se hizo en dos oportunidades.

Los efectivos «constataron que había unas 200 personas que no respetaban el distanciamiento social y que tampoco cumplían con ninguna medida de protección personal», expresó el MI.

Según esa narración, al observar que los presentes no desistían de su conducta, los policías intentaron dialogar con ellos, pero fueron insultados y amenazados.

Ante esta situación, los efectivos pidieron apoyo, y varias unidades de la Guardia Republicana llegaron al lugar. Intentaron detener a un hombre, pero otras personas se abalanzaron sobre ellos para evitar su traslado.

Fue en ese entonces que se sucedieron enfrentamientos entre los efectivos y las personas presentes, algunas de ellos registrados en filmaciones por celular que ayer fueron divulgados en varias redes sociales.

Para dispersar a la multitud y “evitar mayores desmanes” se utilizó munición no letal, informó el MI.

D’Elia, el jefe de Policía de Montevideo, dijo en conferencia de prensa que se recurrió a balas de goma porque “no había más margen de maniobra”.

Las detonaciones se escuchan en algunos de los videos difundidos en redes sociales.

Como resultado, en total 11 personas fueron detenidas, siete hombres y cuatro mujeres, todos mayores de edad.

“Racismo explícito”

Desde el Bloque Antirracista se emitió un comunicado respaldado por varios otros colectivos en los que se denuncia un “hecho racista, autoritario, violento y totalmente repudiable”.

“Este gobierno se armó legalmente para ejercer toda esta violencia con mayor legitimidad e impunidad”, sostiene el texto.

“La represión y la violencia fueron direccionadas a jóvenes y especialmente a las personas afro. Exigimos respuesta inmediata de los responsables”, añade el comunicado.

De los once detenidos, nueve eran afro. En diálogo con En Perspectiva, desde el Bloque Antirracista denunciaron “racismo explícito” de parte de la Policía.

Sostienen que a uno de los detenidos lo tiraron al piso entre cuatro oficiales, le pisaron la cabeza y le pegaron en el piso.

Niegan, además, que hubiese 200 personas aglomeradas. “El número que se maneja no es real”, dijo una militante.

¿Abusos?

La viralización de videos en redes sociales provocó fuertes reacciones de la oposición.

Bettiana Díaz, diputada del MPP, cuestionó el accionar policial: “¿Este es el protocolo contra aglomeraciones del ministro Jorge Larrañaga? ¿A balazos?”, preguntó en Twitter.

El senador frenteamplista Mario Bergara afirmó por la misma vía: “Llegan noticias de acciones excesivas de la Policía”, “nos preocupan y nos duelen”, y apuntó contra la Ley de Urgente Consideración.

Mientras tanto, Santiago González, director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del MI, aseguró ayer en conferencia de prensa que no hubo ningún abuso y respaldó el accionar policial.

Lo normal es que la gente ante el exhorto se vaya, lo que pasa en la rambla, lo que pasa en una feria, lo que pasa en distintos lugares. Ayer ante el exhorto lo que se tuvo por parte de este grupo de personas fue insultos, ataques, tenemos tres policías lastimados. De los once detenidos no hay un solo civil lastimado, sí tres policías. Tenemos móviles de Policía lastimados por lanzamiento de piedras y botellas, y detenciones lógicas y razonables con un procedimiento a la altura del tiempo que vive el país y que este Ministerio ha llevado adelante. 

En tanto, otros dirigentes de la coalición multicolor también respaldaron el accionar.

El senador nacionalista Gustavo Penadés sostuvo que “hay un grupo de gente, que todavía no se identifica el origen, que está aprovechando esta situación para dar manija. Están en la posición de cuanto peor, mejor”.

También lo hizo Andrés Ojeda, dirigente del Partido Colorado y abogado penalista del sindicato de funcionarios policiales:

Yo exhorto directamente, sobre todo a las personas que tienen micrófono delante, legisladores de la oposición, actores sociales, a que paren por favor la manija antipolicía. Es muy peligroso envalentonar a la gente a enfrentar a la Policía. Es la autoridad legítima del Estado, es la gente que nos cuida. El gobierno viene empatado un partido difícil con el coronavirus, ayudemos. No todo vale por conseguir un voto, no todo vale para pegarle al gobierno, hay cosas que están por encima. Esta manija es un acto de irresponsabilidad mayúsculo, por favor pidan disculpas por los desmanes que acaban de decir y tratemos de tirar todos para el mismo lado. 

¿Cuándo hay aglomeración?

Fuera de si hubo un accionar ilegítimo de la Policía, la pregunta que queda es: ¿a partir de cuánta gente no se puede estar en conjunto en una plaza u otro espacio público?

Desde el sindicato policial explicaron a En Perspectiva que ellos se guían por el decreto 114/020, emitido en marzo, que en su artículo 1 establece la “intensificación” del patrullaje “a los efectos de evitar y disuadir aglomeraciones”.

En el texto del decreto no se establece cuánta gente supone una aglomeración.

Desde el Ministerio de Salud Pública dijeron a la producción de En Perspectiva que la cantidad de personas que suponen aglomeración varía según qué espacio haya y cuánto sea posible cumplir con el distanciamiento. Pero no hay un número definido de antemano.

Desde la Intendencia de Montevideo, explicaron que se habla de “fiesta clandestina” siempre que haya un componente comercial o un local no habilitado. Si la reunión es en una vivienda privada y no se está cobrando entrada, la IM no puede intervenir. Y si la aglomeración se da al aire libre, por ejemplo en una plaza, la IM no tiene jurisdicción sino que le corresponde al MI.

Y desde el MI dijeron a En Perspectiva que para definir si se está o no ante una aglomeración se apela al “sentido común”.

Así lo explicó el jefe de Policía Mario D’Elia en conferencia de prensa:

-Lo que hacemos es: observamos una cantidad de gente que está en un espacio bastante reducido, y evidentemente estamos comunicando… Vuelvo a repetir: para la toma de conciencia, eso es lo que estamos haciendo. Estamos recordando permanentemente cuáles son las medidas que tenemos que tomar en esta emergencia.

-Queda a criterio de cada efectivo…

-Se comunica y las autoridades disponen desplegar móviles en esa zona, leer el exhorto y en caso de que sea necesario, bajarse a dialogar con la gente.

-¿Pero una plaza, un espacio público, es un lugar reducido?

-Nos podemos encontrar mucha gente en un corto espacio…

Cómo sigue la investigación

El hecho fue elevado al fiscal de Flagrancia que se encontraba de turno, Rodrigo Morosoli, pero a partir de esta jornada las actuaciones las continúa la fiscal María Eugenia Rodríguez Ford.

Al momento, la Fiscalía cuenta con varios elementos para indagar sobre lo ocurrido:

-El registro de llamadas al 911 dando cuenta de la aglomeración de personas en la plaza Seregni.

-Imágenes de las cámaras GoPro de la Policía que realizó el procedimiento.

-Imágenes de vigilancia de las cámaras del MI.

-Imágenes de los comercios de la zona.

-Testimonio de los vecinos.

-Pericia de las armas con munición no letal utilizadas por los efectivos.

El relevamiento de esta prueba se va a prolongar por varios días, según dijeron a la producción de En Perspectiva fuentes a cargo de la investigación.

De todos modos, desde la Divaru (Dirección de Videovigilancia, Analítica y Relevamiento Urbano) del Ministerio del Interior se dio cuenta que las cámaras de videovigilancia registran seis de las 11 detenciones realizadas por los efectivos.

No quedaron registrados en esas cámaras los hechos que dieron origen a los incidentes, se explicó.

A partir de esas imágenes, más las que se visualicen de los comercios del lugar y de los registros de la propia Policía, se procurará determinar cómo comenzó la revuelta y las agresiones entre las partes.

“Es un episodio muy confuso” que va a llevar varios días investigar, se dijo a la producción de En Perspectiva.

El fiscal Morosoli dispuso la liberación de todos los detenidos en la mañana del lunes por entender que no hay riesgo de fuga y porque ninguno tiene antecedentes penales. Quedaron emplazados, a disposición para declarar.

Por otra parte, se informó que los tres policías afectados en el enfrentamiento tienen lesiones menores. A última hora de ayer –según consignan varios medios- los efectivos radicaron una denuncia contra los agresores.

Los daños a los vehículos policiales son de poca entidad.

Derechos humanos

Según supo la producción de En Perspectiva, varias de las personas presentes en la plaza Líber Seregni el domingo por la noche se contactaron con integrantes de la Institución Nacional de Derechos Humanos (Inddhh).

Trasladaron imágenes registradas en los celulares y su intención de presentar una denuncia bajo la carátula de presunto abuso policial.

Los miembros del organismo deliberaron durante la pasada jornada y resolvieron recibir a los damnificados hoy martes en la sede central, informó Juan Faroppa, miembro del Consejo Directivo. Después, dispondrán que los equipos técnicos inicien su propia pesquisa, como ocurrió en otras oportunidades.

El trámite puede prolongarse por varios días y hasta semanas.

Este es otro caso de presunto abuso policial que recibe la Inddhh, que ya analizó otras causas y que se encuentra enfrentada al MI por sus pronunciamientos.

Interpelación

¿Y cómo sigue esto en tiendas políticas?

Hoy martes a las 17 horas se reunirá la bancada de senadores del Frente Amplio.

Allí terminarán de acordar la interpelación al ministro Jorge Larrañaga, que será planteada esta misma semana al pleno del Senado, pero sin la intención de presentar una moción de censura al secretario de Estado.

Estos hechos se suman a otros motivos que tenía el Frente Amplio para llamar a sala al ministro del Interior, como el relevo del jefe de Policía de Montevideo, Erode Ruiz.

***

Podés seguirnos en las redes sociales de Radiomundo, en Facebook, en Twitter y en Instagram.
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

Escribir Comentario: