1º de mayo: PIT-CNT juntó alimentos para ollas populares y firmas contra la LUC

Foto: Tamara García durante el acto del PIT-CNT por el Primero de Mayo en la Sala Camacuá. Crédito: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS

El PIT-CNT celebró el Día de los Trabajadores con una jornada de recolección de alimentos para las ollas populares y merenderos, y una actividad de búsqueda de firmas promoviendo un referéndum contra la Ley de Urgente Consideración.

Bajo la consigna “Primero la vida, primero el trabajo”, decenas de militantes sindicalizados recorrieron casa por casa en algunos barrios solicitando una firma o un alimento. Además, en las sedes de los gremios o en las cooperativas de vivienda por ayuda mutua, se montaron sitios donde se recibían firmas contra la LUC o comida.

En vez del tradicional acto en la vía pública, la central realizó una trasmisión en vivo por redes sociales al caer la tarde, que tuvo dos oradoras: Tamara García, del sindicato de trabajadores de comercio y servicio, y Flor de Liz Feijoo, del Sindicato de la Aguja.

García fue muy crítica con los apoyos del gobierno para paliar la crisis económica.

¿Cuánto más vamos a esperar para que el Estado dé las respuestas que necesitamos? ¿Cuántos nuevos miles de pobres nuevos necesitamos para entender que las urgencias del pueblo van por lo básico, por la vida y por el trabajo? ¿Hasta cuándo nuestra clase trabajadora seguirá perdiendo salario? Quienes más tienen, ¿cuándo van a poner algo por el bienestar de las grandes mayorías de nuestro pueblo?

Al terminal la jornada el PIT-CNT emitió una declaración en la que incluye varias propuestas para hacer frente a los impactos de la pandemia. 

En el documento, la central sugiere a corto plazo “adelantar un año la inversión pública prevista en infraestructura, elaborar un plan de compras públicas para desarrollo de proveedores nacionales, y realizar estudios sectoriales que determinen oportunidades de mejora en cada rama de actividad y cadena productiva.

A largo plazo, se piden medidas que “permitan abordar los aspectos de la brecha educativa que la pandemia exacerbó” y apuntan al cambio de la matriz productiva “para generar empleo de calidad y reforzar la soberanía nacional”.

La Tertulia de los Lunes con Martín Bueno, Pablo Carrasco, Ana Laura Pérez y Daoiz Uriarte.

Viene de...
Martín Lema asumirá en el Mides en lugar de Pablo Bartol

Continúa en...
Telegramas

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Leonardo Nidingas · Edit

    Tan vigente está la lucha de clases que Carrasco la practica lunes a lunes acá. La única forma de superar la lucha de clases es ir a una sociedad con una sola clase. Más allá de cualquier distopía de un muindo gobernado por robots que se diseñan, se construyen y se reparan a sí mismos, trabajar es algo que sólo hacemos los humanos. Así que esa clase debería ser laboriosa. La idea de una sociedad con una sola clase es vieja como el comunismo…. no hay capitalismo sin clases sociales.

    La característica fundamental del capitalismo es que remunera al CAPITAL. Entonces, si Carrasco tiene tierras y trabaja en ellas o trabaja administrando sus tierras, él percibe renta por esas tierras (porque si no fueran de él, debería alquilarlas) y como trabajador (porque si no trabajara, debería pagarle a alguien). Todo el que tiene un capital que usa percibe un ingreso «encubierto» por no deber rentar ese bien. El dueño de una casa tiene un ingreso equivalente al alquiler que no tiene que pagar por dormir bajo techo. ¿A quién se puede agarrar distraído con la idea de que si un capitalista trabaja en su empresa, sus ingresos son por trabajar?

    Cuando uno discute con un espantapájaros, en general gana. Marx nunca dijo que hacer un pozo y taparlo generara plusvalía porque no era ningún sonso. Marx hablaba de trabajo integrado a un producto producido con las mejores técnicas disponibles. Su principal modelo de estudio era la empresa textil, que además de ser uno de los sectores más pujantes del capitalismo inglés, era lo que tenía su mecenas Engels. Marx tiene especial cuidado en decir que quien trabaja con un telar más viejo no genera más valor porque le lleve más tiempo producir. El día que Carrasco le pague a un peón para hacer un pozo y taparlo voy a creer que la mejor técnica disponible para producir carne es hacer pozos y taparlos.

    También sabía Marx que el valor del trabajo incluye los medios necesarios para reproducir ese trabajo. Eso implica que quien precisó tiempo para adquirir un cierto conocimiento o una cierta técnica, en su producción integra el tiempo efectivo de trabajo y todo lo que trabajó para prepararse.

    Marx trabaja diferentes nociones de valor: valor-trabajo, valor de uso y valor de cambio. El valor-trabajo es lo que al capitalista le cuesta el trabajo que compra, el valor de cambio es «el de mercado» como se le llama ahora e integra diferentes cuestiones objetivas y subjetivas. La ganancia del capitalista es la diferencia entre el valor de cambio y el valor-trabajo y eso es lo que normalmente se llama plusvalía.

    Parte de ese valor de cambio tiene relación con el valor de uso, pero también otras cuestiones, como por ejemplo el consumo de productos que le dan prestigio social al que los posee.

    Preguntarse por la plusvalía de un robot es como preguntarse por la plusvalía que genera una hormigonera o un telar automático. Los humanos hacemos herramientas desde siempre y esas herramientas las diseña y las construye alguien. Si ese alguien es una máquina, a la máquina la construyó y la diseñó alguien y así. No se puede prescindir del trabajo humano, lo que cambia es su naturaleza.

    Saludos.

    Reply

Escribir Comentario: