Asesino del Pelado confesó haber comido parte del cadáver luego de decapitarlo

El recluso Víctor Hugo Pereyra Da Silva fue procesado el viernes por el delito de homicidio especialmente agravado y vilipendio de cadáver por el crimen de Marcelo “el Pelado” Roldán, su compañero de celda en el penal de Libertad.

Pereyra dijo ante la justicia que mató a Roldán porque venía insultando reiteradamente a su madre. Según relató la fiscal, Nidia Morosini, en su testimonio el hombre confesó que cometió el asesinato con un cuchillo casero y que después arrastró el cuerpo hasta el baño de la celda, lo colgó de los pies y lo decapitó. Pero no terminó allí. Realizó un corte en el tórax de la víctima, y extrajo trozos del cadáver que fritó y luego comió.

En ningún momento Da Silva mostró arrepentimiento por el asesinato, ni siquiera ante las cámaras de la televisión.

(Audio Pereyra)

Te amo mamá, te amo. ¿Estás arrepentido? No, para nada. ¿Odiabas al Pelado? No, no lo odiaba. ¿Fue una cuestión del momento? No, me mandó a la concha de mi madre y a mi madre la amo.

(Fin audio)

La fiscal Morosini pidió una pericia psiquiátrica para Pereyra da Silva y una medida cautelar de prisión por 120 días. En 2012 el recluso había asesinado y decapitado a una mujer con la que mantenía una relación. Además, estaba preso por otro homicidio, y por los delitos de hurto, tráfico de drogas, extorsión, rapiña con privación de libertad y robo en grado de tentativa.

La Mesa de los Lunes con Pablo Carrasco, Carolina Ache, Christian Mirza y Milton Romani.

Viene de...
Plenario del FA aprobó lista de precandidatos a la Presidencia

Continúa en...
Telegramas

***

Foto en Home: Penal de Libertad. Crédito: Wikimedia Commons.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Típico el cliché de la izquierda. La culpa es de la sociedad, de los medios de comunicación o de la dictadura de hace medio siglo. Jamás de ellos.

    Reply
  2. Yo desapruebo la actitud de la prensa que divulgó esos detalles del crimen de Roldán. Ya bastante fuerte resultó que dijeran que, luego de asesinarlo, el criminal lo colgó de los pies y lo degolló. Pero ya narrar sus actos de canibalismo es pura truculencia. Y, por otra parte, no es admisible que todas estas acciones no hayan sido detectadas a tiempo por el sistema de guardia del penal. El ruido que se haya generado, los movimientos, el tiempo insumido, ¿no pudo ser observado?

    Reply

Escribir Comentario: