¿Cuál es el balance en el primer año del gobierno de Luis Lacalle Pou?

Foto: Luis Lacalle Pou durante la asunción como nuevo presidente. Crédito: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS

Hoy se está cumpliendo el primer año del gobierno de la coalición multicolor, y de Luis Lacalle Pou como presidente.

El 1º de marzo 2020, sobre el final de su discurso ante la asamblea general, Lacalle Pou hablaba de esta manera…

Permítanme entonces invitarlos a trabajar por la libertad en todas sus formas. La libertad de poder vivir en paz. La libertad de poder elegir un trabajo digno. La libertad de poder darle un techo a la familia. La libertad de poder perseguir los sueños personales porque se cuenta con las herramientas para hacerlo. La libertad de expresar las ideas de cada uno sin temor a ser hostigado por quienes piensan distinto. La libertad de crear, de innovar, de emprender y de tender a la excelencia. La libertad de criticar al gobierno cuando se lo merezca. La libertad de buscar la felicidad de cada uno de nosotros, por los caminos que cada uno elija recorrer. Esta es la tarea del gobierno que hoy empieza.

Marcado fuertemente por la pandemia de covid-19, el primer año del nuevo gobierno incluyó la aprobación de dos leyes fundamentales para esta administración: la Ley de Urgente Consideración y el Presupuesto.

¿Qué balance hacen ustedes de este primer año de la coalición multicolor al frente del gobierno?

La Tertulia de los Lunes con Daoiz Uriarte, Teresa Herrera, Pablo Carrasco y Martín Bueno.

Continúa en...
Crece la polémica por recortes en el presupuesto de la ANII
Telegramas

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Siempre me ha llamado la atención que gente que se reclama liberal hable de cosas tales como el «derecho a procurarse un hogar digno», o, peor aún, «el derecho a buscar la felicidad». Un principio fundamental del derecho liberal es que se es libre de hacer todo lo que no está prohibido. Jamás en el Uruguay estuvo prohibido por ley comprarse una casa o alquilarla (y mucho menos tratar de ser feliz), de modo que ese enunciado no anuncia ningún cambio.

    A veces se interpreta que la constitución cuando hace referencia al derecho a la salud, la educación, la vivienda o el trabajo es a procurárselo, es decir, la nada misma: si puede pagarlo, el Estado no se lo prohibe.

    En definitiva, libertades que suenan lindas pero que son aclaración innecesaria en la tradición jurídica del país y una promesa política vacía, que consiste en dejar todo como está: que cada uno se compre lo que pueda pagar.

    Reply

Escribir Comentario: