Cuatro personas fueron imputadas por la mayor incautación de cocaína en la historia del país

La Justicia imputó los delitos de tenencia y tentativa de tráfico de estupefacientes a las cuatro personas que habían sido detenidas el viernes, luego de la incautación de casi seis toneladas de cocaína en el mayor decomiso de esta droga en la historia del país.

A pedido del fiscal Enrique Rodríguez, la Justicia dictó 180 días de prisión preventiva para el dueño de un establecimiento rural en Soriano en el que se cargaron dos contenedores con harina de soja dentro de los cuales se detectó un cargamento de cocaína en el Puerto de Montevideo. Además la justicia inició un proceso penal contra el hijo del productor, que deberá cumplir prisión preventiva por el plazo de 90 días, y contra dos peones del establecimiento que fueron sujetos a la misma medida por 60 días.

El fiscal Rodríguez dijo en rueda de prensa que ahora se apunta a identificar a los dueños de la droga y cómo el cargamento ingresó al país.

Indudablemente que es el interés de todos llegar a quién dirige la organización.

La Dirección de Aduanas detectó el jueves en un examen con escáner cuatro contenedores con «anomalías de imagen» en el Puerto de Montevideo. En un procedimiento conjunto con la Prefectura Naval y efectivos de la Armada incautó, en dos de estos contenedores, 4,5 toneladas de cocaína divididas en 4.003 ladrillos que estaban ocultos entre un cargamento de harina de soja.

Al día siguiente efectivos antinarcóticos allanaron la estancia propiedad del empresario que despachó los contenedores. Allí, confiscaron más de 1,4 toneladas de cocaína repartidas en unos 1.300 ladrillos.

El destino de la droga era el puerto africano de Lomé, la capital de Togo, con escala en Islas Canarias, informaron la Armada y Aduanas.

La Tertulia de los Lunes con Carmen Asiaín, Felipe Schipani, Christian Mirza y Verónica Piñeiro.

Continúa en...
Daniel Martínez desistió de una nueva candidatura a la IM
Telegramas

¿Mirás nuestros videos, escuchás los audios, leés las notas que subimos a la web? La continuidad de esos servicios depende de que tú contribuyas a financiarlos. Te invitamos a ser Socio 3.0 de En Perspectiva, asumiendo un abono mensual. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

Comunicate al 2902 5252 – interno 109

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

9 Comentarios - Escribir un comentario

  1. La primera intervención de Mirza es INACEPTABLE. No es la primera vez que tiene ese tipo de “salidas”, hace poco usó un “mijo” cuando se refería a otro de los contertulios muy despectivamente.
    Me parece que cada vez aporta menos a la discusión.

    Y a Romina: le cuesta mantener el hilo conductor….los contertulios se le “van de tema” y le cuesta traerlos a lugar.

    Feliz año !!!!

    Reply
  2. El hijo, ex candidato a diputado, al que si le cabe -como a cualquiera, Sr. Mirza- la presunción de inocencia.
    ¿De nada tenía idea, en su candor quedó perplejo ante los hechos?
    ¿Tan poco perspicaz fue, casi al borde de la tontera y sin embargo, habilitado para competir por un cargo electivo de legislador?
    El padre, declara poco menos que: «…no tengo idea de como esos kilitos de cocaína llegaron a mi embarque de soja…»
    En fin, la semana próxima los ciudadanos tendremos que poner pastito y agua para el trío regalero ¿o no?

    La Sra. Asiain dice que se abandona la lucha contra las drogas por la dificultad que implica, no, no se abandona la lucha contra el flagelo: el narcotráfico.
    Porque un consumidor, regular o alterno o adicto, no es un delincuente por serlo -como un alcohólico, un fumador-; delincuente es el narcotraficante y no es lo mismo cien gramos que cinco o mas toneladas, tanto para el dueño, los intermediarios…, porque no es igual el negocio de las hamburguesas para Mc D…que para el carrito del Pochito.

    Sr. Felipe, sobre drogas (y también contrabando y espurias maniobras financieras y aledaños) no puedo creer (discúlpeme) que usted no sepa las campañas políticas que han sustentado.

    Con perdón de Romina y Verónica, esta tertulia pareció tardíamente, hacerle homenaje al día de los inocentes (no todos los oyentes somos tan, pero tan incautos)

    Reply
  3. Por favor!!! Investiguen! Averigüen antes de hablar!!! Me extraña en perspectiva!!!
    Gastón Murialdo es hermano del ex candidato a diputado de Cabildo, y su hijo, que tiene 19 años, es sobrino del excandidato.
    Mirza, no toman mate todos juntos, todos los días!
    Debería hablar del narcotráfico, no de partidos políticos!

    Reply
  4. Soy muy de izquierda, pero los argumentos y conclusiones de Mirza, son antirepublicanos, regresivos para un estado de derecho.
    Extrapolando…Los familiares y correligionarios estrechos de Raulito Sendic y De Leon «no tenían conocimiento» de sus desatinos? O se beneficiaban mezquinamente de ellos?
    Además indirectamente
    «denuncia» (?) que
    procedimientos en Casavalle,
    son realizados violando derechos de ciudadanos.
    ¿Realmente en el fondo de su especulación, asume que nuestro gobierno y el Ministerio del Interior acepta y ejerce ese recorte de derechos de los vecinos de Casavalle??
    No hacemos autocrítica salvo que sea autojustificatoria y autocomplaciente….
    No nos hablamos de Frente dentro del Frente….
    Entonces… para cuando el proceso de debate y actualización ideológica en el Frente Amplio????
    Se impone hacer una tertulia específica sobre este tema.

    Reply
  5. Respecto a lo último que dijo el Sr. Mirza, cabe observar que,si bien el tráfico de estas drogas es delito y los culpables deben ser castigados como marca la ley, a nuestra sociedad no le afecta en nada porque la droga sólo pasa en tránsito hacia otros países, donde se consume. Distinto es el caso de otras drogas que sí vienen para el consumo interno, como la marihuana o la malhadada pasta base. En estos casos sí nuestra sociedad sufre las consecuencias, por el estado de idiotez en que quedan los consumidores o la violencia social que se genera en conseguirla, y especialmente, en los síndromes de abstinencia. Eso explica que a los traficantes de las drogas de paso no los execremos de la misma forma que lo hacemos con los de drogas que vienen al mercado interno.

    Reply
    1. Estimado Jorge:
      Acá se consume cocaína y mucha y desde hace décadas, además de las mas novedosas, éxtasis, meta anfetaminas…
      Estas drogas «caras» también hacen gran daño y me refiero no solo a la salud, sino
      muy en especial al execrable daño social-institucional llamado corrupción, que no distingue entre las categorías de tránsito y destino final.

      Reply
        1. Si me permiten: hace tiempo que vengo pensando que en esta batalla perdida, estamos usando recursos y arriesgando vidas nuestras para ayudar a la política prohibicionista de países desarrollados. No nos dan ni un euro para estos fines, son recursos que salen de nuestros bolsillos. Y si matan a alguno de nuestros policías o jerarcas, la sangre también la pondremos nosotros. Es lo que pasó en México, con la guerra contra el narcotráfico para cuidarle la frontera a EEUU.

          De paso, al materialista que soy le es imposible obviar que si los narcos tienen éxito en enviar esa droga, generan movimiento logístico y dejan algunas divisas en el país.

          Respecto al tema del consumo interno, es toda una discusión también. La pasta base daña la salud de los consumidores como lo hace el alcohol, el cigarrillo, la comida chatarra o los automóviles, por mencioanar algunos de los peligros que nos acechan como consumidores buscando evadirnos de la ubícua angustia existencial. A nadie se le ocurre –por ahora– prohibir ninguna de estas cosas. Vivimos con ellas y el Estado trata de informar sobre los riesgos de fumar, beber alcohol, comer grasas o conducir automóviles. De hecho, yo no sé si a ustedes esto los hace dudar de sus prioridades en el análisis, pero la forma que tenemos de conducir automóviles mata por año más o menos la misma cantidad de gente que los homicidios. ¿Cuánta gente muere por sobredosis en Uruguay al año? Buena parte de los muertos por drogas existen porque hay un mercado negro, porque ser narco es asegurar mediante la violencia una cadena de distribución ilegal.

          En mi opinión, cuando uno analiza estas cosas materialmente, quitándole el contenido moral que se le suele cargar a la droga, aparecen elementos que en general están fuera de la discusión. Atentos saludos.

          Reply
        2. Y aclaro, con esto no estoy diciendo que no haya que reprimirllo. Las leyes deben cumplirse. La pregunta que me hago va al aspecto jurídico, al quitarle el peso moral a uno de los tantos flagelos que existen y analizarlo como una mercadería más.

          Plantea Machado que con ese criterio habría que legalizar el sicariato. La diferencia fundamental es que el que muere a manos de un sicario no eligió que lo mataran. Es la famosa disyuntiva de la tutela de la salud por parte del Estado lo que está en juego. En la mayoría de los casos somos liberales y nos parece bien que cada quien se intoxique como mejor le parezca. Excepto cuando se trata de ciertas drogas, que son culturalmente el diablo en persona.

          Es la misma visión que a los puritanos los llevó a aprobar la Ley Seca en EEUU: la lucha contra la degradación moral producto del alcohol. Consiguieron crear imperios de distribución y producción clandestina, corromper a todo el Estado, hacer bajar la calidad de las bebidas, haciéndolas mucho más peligrosas y…. al final del día, se quebraron. No pudieron soportar en los hechos lo que su moral puritana les decía que era lo correcto.

          Reply

Escribir Comentario: