«Cuentos con trabajo y trabajadores», tercera consigna del año del Concurso de Cuentos

Hoy en La Tertulia de los Viernes lanzamos la tercera consigna del año del Concurso de Cuentos de En Perspectiva.

¿Cuál es el tema?

La propuesta es escribir Cuentos con trabajo y trabajadores.

Esta vez la sugerencia vino de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que este año llega al centenario de su fundación.

Como conmemorar este aniversario la oficina de la OIT en Uruguay propuso a En Perspectiva que el jurado eligiera un tema vinculado al trabajo y ofreció un obsequio especial, de autor nacional, que entregará al ganador del primer premio.

La Tertulia de los Viernes con Gonzalo Pérez del Castillo, Fernando Butazzoni, Juan Grompone y Ana Ribeiro.

***
Enlace relacionado: Cuentos con Trabajo y Trabajadores, tercer llamado, agosto de 2019

Viene de...
Colombia: Ex número dos de las FARC anunció su retorno a las armas

Continúa en...
Telegramas

¿De qué depende el periodismo digital de En Perspectiva? Los canales digitales de En Perspectiva solo pueden sostenerse si cuentan con el aporte, mes a mes, del público que los valora. Te invitamos a suscribirte y ser uno de nuestros Socios 3.0. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

4 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Hace unos días escuché en otra radio una entrevista a una mujer trans, jugadora y goleadora en un equipo de fútbol femenino en Cerro Largo, para ser admitida pasó por varios trances adversos, la ayudó una mujer policía vinculada al equipo.
    Le preguntaron si era su sueño integrar la selección, dijo que no -su sueño era bastante mas corto y realista-.
    Era obvio que tenía poca conciencia y conocimiento de sus derechos, sin vuelo intelectual y con expresión por demás correcta, sana.
    Le preguntaron también como paraba la olla, se ganaba la vida como trabajadora sexual, dijo tener treinta y pico -cerca del final de poder sustentarse con
    tal actividad- y se quejaba con amargo recato de la dureza de su vida.
    No parecía estar desprovista de esperanza, aspiraba a tener un trabajo digno; ¿cómo cuál le preguntaron?, respondió «limpiezas domésticas».
    Concluyendo acotó también: «creo yo que todos tenemos derecho a un trabajo digno».
    Esa frase me quedó como un rayo de elemental senatez.
    «Creo yo que todos derecho a un trabajo digno»

    Reply
  2. Y a ese ser humano trans,
    ¿no se le ocurrió en algún momento de su vida estudiar para progresar?,
    ¿o pensó que al igual que en el equipo de fútbol femenino iba a integrarse con obvias ventajas físicas sobre las otras participantes, sólo porque esgrime la bandera de que es trans?
    Y por último me pregunto, dijo: ¿Todos tenemos derecho a un trabajo digno?
    Pensé que podría haber dicho todas, o todes. No sé, me suena más trans.
    Ah, y de paso, el trabajo de limpiezas domésticas es tan digno como cualquier otro y la prostitución es también un trabajo remunerado y con el cual se pueden hacer aportes jubilatorios pensando en la vejez.
    Nunca más cierto que aquello de que todos somos arquitectos de nuestros propios destinos.
    Tiene 35 años, toda una vida por delante, demasiado joven para intentar hacer un destino favorable para ella basándose en dar lástima a través de un programa de radio.

    Reply
    1. Es que a la pobre, aún no le llegó el decálogo de máximas vitales (donde se hallan las recetas para elaborar correcta arquitectura de destinos), dictado desde el olimpo celestial y sacrosanto de Santa Clara.
      ¿Vió, como la gente no entiende nada?
      Saludos cordiales, Sra. Zabala.

      Reply

Escribir Comentario: