Daniel Martínez envió carta a Vázquez preocupado por indigentes

El intendente de Montevideo, Daniel Martínez, envió una carta al presidente Tabaré Vázquez en la que expresa preocupación por lo que percibe como un aumento de la indigencia en las calles de la ciudad, según informó ayer el semanario Búsqueda.

(Audio D. Martínez)

“No es una crítica al Mides para nada, un reconocimiento al trabajo. Ahora bien, presidente, como montevideano y como responsable, tengo que transmitir primero mi preocupación por la condición humana en que está viviendo esa gente y segundo por el impacto en la ciudad y la preocupación de los vecinos”

(Fin audio)

Esta noticia se conoció solo unos días después de que el Instituto Nacional de Estadística informara que la pobreza bajó en 2017 hasta su mínimo histórico, de 7,9 %, y que el presidente Vázquez afirmara que ese hito se debía a las políticas sociales llevadas adelante por el Frente Amplio.

En el reporte del INE también se indica que por debajo de la línea de indigencia hay unas 3.500 personas en todo el país, 0,1 % de la población del país. Además sostiene que la indigencia se redujo también en 0,1 % en comparación con el año anterior.

La Mesa con Ana Ribeiro, Gonzalo Pérez del Castillo, Mauricio Rosencof y Juan Grompone.

Continúa en...
¿Debió cancelarse presentación de libro de dos “masculinistas” en sala del Parlamento?
Telegramas

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Juan llega un resultado “asombroso”: no es un problema económico (y eso lo descoloca). Lo que pasa es que la psicología humana es mucho más compleja que el mero “homo economicus”. Aunque los sistemas de propiedad privada ayudan en la medida que “expulsan” a ciertas personas (o las descartan, como dice el Papa Francisco), también hay multicausalidades que llevan a algunos a auto exilarse de la sociedad en la que le toca vivir: en siglos pasados (pero por lo menos hasta hace unos 50 años – yo lo ví-) existían los “caminantes” o “linyeras” que deambulaban y mendigaban. Recordar la etimología de “atorrante”: personas que dormían dentro de caños de gran diámetro fabricados por la firma francesa A. Torrant. Hoy les decimos “homeless” pero es lo mismo. Creo que lo que aumentó es la sensibilidad social (hoy tendemos a no tolerar lo que en otra época no se veía como anormal). Una de las razones por las que tendemos a no aceptar la existencia de estas situaciones, es que la sociedad, a traves del MIDES y otros servicios, está consciente de que está haciendo un gran esfuerzo para combatir la indigencia. Claramente hay un problema de forma de encararla: no es causada sólo por la economía. Hay que investigar cada caso y tratar las causas en forma específica (drogas, fracaso matrimonial, falta de educacióny adaptación al trabajo, tenencia de una mascota, etc.). No hay una “única solución”.

    Reply

Escribir Comentario