¿Debe permitirse el uso del velo islámico en las escuelas públicas?

¿Debe permitirse el uso del velo islámico en las niñas que asisten a escuelas públicas de Uruguay?

La polémica instalada por el ex presidente Julio María Sanguinetti se ha mantenido desde que publicó su primera columna al respecto en el semanario digital Correo de los Viernes, el 24 de julio pasado.

El domingo 2 de agosto, volvió a escribir un artículo de características similares pero esta vez para el portal de noticias argentino Infobae y este martes lo entrevistamos aquí En Perspectiva, para profundizar en esos conceptos.

 Para Sanguinetti, en Uruguay “la educación es laica y neutral frente a las religiones”. Pero el islamismo representa un “nuevo fenómeno” que plantea “una situación distinta” a las demás religiones.

Este fue uno de los temas tratados en La Mesa de los Viernes con Ana Ribeiro, Mauricio Rosencof, Juan Grompone y Gonzalo Pérez del Castillo.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

9 Comentarios - Escribir un comentario

  1. En los años 50 la iglesia católica exigía a sus fieles mujeres que se vistieran en determinada forma, pollera, escotes que taparan el pecho, e incluso en la playa las mallas debían incluir una pollerita. Algunos curas exigían que esa forma de vestir fuera obligatoria para todas las mujeres. Monseñor Maritorena, párroco del Cordón, durante los casamientos, se escondía cerca de la puerta de la iglesia y cuando entendía que la novia llevaba un vestido escandaloso salía con una mantilla de lana y se la colocaba sobre el vestido.
    En otro orden de cosas El Bien Público, diario católico, calificaba las películas en cuatro grupos, aptas para todo el público, para mayores de 18, para adultos de sólido criterio y prohíbese ver. Los jóvenes de la Acción Católica salíamos con carteles a protestar contra la exhibición de las películas de Bergman, entre otras (claro, algunos las íbamos a ver escondidos y después nos confesábamos).
    Creo que en la actualidad las mujeres no están obligadas a usar mantillas para entrar a la iglesia y el papa Francisco acaba de aceptar que no se puede excluir de la Iglesia a los divorciados que entablan una nueva relación de pareja, horrible pecado mortal en otras épocas.
    Los judíos religiosos piden dispensa a los rabinos para quitarse la kipá cuando entran a un edificio público, por ejemplo a un centro de enseñanza.
    Los umbandistas uruguayos, que son muy amplios en respetar las costumbres de sus fieles, han renunciado al sacrificio de animales para adaptarse a la opinión de nuestra sociedad.
    ¿Seguirán usando velo las mujeres musulmanas en Uruguay dentro de algunos años?

    Reply
    1. El Papa dice que los divorciados no estàn excomulgados pero NO LES PERMITE COMULGAR. El Islam es una religion intolerante, hace dos dias un religioso musulmàn que me pidio amistad me explico que el Profeta le dijo que Dios manda amar y odiar en nombre de Dios. Asi nos va en el mundo en el 2015, con ese mandato: Odiar en el nombre de Dios. Ellos no se adaptan a nada ni a nadie, Imponen sus costumbres y sus leyes ( la sharia islamica) . Empiezan con el velo y despues siguen exigiendo hasta que tienen poder en la sociedad y le hacen cambiar sus normas. Si no les gusta nuestro paìs que vuelvan al suyo Siria deja entrar a los musulmanes. A los que no deja entrar y deguella sin piedad es a los cristianos. En cuanto a todo lo que digan de la Iglesia del pasado recuerden…fue en el pasado…El islam es hoy y se impone para el futuro Es el objetivo de su guerra santa.

      Reply
  2. Estimados , muy interesante el aporte del oyente,

    No obstante, trataré de centrarme en la pregunta ¿Debe permitirse el uso del velo islámico en las escuelas públicas?

    a lo que respondo sin dudas que sí, se debe en aras del respeto de las creencias religiosas del otro, sea el niño, una maestra, o la directora o una funcionaria de mantenimiento.

    reconozco que el argumento de J. Grompone me sorprendió, no se debe usar simbología religiosa para «proteger «al creyente de posibles discriminaciones,animosidades o favoritismos.

    me pregunto si se «protege» del mismo modo al fanático de un cuadro de fútbol de los hinchas descerebrados del eterno rival.

    ¿les prohibimos que concurran con ropa deportiva, que se realicen tatuajes con su escudo favorito?

    Como docente y profesional de la salud que se desempeña en el ámbito estatal me he topado con intolerantes, que defienden su derecho de no ver en mi cuello nada que delate mi confesión religiosa, bajo el argumento de la protección de la laicidad.

    ¿por qué no te la tapás con el pañuelo? ¿y si te la ponés por abajo de la camisa? podés predisponer a estudiantes o pacientes según el caso.

    No entiendo que les molesta, no hago proselitismo, ni trato de convencer incautos. Sólo me coloco una imagen, que siempre tiene un valor afectivo inmenso.

    Les voy a contar la estrategia que adopté, sin ceder ni un ápice en mi derecho de manifestar púbicamente mi Fe.

    Cambié el símbolo por uno menos conocido, ahora llevo colgada una paloma invertida, con la frase Veni Spiritus Sanctus.

    hay tanto desconocimiento…. 100 años de un laicismo radical e intolerante han hecho mella en la sociedad uruguaya sin dudas, se borró la dimensión religiosa y trascendente del ser humano.

    ¿no sería un signo de humanidad y de reconocimiento del «otro» creyente enseñar en la escuela los fundamentos de las religiones históricas?

    así no llegaríamos, por ejemplo, a adultos sin saber el nombre del «sombrerito» que usan las personas de religión judía.

    los saluda

    ml

    Reply
  3. Washington Scaniello · Edit

    Primero, me hago la misma pregunta con que Ferrari finaliza su buen comentario.
    Segundo, estoy casi ciento por ciento de acuerdo con el planteo de Marie González. ¡Es inteligente!
    Tercero, no puedo opinar sobre lo que se discutió en la Mesa de En Perspectiva porque todavía no le di OK al audio.
    Cuarto, lo dije en otro mensaje y lo sintetizo ahora: soy hombre libre y nada me condiciona más que la libertad de pensamiento. Mis reglas no son religiosas ni políticas. Tal vez sí filosóficas y, sin duda, éticas y morales. Sin embargo, asumo –como debe ser- el compromiso (que debiera ser DE TODOS) de respetar reglas de nuestros semejantes, en tanto sus actos no me afecten ni vulneren la convivencia.
    Llevar un velo o una escarapela o un tatuaje o una camiseta con imágenes diversas, “del tipo fan”, o aros y otro tipo de fruslerías hasta en la frente no me conmueven. Pero sí me conmueve –y si no fuera porque me provoca una sonrisa debería indignarme…- que alguien, como algún respetable dinosaurio, sugiera que debiera legislarse sobre ese asunto…
    Cordiales saludos para todos.
    W.S.

    Reply
  4. Todo lo que la sociedad reprime crece con mas fuerza. Solo hay que leer historia. Dejemos tranquilo al otro que mantenga sus costumbres mientras no haga daño a nadie. Posiblemente esos jóvenes de esta generación o la que viene no lo usen mas. Que mejor que un país tolerante como. Ha sido el nuestro? Atte. Dra. Ivonne Yoset

    Reply
  5. Los tiempos han cambiado. Es necesario aprender a vivir, educando el respeto (no sólo tolerancia) a la libertad que cada uno tiene de manifestar su religión: judíos, musulmanes, cristianos… = kipá, velo, cruz… Y enseñar que el «hecho religioso» forma parte del ADN de la persona: el hombre es un animal religioso. Ignorarlo mediante la prohibición de hablar de Dios en la escuela pública, es hacer del laicismo la religión del pueblo: la ignorancia religiosa obligatoria.

    Reply
  6. La imposición de la LAICIDAD es una de las formas del LAICISMO, que es enemigo de las religiones. La época de José Pedro Varela/Lorenzo Latorre, en que la escuela, para ser laica, debía prohibir la enseñanza confesional para que todos se adecuaran a las necesidades del desarrollo del capitalismo en el Uruguay (y en la región, ref. Sarmiento), debería ser ya superada por una laicidad que reconozca que las opciones religiosas o filosóficas deben ser respetadas, con el sólo límite de los derechos de los demás. Me parece pertinente recordar la anécdota de M. Gandhi: a un indio de religión hindú otro indio musulmán le había matado un hijo. El hindú tenía remordimientos porque sus deseos de venganza se contraponían con sus sentimientos de perdón que eran los que le había inculcado su religión, el hinduismo. Gandhi le dijo: lo que tenés que hacer es recoger un niño huérfano que haya perdido a sus padres musulmanes y criarlo tú… pero en la religión de SUS padres. Ojalá que alguna vez nuestra sociedad LAICA llegue a reconocer los valores positivos de las religiones como para admitir su aporte a la sociedad. Por supuesto que esto requerirá también que las religiones se purifiquen de fanatismos. Es preciso recordar que el fanatismo religioso no es exclusivo del Islam. Ver la problemática de HOY en el estado (laico) de Israel, recordar las guerras de religión recientes en Irlanda, y por supuesto las de Europa desde siempre (Cristianos contra Musulmanes en España, 722 a 1492 y después, Católicos contra Protestantes desde Lutero en adelante, etc. etc.

    Reply
  7. Podrán prohibir el velo, la cruz, la kipá, las rastas, las remeras del Che, todo símbolo externo… y aún así, si un docente escucha a sus alumnos, tendrá suficientes pistas para saber algo de su vida, ideología, religión, tribu urbana a la que pueda pertenecer, etc.

    Se me ocurre que el argumento esgrimido por el Ing. Grompone sólo podría aplicarse a aulas en las que se trabaje únicamente con números sin dar espacio a que el alumno cuestione nada.

    En todas las asignaturas, trabajando en clase cualquier tema, los alumnos expresan (unos más, otros menos, unos más rápido, otros con mayores dificultades) mucho de lo que traen a cuestas.

    Al docente le toca evaluar al alumno por sus esfuerzos, sus aprendizajes, sus dudas.

    Es el desafío diario al que nos enfrentamos y es posible lograrlo siempre que no perdamos de vista el eje de nuestra profesión.

    Decir que nos veríamos humanamente tentados a juzgar al alumno por su credo y que por defender su derecho al mismo es imprescindible quitarle algún símbolo externo que hace a parte de su identidad, es hablar muy mal del docente y de la enseñanza en general.
    Actitud a la que lamentablemente muchos se están acostumbrando.

    Reply
  8. Estimados,
    totalmente de acuerdo con Sonia.

    Muy mal hablaría de los docentes quienes se dejan influenciar por los simbolos religiosos que muestran los estudiantes, y que modifican la evaluación según sus preferencias personales, y peor aún, por su ideología.

    saludos a todos, muy interesantes los aportes.

    gracias.

    ml

    Reply

Escribir Comentario: