¿Qué dejó el debate entre Andrade y Talvi?

Óscar Andrade y Ernesto Talvi protagonizaron ayer el primer debate televisivo en 25 años entre aspirantes a la Presidencia de la República. El programa tuvo una duración de una hora y cuarto, y lideró el rating de los canales de Montevideo durante su transcurso.

Organizada por Canal 4, la instancia giró en torno a 5 ejes temáticos: 1, «¿Década ganada o década pérdida?»; 2, «Contexto internacional»; 3, «Relaciones laborales»; 4, «El rol del Estado»; 5, «Propuestas más urgentes a aplicar luego del 1º de marzo del 2020».

Andrade hizo una defensa de la gestión del Frente Amplio en estos tres períodos, apelando a decenas de indicadores y a cómo variaron con respecto a los gobiernos anteriores a 2005:

Ni el publicista más esmerado de la oposición puede ocultar algunos cambios que han sido sustanciales; alcanza con mirar el Uruguay del 2004, previo al gobierno del Frente Amplio, un Uruguay con desigualdades brutales, más de un tercio de los uruguayos en situación de pobreza, más de 160.000 indigentes, o sea un 5% de uruguayos en la indigencia.  Primera conclusión: somos un país más solidario

Talvi, por su lado, reconoció los avances que se concretaron en los primeros años del período frenteamplista, pero entendió que, en definitiva, hubo una «década mezquina» en la que se privilegió el presente y se comprometió el futuro:

Está claro que el Frente Amplio no sabe administrar la escasez. Solo puede administrar la abundacia: repartir lo que no hay y distribuir lo que luego no va a haber, y estamos hoy pagando las consecuencias con un déficit fiscal enorme que va a ser una bomba de tiempo para el gobierno que venga.

La Mesa de los Viernes con Ana Ribeiro, Juan Grompone, Fernando Butazzoni y Álvaro Pérez.

Continúa en...
Videos deepfake, la técnica más sofisticada para crear noticias falsas
Telegramas

¿De qué depende el periodismo digital de En Perspectiva? Los canales digitales de En Perspectiva solo pueden sostenerse si cuentan con el aporte, mes a mes, del público que los valora. Te invitamos a suscribirte y ser uno de nuestros Socios 3.0. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

7 Comentarios - Escribir un comentario

  1. El debate cara a cara, en público, tuvo la gran virtud de aliviar; de sacar del foco de esta campaña, a las fake, a las consignas huecas, al barullo peligroso del marketing, a los análisis sobre encuestas con dificultades y anchos márgenes de error.
    Dificulto que tenga gran efecto en los votantes posicionados, pero si eleva el tono a un sitio de mejor política.
    Talvi es bueno disertando, debatiendo, padece, tuvo la incomodidad de alumno nervioso en un examen oral.
    Andrade tiene el don de la oratoria, polemista nato y estudioso, retiene datos, muchos, y los suelta en el momento oportuno.
    Mas allá de las orientaciones políticas de cada votante, creo, -a mi que poco me gustan los duelos retóricos y mas si son asesorados y guionados- que este debate fue valioso, por poner en mejor opinión a los políticos dispuestos a plantarse respetuosamente frente a sus adversarios; un bien para nuestro sistema democrático.

    Reply
  2. Juan Grompone: la edad le juega en contra. Minimizar el papel del hospital de ojos en Uruguay, en términos de logros concretos irrefutables, es lamentable. Solo eso digo.

    Reply
  3. Por qué opina Ana que Talvi es un referente de la educación? Porque hizo UN liceo privado supuestamente exitoso? Es muy fácil tener éxito cuando tu población estudiantil no es de 250.000 alumnos. Ese hecho no basta, ni estadísticamente, o sea cuantitativamente, ni cualitativamente. Estoy absolutamente en desacuerdo con la propuesta de 136 liceos en todo el país, como si no existieran otros! En todo el territorio nacional hay 290 liceos de los cuales 72 están en Montevideo. Y no es verdad que no se ha mejorado la educación.

    Reply
  4. Lo del ingeniero Juan Grompone, ahora que escuchè la tertulia por 2da vez, es POBRÌSIMO! Habla de Andrade despectivamente, como si fuera un vulgar comunista de barricada. Claro, èl se creerà el comunista intelectual, el «cool». Comenta que » sòlo en dos ocasiones » nombrò a Cuba y Venezuela, lo que demuestra su supuesta «moderación». Se nota a la legua que NUNCA escuchò a Andrade ni en discursos ni en entrevistas, porque esos temas los saca solamente para responder, cuando le preguntan. El que sacò los viejos «fantasmas» que no pueden faltar en la cartera de la dama ni el bolsillo del caballero DERECHISTAS-o sea precisamente Cuba y Venezuela, jamàs Israel y Palestina, por ejemplo-fue precisamente el economista. Otro desempeño decepcionante, Què sorpresas te da la vida. Esta vez, el mejor, màs serio y objetivo, fue el que menos me gusta en la tertulia de los viernes: BUTAZZONI. Y no por afinidad ideológica, sino por rigor y prolijidad.
    Mostrar menos

    Reply
    1. ¿Grompone es comunista? Él se declara marxista seguidor del Marx de «El Capital». Eso lo único que significa, en mi modesta opinión, es que le convence la descripción teórica que hace Marx sobre el funcionamiento del capitalismo. En ningún momento significa que le moleste y mucho menos que lo quiera cambiar. Piensan que algún día va a caer por sus contradicciones, como lo han hecho otros regímenes. Eso es lo contrario a querer crear un movimiento para voltearlo. Por eso Grompone está en contra del manifiesto comunista y, concluyo, que entonces no es un comunista.

      Lo del prejuicio con Andrade ya aburre. Les tapó la boca y no dan el brazo a torcer con que se equivocaron por prejuiciosos. Andrade es un cuadro de la política nacional, como lo es también Talvi. Obviamente no iba a ir a debatir con un economista como si estuviera haciendo un discurso de masas. No lo hace ningún político.

      Reply
  5. Respecto al comentario arriba de Ana Moraes, me permito discrepar con su visión respecto a que se mejoró la educación. Alumnos que no saben leer, sumar, ni multiplicar, no es mejorar la educación. El mero hecho de pasar por delante de la escuela, o incluso ingresar a los salones, no hace que los niños aprendan. Lamentablemente, el día que tengamos estos niños recibidos de médicos con el mismo método que egresaron de la escuela, y justamente nos toque ser atendidos por uno de ellos, lo lamentaremos…. Respecto al liceo modelo de Talvi, ojalá podamos tener muchos liceos en el país tal cual «el que hizo Talvi». Sin duda, es un ejemplo a seguir. Respecto al debate, evidentemente Andrade tiene mucha más experiencia en la oratoria, en el pararse a decir sus posturas y trasmitir, es lo que hace habitualmente. Es muy hábil y sin duda inteligente para trasmitir y exponer. Talvi, es más un profesional acostumbrado a exponer sin emoción, sino de una forma expositoria, sin tomar partido o posición por lo que dice, más «imparcial». Ambos fueron muy respetuosos de las reglas, lo que pensé no sería posible por el lado de Andrade, justamente por poner más emoción y pasión, y le cuesta callarse y dar lugar a otros en algunos momentos.

    Reply
  6. Estimado Herbert: concuerdo con usted que el objetivo de la educación no es ver egresar a los estudiantes. No está para legitimar la realidad, sino transformarla y para eso hay que saber en qué queremos transformarla. En eso, este gobierno ha sido un desastre, pero la debacle venía de mucho antes. El haber cambiado la filosofía del plan 41, que acostumbraba a rendir exámenes desde el primer ciclo, fué el primer desvarío en educación.

    Cierto que Andrade fue mucho mas cerebral que Talvi. Lo tapó a cifras y yo pensaba que en eso Talvi lo iba a sobrepasar. Eso me pasa por prejuicioso.

    Ambos fueron respetuosos, como debe ser. No esperaba menos de Andrade ni de Talvi. Son gente seria y respeta las reglas de juego. Me alegra que estén apareciendo estos políticos.

    En cambio, permítame discrepar mucho con usted en que Talvi sea «imparcial». Él se presenta como académico, que sin dudas lo es, pero un académico dedicado a hacer lobby empresarial. Mire sinó quiénes financian a Ceres: https://ceres-uy.org/socios-suscriptores/ ¿Conoce usted algún reporte de CERES en el que se manifieste preocupación por mejorar las condiciones laborales o los salarios de tal o cual sector? No hay, ni lo habrá jamás.

    Las empresas ponen plata en una think tank que justo de casualidad defiende el liberalismo económico, el achique del estado, la baja de impuestos. Darle más poder a los empresarios para que ellos sean en exclusividad los que asignan recursos en la economía. Eso es una ideología, no crece en los árboles ni es el estado natural de las relaciones humanas. Ideología respetable en tanto ideología y que como tal defiende un modelo de sociedad y de relaciones de poder.

    No seamos ingenuos, la imparcialidad no existe y mucho menos en economía. Por eso es que a la oposición le molesta ver a gente con vínculos sindicales inlfuyendo en el gobierno, porque ese lugar lo quieren para ellos –como siempre lo tuvieron– y están tratando de volver por sus fueros. Mis intereses no los defiende Talvi y, aunque me cae simpático, sé que es mi adversario en la puja distributiva.

    Reply

Escribir Comentario: