Fiscalía y Ministerio del Interior dilucidaron triple homicidio de infantes de Marina en menos de 72 horas

En menos de 72 horas, el Ministerio del Interior y la Fiscalía dilucidaron el asesinato de tres infantes de marina que custodiaban una antena de la Armada, el domingo de madrugada, en una caseta próxima a la Fortaleza del Cerro.

El martes de tarde, la fiscal Mirta Morales imputó a un ex marinero por el homicidio muy especialmente agravado de los tres soldados. Junto a esta persona, la fiscal formalizó a un hombre y una mujer por el encubrimiento de ese delito.

Ayer, el Fiscal de Corte, Jorge Díaz, dijo aquí En Perspectiva que a partir de la evidencias recogidas por la Fiscalía, la hipótesis de que el crimen haya sido un desafío narco a la autoridad del Estado, estaba “completamente descartada”. 

Además, Díaz se mostró molesto con las decenas de especulaciones que se hicieron sobre los homicidios, el domingo y el lunes, especialmente en las redes sociales:

Me asusta un poco la sociedad en la que estamos viviendo. Las teorías conspirativas, los disparates que se dijeron a lo largo del domingo y que continuaron el lunes, realmente, hay momentos que uno dice, como Mafalda: «Paren el mundo que me quiero bajar».

El caso siguió teniendo derivaciones en las últimas horas. Luego de comparecer en la comisión bicameral de Defensa del Poder Legislativo, el ministro Javier García, informó que había cesado al comandante de la Infantería de Marina, Marcos Saralegui, por “fallas notorias” en los procedimientos de seguridad relativos a la base en la que tuvo lugar el triple homicidio. “Fallamos en cuidar a los que nos cuidan”, dijo García, y reiteró más temprano cuando lo entrevistamos aquí En Perspectiva.

La Tertulia de los Jueves con Martín Couto, Daniel Supervielle, Fernando Butazzoni y Leonardo Costa.

Continúa en...
¿Qué deja la discusión sobre el proyecto de LUC que comenzó a votarse en el Senado?
Telegramas

***
Foto en Home: Policía científica y militares investigan ejecuciones en base de la armada en el Cerro, Montevideo. Crédito: Daniel Rodriguez /adhocFOTOS

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

  1. El hecho fue desconcertante. Personalmente pensé que podría tratarse de una advertencia de una organización criminal –como tanta gente– o también de alguna organización paramilitar buscando provocar una caída institucional. Jamás se me ocurrió que los tupamaros pudieran estar detrás de eso porque son mucho más exitosos en las urnas que tirando tiros. Lo de Sanguinetti evidentemente fue una provocación de muy bajo nivel para un político de su trayectoria. Aclara que no dice lo que quiere que la gente piense y para eso lo dice con total desparpajo.

    Buena parte de lo que parece absurdo se debe a que el que lo hizo es un demente, capaz que matar a 3 personas para comprar droga y hacer un asadito con los amigos. Más aún, capaz de contar en su propio asado que es el autor del triple homicidio, dejando a los invitados en la disyuntiva de delatarlo o encubrirlo. Esto no es nuevo, la naturalización de la crueldad en la sociedad uruguaya está cada vez más instalada. Cada vez pienso más en que, lentamente, estamos volviendo a la barbarie que narra Barrán en la «historia de la sensibilidad en el Uruguay». Los tiempos del «desparpajo» y la «ostentación» de la muerte están de vuelta. Ese largo proceso que llevó a la gente de la tierra purpúrea a la sociedad amortiguadora está volviendo rápidamente atrás. ¡Y de esa me temo que no volvemos más!

    Eso proceso es irrepetible. Fue una singularidad de pensadores y actores políticos, que fueron coincidiendo en un proyecto sin proponérselo y, muchas veces, siendo adversarios políticos. El militarismo que construyó el leviatán, la reforma vareliana que construyó a los republicanos, la inmigración obrera que traía su cultura, su oficio y su fé en el progreso por la militancia, la fé en la ciencia expresada en el higienismo y el batllismo que tomó esa argamasa y la moldeó haciendo leyes. Construir como sociedad un modelo del desarrollo basado en la racionalidad y la moderación del instinto para ir luego paulatinamente degenerando en esto, da pena y mucho miedo al futuro.

    Reply
    1. Mire que cuando supe esta noticia, a mí también me vino el recuerdo de los soldados asesinados en mayo de 1972, y no por pensar que fuera una nueva acción de los tupamaros.

      Reply

Escribir Comentario: