García ratificó preocupación por procesamiento de soldado retirado por homicidio ocurrido en 1972

Luego de recibir críticas del Frente Amplio, el ministro de Defensa Javier García ratificó su preocupación y la del presidente Luis Lacalle Pou por el reciente procesamiento del soldado retirado Leonardo Vidal, imputado por el homicidio del tupamaro Nelson Berreta, ocurrido en 1972.

García escribió el sábado en su cuenta de twitter que reafirma “en su fondo, tono y con la firmeza democrática y republicana que corresponde”, su preocupación por la resolución judicial.

Los hechos por los que se procesó a Vidal tuvieron lugar el 15 de julio de 1972. Ese día Vidal mató por la espalda a Berreta cuando este intentó darse a la fuga, esposado, durante un traslado que había solicitado para intentar burlar a sus captores, según consta en la ficha de la Secretaría de Derechos Humanos para el Pasado Reciente. 

El jueves en rueda de prensa en la Torre Ejecutiva, García cuestionó que se responsabilice penalmente, casi 50 años después, a un soldado raso que actuó siguiendo una orden de un superior durante un operativo en la calle. García agregó además que Vidal tiene 70 años, sufre una enfermedad y vive en un contexto carenciado:

Imagínese a lo que están expuestos hoy los soldados por orden del Estado que están llevando adelante operaciones riesgosas contra el narcotráfico, el gran contrabando, lo que hacen en el perímetro carcelario, lo que hacen en las misiones de paz. El mensaje que queda planteado: ¿qué puede razonar un soldado si sabe que cumpliendo una orden que le da el Estado, que le dan sus jerarquías, el día de mañana termina siendo juzgado y preso? Es un mensaje que nos preocupa.

El Frente Amplio publicó el viernes un comunicado donde acusó a García de realizar comentarios de «extrema gravedad» y de «defender la impunidad». El texto de la coalición de izquierda expresa que esas declaraciones «son violatorias de la Constitución, de la ley y atentan contra la separación de poderes que rige nuestra forma republicana de gobierno», y que lo afirmado también implica un «ataque a la independencia del Poder Judicial».

El Frente Amplio señala además que la responsabilidad penal de un crimen que puede ser calificado de lesa humanidad no prescribe, ni depende de la condición militar o no de sus autores, y que tampoco aplica el principio de la obediencia debida.

La Tertulia de los Lunes con Martín Bueno, Teresa Herrera, Agustín Iturralde y Santiago Soto.

Continúa en...
Regla fiscal prevista en la LUC comenzará a aplicarse para armar el próximo presupuesto
Telegramas

***
Foto en Home: Javier García. Crédito: Daniel Rodriguez /adhocFOTOS

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

10 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Tal vez haya estado incorrecto García al hacer esos pronunciamientos sobre una actuación judicial en mérito de su investidura como ministro, pero en el asunto de fondo, yo le doy la razón. Yo viví aquella época, y si bien no recuerdo este episodio, me consta que en julio de 1972 estábamos todavía en el régimen institucional normal, con Poderes Legislativo y Judicial independientes, con libertad de expresión del pensamiento, y además se había decretado el estado de guerra interno conforme a lo que establece la Constitución. En ese estado, un sedicioso detenido se intenta fugar y un soldado le dispara de atrás con resultado de muerte. ¿Fue correcta su actuación o no? ¿Hubo una orden de su superior? ¿Qué dijo la Justicia de aquel tiempo, ya que no se escondió el cadáver? ¿Por qué no vamos a buscar esa información? ¿Y ahora pretendemos abrir juicio, con uno sólo de los participantes con vida, en su edad avanzada? Y esas figuras delictivas, de delitos de lesa humanidad, no estaban vigentes en nuestro país en aquella época, sino que fueron aprobadas con posterioridad. En fin; yo veo acá sólo una saña punitiva, quede prosperar será un pésimo antecedente para cualquiera de nuestras fuerzas del orden (Policía o Ejército) que se verán inhibidas de actuar ante un episodio similar.

    Reply
  2. Un hombre se da a la fuga, esposado, es abatido por una ráfaga de ametralladora, por la espalda.
    Aquella guerra que no fue tal, y aún la guerra tiene leyes, leyes internacionales que prohíben disparar a prisioneros
    esposados, de hacerlo configuran delito de lesa humanidad, inprescriptible, claramente, de homicidio.
    En tren de preguntar como en el comentario precedente ¿por qué tirar a matar en vez de hacerlo de manera intimidatoria o acaso a los pies, o quizá simplemente correr al que escapa? De nuevo ¿por qué matarlo?, mas gráfico, asesinarlo.
    Apena y mucho y alarma que el ministro tome tal postura en el tobogán ético, la ley de gravedad indica que luego de lanzado, sólo queda deslizarse, por cierto, hacia abajo.
    Confundir al Estado dando una orden, con un superior ordenando abrir fuego a matar, es una falacia horrenda.
    °
    Hubo un milico, paisano y General, que en su mayor victoria bélica dijo:
    «Clemencia para los vencidos»

    Reply
    1. Qué pasa cuando nadie tiene razón? Porque no está bien que Garcia critique un fallo judicial. Pero que pasa con que Gavazzo esté muy tranquilo en su casa o que vuelvan a poner una placa de homenaje a Castiglione en la jefatura. También en este campo hay débiles y poderosos. Y por si acaso aclaro que como débil me refiero a este soldado

      Reply
  3. Escuche con atención los comentarios de la Tertulia de los Lunes y leí igualmente los comentarios que anteceden.
    Creo que la Justicia actuó con una perspectiva ideológica y no jurídica.
    En 1972 había un estado de Guerra Interno. Un grupo de compatriotas había decidido cambiar el gobierno por las armas. En esas circunstancias el gobierno legitimamente constituído les hizo frente. En esa guerra, vale recordarlo, se daban los asaltos y emboscadas en los cuales se atacaba a los respectivos enemigos. En un procedimiento en la calle un prisionero se evade, seguramente se le da la voz de alto, no la obedece y se le dispara. Era lo lógico que ocurriese en la situación de guerra. Incluso el soldado no necesitaba de la orden para hacer lo lógico en ese momento.
    La ley de Roma es muy posterior. Se aprobó por Uruguay en 2006. El nuevo código militar hace dos años. ¿Como se va a juzgar un hecho de 1972, de acuerdo a las circunstancias de ese año de guerra, con leyes de 40 años después. Un hecho en el cual además se entendió que habían actuado correctamente.
    Estan fuera de lugar como querer juzgar nuevamente los tupamaros que fueron amnistiados en 1985.
    No estuvo feliz el Ministro, pero quienes lo critican también se han olvidado de las conveniencias de la separación de poderes cuando les ha convenido. También los poderes Judicial y Legislativo se quejan del Ejecutivo.

    Reply
    1. La convención de Ginebra sobre derecho humanitario en la guerra data de 1949 (tras la 2da guerra mundial).
      La convención Interamericana de derechos humanos es de 1969 (San José de Costa Rica) y entró en vigor en 1978, Uruguay la suscribió voluntariamente en marzo de 1985 (al retorno a la democracia en el 1er gobierno de Sanguinetti) y la ratificó en abril de ese mismo año aceptando que los fallos y preceptos de dicho organismo sean vinculantes (TIENEN FUERZA Y VIGENCIA DE LEY).
      °
      El espíritu de Artigas en la frase que cité en el anterior comentario, si es anterior y precoz en el mismo sentido de la ley: RESPETAR LA VIDA.

      Reply
  4. Aquí hay diferencias conceptuales.
    Era una situación de guerra interna. No fue un procedimiento policial en el cual a alguien se le dispara porque si.
    Como era una situación de guerra se le dió la orden de alto al huir, no la acato y se le disparó. Entre otras cosas porque se estimo que podía perjudicar el éxito de la operación.
    El MLN llevó adelante una guerra contra las FFAA. Si se entra en una guerra se debe saber a que uno se expone. No eran civiles, eran guerrilleros que se organizaban para hacer ataques urbanos. Esa es la realidad. En las guerras muere gente, a veces inocentes. Esa es la realidad. Los tupamaros mataron policías y militares. A muchos policías por ejemplo los ejecutaron por la espalda, los amarraron y asesinaron solo para sacarle el arma. Es una operación de guerra. Ahora, cuando le tiraban a ellos también era una operación de guerra.
    No se si la frase de Artigas es real o pertenece a la leyenda rosa de José Artigas. No obstante, seguramente hubo muchos realistas degollados antes de que Artigas ordenase no ajusticiar prisioneros.
    No soy abogado. No se si las convenciones mencionadas sobre derecho humanitario en la Guerra de 1949, 1969 y que luego aprobó Sanguinettí en 1985, trece años después de los hechos mencionados, tiene fuerza vinculante sobre ese suceso.
    Por otra parte tengo serias dudas de que el derecho humanitario en la Guerra castigué hacer fuego sobre un prisionero que escapa y no acata el alto.

    Reply
  5. Estimado Juan:
    Sus dudas son fáciles de evacuar, existe clarísima documentación sobre la figura y es fácil hallarla.
    Dice que NO se debe abrir fuego contra prisioneros ESPOSADOS, lo dice específicamente y dice que contravenir este precepto, configura un crimen de LESA HUMANIDAD.
    (Todas las legislaciones de la guerra son POSTERIORES a los conflictos, NUNCA a priori; el pueblo judío -por ejemplo- se lo puede atestiguar)
    Quédese usted tranquilo y las maestras de primaria también, el señor que nació en 1764 y murió en 1850, efectivamente existió.
    Saludos cordiales.

    Reply
  6. Estimado Juan:

    Sin duda que tenemos diferencias conceptuales.
    Esto no es un genocidio, no es la masacre de civiles, no es el asesinato por tortura. Es otra cosa. Es un combatiente prisionero que escapa y no acata la orden de detención.
    José Artigas afortunadamente existió y también tiene, como todo hombre de carne y hueso, claroscuros en su vida pública y privada.
    Más allá de las discrepancias, satisface intercambiar opiniones con respeto.
    Cordiales saludos.

    Reply
  7. Le agradezco el intercambio respetuoso Juan, pero no puedo menos que señalarle reiterativamente su omisión, «el prisionero que escapa…» estaba ESPOSADO (con las manos atadas y desarmado, en buen romance, de peligro nulo para el oficial ordenante, el soldado armado y cualquier tercero, en eso que sucedió y dice bien el informe de la producción de la radio, radica el delito).
    Le cedo la última palabra si usted lo desea, pues aquí concluyo, la letra explícita de ley no deja lugar a dudas interpretativas o conceptuales.(de hecho, desde Cabildo Abierto se pretende impulsar una ley de Amnistía sobre aquellos hechos para innovar en base jurídica).
    Otra vez, saludos cordiales.

    Reply
  8. No iba a quedarme con la última palabra porque creo que ya está todo expuesto. No obstante, creo que hay algo importante en el sentido de como vemos el episodio.
    Para mí el prisionero se escapa esposado, no responde la voz de alto, y ahí el oficial a cargo ordena que se detenga. Cree y puede creer que está en peligro la operación militar que está en curso.
    Esa es además la versión constrastada de la época.
    Para los que no están de acuerdo creen que se le disparó porque sí.
    Cordiales saludos.

    Reply

Responder a Juan Luzuriaga Cancelar la respuesta