Javier García sostuvo que no comparte iniciativas de Cabildo Abierto para amnistiar a militares

El ministro de Defensa Javier García sostuvo que no comparte iniciativas que surgieron desde Cabildo Abierto para amnistiar a militares que cometieron violaciones a los Derechos Humanos durante la dictadura:

La opinión del Poder Ejecutivo es la que está establecida en el Compromiso con el País, que no tiene ninguna propuesta de este tipo. Los partidos políticos que integran la coalición de gobierno y sus legisladores tienen toda la libertad que quieran para llevar adelante los temas que les parezcan oportunos. Si usted me pregunta a mí, ministro de Defensa, si comparto eso, no comparto.

El miércoles de la semana pasada, el senador Raúl Lozano sostuvo que la bancada de su partido va a trabajar en un proyecto de ley para amnistiar militares que hayan cometido delitos durante la dictadura. El parlamentario de Cabildo Abierto sostuvo que la idea es abarcar a todos “quienes no quedaron dentro de la Ley de Amnistía”, que fue aprobada en marzo de 1985 para eximir de condena a los grupos guerrilleros.

Unos días antes, en entrevista con Radio Universal, el senador Guillermo Domenech, también de Cabildo Abierto, se mostró favorable a que haya una amnistía que contemple también a los militares y dar vuelta la hoja, “sin perjuicio de atender la situación de los desaparecidos y la búsqueda de esos cuerpos”.

El sábado, el líder del sector, Guido Manini Ríos, contradijo a Lozano y Domenech y aclaró que su partido no está preparando ningún proyecto de ese estilo. “Simplemente queremos que se respeten los fallos de la Suprema Corte de Justicia” aludiendo a aquellos que fueron marcados como prescritos.

La Tertulia de los Jueves con Martín Couto, Fernando Scrigna, Daniel Supervielle y Esteban Valenti.

Viene de...
MEF destaca “estabilidad económica” de Uruguay en presentación para inversores extranjeros

Continúa en...
Telegramas

***
Documentos relacionados:

Artículo en Revista Nación: La baja calidad de la justicia

Carta de Fernando Scrigna a Búsqueda (2007): Amnistía

***
Foto en Home: Javier Garcia. Crédito: Mauricio Zina/ adhocFOTOS

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

3 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Bien por el ministro. Una cosa es que, dentro de un régimen democrático y en el marco de un estado de guerra interno aprobado por el Parlamento, un soldado mate a un subversivo que intentaba escapar en un procedimiento (que es lo que se quiere juzgar ahora, a 48 años del hecho). Y otra cosa muy distinta son las acciones cometidas por fuerzas de un régimen dictatorial contra personas que, con razón o sin ellas, estaban detenidas.

    Reply
    1. Si, intentaba escapar esposado y desarmado y le tiraron a matar por la espalda. Lo de la razonabilidad y proporcionalidad de la fuerza valdría si es que realmente estábamos en democracia. Es por lo menos discutible que se justificara dejarlo seco con una ráfaga.

      Parte del problema es que las instituciones no cayeron un día, sino que fueron decayendo peulatina e inexorablemente. Ya el haber tenido un consejero de Estado que trabajaba para la CIA digamos que no fue un signo de salud para la democracia y las instituciones. El país estaba ya empezando –como bien dice el proverbio– a podrirse como los pescados, desde la cabeza. Y cuando eso pasó, ni tupamaros había aún: fue en el primer gobierno blanco. El enemigo eran los «comunistas chapa 15» de Luis Batlle.

      Saludos cordiales.

      Reply
      1. Por más que estuviera desarmado y esposado, si intentaba huir era un acto de resistencia, y no se olvide que estábamos en estado de guerra, decretado por el Parlamento; así que, si no se pudiera justificar del todo, sí se puede comprender. Distinto es el caso de los desparecidos en dictadura, que era gente que estaba en su casa o en su trabajo y los iban a buscar para secuestrarlos. Por otra parte, le recuerdo que consejeros de Estado no existían en democracia porque ese órgano lo creó la dictadura. Por último, concuerdo con Ud. en que las instituciones no cayeron en un día sino que fue un proceso paulatino, pero la primera acción de los tupamaros fue el asalto al club de tiro suizo en 1962, en el primer gobierno blanco; hay que agregar que entonces no se sabía que se trataba de un grupo subversivo (y con nombre propio, además) , o se negaba que lo fuera.

        Reply

Responder a Leonardo Nidingas Cancelar la respuesta