Juez obliga a que una niña pase de año pese a que los maestros habían resuelto lo contrario

“No se puede someter a un niño a una frustración tan grande como lo es la repetición cuando la verdadera carencia fue de la propia institución».

Así justificó magistrado Gerardo Álvarez, juez de familia, su decisión de promover a una niña del colegio Santa María con dificultades de aprendizaje, y dar lugar al recurso de amparo que habían presentado sus padres, a pesar de que la maestra y los sicólogos del colegio habían resuelto que debía repetir cuarto año.

La resolución judicial, que fue apelada por el colegio y será analizada ahora por un tribunal de Apelaciones de Familia, fue cuestionada por el consejero de Educación Inicial y Primaria, Héctor Florit, la directora general de ese consejo, Irupé Buzzetti, y el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza Privada (Sintep).

Todos coincidieron en que no puede ser un juez quien determine que un niño sea promovido, que el fallo menoscaba la autonomía de la Educación Primaria y que vulnera el derecho de la alumna. Esas opiniones, recogidas por la prensa, fueron calificadas por la familia como “una forma de presionar a la Justicia”.

La Mesa con Adriana Marrero, Rafael Porzecanski, Felipe Schipani, Guillermo Fossati.

Viene de...
PC y MPP reclaman sanciones para vicepresidente de ASSE por contratar a su nuera

Continúa en...
Telegramas

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

6 Comentarios - Escribir un comentario

  1. La repetición no es una denegación del derecho a la educación, sino parte del proceso educativo. Repetir, si no se alcanza el nivel, es parte del proceso. La expulsión escolar SÍ es una denegación del derecho, pero no es este el caso. ¿Qué validez tendrán los diplomas escolares si no son reflejo del nivel educativo adquirido???

    Reply
  2. O sea que de aquí en adelante, los padres no deberán gastar en colegio privados, mejor ahorren para pagar un abogado a fin de año y reclamar el pase de año de su hijo. El juez decidirá que el alumno pase sin importar si aprendió o no. Un desastre por todos lados. Por tanto, este desastre terminará con que pasen todos y no repita nadie. Y en último caso, si alguien no sabe para pasar de año, que el juez de familia le tome un examen (de lo que no sabe pero no importa ), y éste determinará, escuchando a un abogado defensor, que alumno pase año y todos contentos. Un espanto !!!

    Reply
    1. Diego F. Roselli Mailhe · Edit

      Quedó planteado con mucha gracia. La verdad.
      A partir de un episodio de este tipo, la afirmación de que pasar de año es un derecho del niño, está a un paso.
      Hay que tener mucho cuidado con lo que se hace.
      Y hay otra pata en este problema, a la que nadie hace mención. ¿Y si el colegio tuviera razón? ¿Y si a la chica, sea cual sea su dificultad, efectivamente le hiciera bien repetir el año?
      En ese caso, los padres tendrían que asumir el rol de «contenedores», de «acompañantes», de hacer comprender a la chica que lo que le ha pasado le va a hacer bien.
      Pero a los padres nos cuesta asumir las dificultades de nuestros hijos. Y muchas veces creemos fielmente que los estamos protegiendo, pero podríamos estar haciéndoles un daño muy grande.

      Reply
  3. Excelente Marrero y Fosatti.Y como dice el oyente los maestros y profesores no cometen arbitrariedades, son infalibles?Si no aprendiste en uno año, ¿ que garantiza que repitiendo la misma estrategia vas a aprender? Nada.La repetición es una medida del fracaso del sistema de enseñanza y de los docentes que no supieron estar preparados para abordar la enseñanza de niños y jóvenes que se salen del libreto.

    Reply
    1. Diego F. Roselli Mailhe · Edit

      Eso, Gabriela, es más que cortar grueso.
      La repetición es una medida, como tantas. A algún alumno podrá servirle y a otro no. Conozco casos, muchos, en los que la repetición fue una buena cosa. Fue una medida bien fundada. A quien repitió, le hizo bien. El resto de su recorrido escolar lo demuestra.
      ¿Quiere decir que a todos les sirve? No necesariamente. Pero asumo que el equipo de dirección, en conjunto con el docente y los psicopedagogos de la institución, tomaron la decisión que creyeron correcta, en beneficio del alumno. No es un castigo.
      ¿Verdaderamente se cree que el docente, de por sí y ante sí, tomó la decisión de que la alumna repitiera? ¿En el Santa María? Definitivamente no. Nadie hace eso en los colegios que yo conozco, y conozco unos cuantos.
      ¿Que esto no fue conversado en más de una oportunidad con los padres? Tampoco lo creo.
      ¿Qué consulta hizo el juez con el equipo de dirección del colegio? ¿Qué técnicos consultó?
      Me ofrece muchas dudas la forma en que se procedió.

      Reply

Escribir Comentario: