Jutep: Moreira y edila blanca violaron los principios de probidad e imparcialidad en la administración pública

El Partido Nacional evalúa cómo abordará formalmente el informe de la Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep), conocido el viernes, a propósito de los audios en los que se escucha al ex intendente de Colonia, Carlos Moreira, sugerirle a una edila blanca que podría acceder a su pedido de renovación de una pasantía para una tercera persona a cambio de mantener relaciones sexuales.

Según el dictamen de la Jutep, Moreira, pero también la edila María José García, violaron los principios de interés público, de probidad y de imparcialidad establecidos en el Decreto 30/003, que orienta el comportamiento de los funcionarios públicos, y que está reglamentado en la Ley 17.060.

Además, el informe firmado por Ricardo Gil Iribarne y Matilde Rodríguez Larreta, señala que ambos jerarcas incumplieron «la prohibición establecida en el artículo 31” del mencionado decreto, que abarca «la solicitud de favores, promesas, u otras ventajas para sí o para terceros, sin que la disposición exija que lo solicitado haya sido efectivamente concedido».

Con respecto a las pasantías, la Jutep señala, a raíz de la información recabada, que «en lo referente a prórrogas, no se verifica el cumplimiento de las normas y de procedimientos establecidos por la propia Intendencia». «Por la vía de las prórrogas de las pasantías se contradice el espíritu del plan departamental de Primera Experiencia Laboral y el declarado objetivo de que ese plan sea un disparador hacia la inserción definitiva en el mercado laboral», agrega el informe.

Moreira renunció a la Intendencia de Colonia el viernes pasado para postularse a la reelección al cargo. El martes había sido proclamado por la convención departamental del Partido Nacional como uno de los tres candidatos que llevará ese lema. Unas horas antes, a pedido de la fiscal del caso, la justicia penal había  archivado la causa sobre los audios.

La Tertulia de los Lunes con Martín Bueno, Carmen Beramendi, Pablo Carrasco y Martín Couto.

Continúa en...
Decisión de homenajear a Vázquez generó diferencias dentro del PIT-CNT
Telegramas

Documento relacionado
Informe de Jutep sobre caso Moreira en Colonia

¿Mirás nuestros videos, escuchás los audios, leés las notas que subimos a la web? La continuidad de esos servicios depende de que tú contribuyas a financiarlos. Te invitamos a ser Socio 3.0 de En Perspectiva, asumiendo un abono mensual. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

Comunicate al 2902 5252 – interno 109

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

7 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Lo que plantea Carrasco es como decir que no debería existir la JUTEP. Es discutible, como todo sistema que sanciona conductas, pero existe exactamente para usarla en casos como este.

    También discrepo con Beramendi en que lo público y lo privado deban mezclarse. Justamente el problema acá es ese, es el entrevero de un asunto de interés público con uno de interés privado. Si Moreira le planteara a García tener sexo como un asunto estrictamente personal, incluso ofreciéndole alguna retribución de su peculio, sería un asunto que sólo les incumbe a ellos. Siempre que no haya insistencia, no es un problema. Si la hay, se trata de acoso sexual, es una cuestión policial y penal. Pero, tratar de cambiar actos administrativos por sexo es algo de otra dimensión, justamente grave porque mezcla lo público con lo privado.

    Finalmente, estoy totalmente de acuerdo con la JUTEP y creo que el PN se haría bien y le haría bien a la política del país apartando de sus listas a Moreira y a García. Sobre todo teniendo en cuenta que el que ellos ganen la elección en Colonia no depende que estas figuras estén. Sinceramente no entiendo porqué dudan.

    La punición siempre tiene por lo menos tres funciones: la correccional, el castigo ejemplarizante y la profilaxis. La correccional en el caso de Moreira no sé si tiene mucho sentido ya, a esta altura de su vida. Pero sí puede ser útil en el caso de García, que ya tenía muy integrado este mecanismo de llamar para pedirle actos improcedentes al intendente. El castigo ejemplarizante sí funcionaría, le mostraría a los políticos del PN en Colonia y en todo el país que actuando de esa forma se arriesgan a quedar afuera de la carrera porque el partido no las tolera. Nada disciplina más que la certeza de recibir un castigo fuerte. La profilaxis tampoco hay que descartarla. A fin de cuentas, si Moreira es candidato es probable que gane. Nada le impediría seguir haciendo lo mismo. Ya lo hizo, se supo y no pasó nada. El mensaje del PN con Moreira de candidato a intendente sería de claro respaldo a este tipo de conductas. Difícil salir a cortarle el paso a otros con este antecedente de laxitud.

    Reply
  2. Este organismo (JUTEP) tiene un directorio de tres integrantes (presidente, vice y vocal) avalado por 3/5 de votos en el Senado.
    En una voltereta sorprendente el Sr. Carrasco intenta licuar en retórica desenfocada el fallo de dicho organismo.
    No está bien haber dado vueltas carnero de alegría aplaudiendo en el aire cuando dió una sentencia lapidaria contra Sendic y ofenderse cuando lauda duro contra Moreira; el respeto al organismo y sus funciones y fallos -gusten o no- es de manual sobre la coherencia institucional.
    La Ética no es un trapito que se mancha y se lava y se enjuaga a gusto y conveniencia de la medida del usuario debatiente.

    Reply
    1. También llama la atención que Carrasco crea que estas cosas no pasan en las empresas privadas. Al menos debe haber escuchado hablar alguna vez del «derecho de pernada» en el medio rural. El dueño de una empresa tiene mucho más poder que un intendente y no tiene adversarios dentro de la empresa, como tienen los políticos. Este caso se destapó gracias a la competencia interna de dos grupos del PN de Colonia.

      Reply
  3. La falta de ética en el episodio es notoria, en cuanto al fallo de la Jutep es correcto, aunque hay que recordar que como bien dice las pasantías no se pueden extender demasiado, dado que dejan de ser tales, ahora bien, hay que recordar que el tema de las pasantías y sus renovaciones no es sólo un problema de las intedencias, o de la intendencia de Colonia, en la Administración Central pasa lo mismo todo el tiempo, al igual que con los concursos que si bien son el medio más apto para que alguien ingrese a la función pública se desvirtuan si en las bases el resultado es dirigido a una o varias personas, dado que los requisitos son que haya prestado servicios tanto tiempo en esa repartición, etc., etc., requisitos que sólo los cumple la o las personas que se quiere que ingresen, lo cual pasa todo el tiempo, por lo menos en la administración central. O sea que discrepo con Couto, el problema en el informe de la Jutep no es el otorgamiento de las becas, sino su renovación, lo cual reitero debería ser observado por lo menos en toda la administración central, la otra parte es lamentable de ambas partes, de quien pide, graba y altera las grabaciones y de quien responde al pedido con algo totalmente fuera de lugar en una función pública.

    Reply
  4. Me parece que el planteo de la JUTEP va más allá de si hubo pedido de favores sexuales o no, y apunta a todo el régimen de pasantías; sobre todo en cuanto a la renovación, que parece no ajustada a derecho, y sería una falta común a varias intendencias. Qué quieren que les diga; tiene razón; está mal que se haga así, pero tampoco podemos nosotros pedir imposición de justicia, que vemos el problema con ojos de montevideanos y desconocemos el sentimiento de la gente de cada departamento del interior, donde el intendente es un vecino conocido, directamente o por interpósita persona, a quien se ve como natural pedirle una «gauchada». Hay que actuar por la vía de la persuasión y convencimiento, para que se dejen de lado esas prácticas anormales, y no entrar a cortar dando la sensación de que «somos los cajetillas que venimos a meternos en un problema ajeno».

    Reply
    1. Estimado Jorge,

      Entiendo su punto de vista y creo que es justamente el que suele tener el PN. Es pensar que la descentralización significa que hasta la ética de la gestión pública pueda depender del gusto del lugar. Al fin y al cabo los blancos son los federales y los colorados los unitarios y eso me temo que va a paralizar a los blancos.

      Decidir por voto popular si los ciudadanos quieren o no a un dirigente que prodiga favores con plata pública es la forma de consolidar sus políticas. Los intendentes cuando reparten contratos digitados, a término y de dos pesos, saben que están comprando los votos de una familia. Lo mismo pasa cuando regalan chapas o bloques, saben lo que eso significa para un pobre y que lo afectivo pesa al votar. Así se construye al «vecino conocido» al que usted se refiere. Nadie deja de ser pobre con un carguito de esos o por cambiar las chapas del techo, pero temen que si cambia el sector que gobierna, pierdan ese teléfono rojo con las autoridades y además sienten una deuda moral con el dirigente.

      En fin, yo no tengo muchas esperanzas, excepto que el tema del feminismo termine pesando y que lo saquen por eso. Ya comenté que no creo que haya al menos en esas conversaciones un abuso sexual. Pero, capaz que de rebote, por las malas razones, se logra depurar la política de Colonia de este personaje y dar una señal dura al resto del sistema.

      Reply
  5. Estimados Ana y Jorge:
    1/ ANA- Si hay irregularidades en la Administración Central con el otorgamiento de pasantías, basta con denunciarlo a las autoridades pertinentes y aportar las pruebas de rigor.
    2/ JORGE- No existe la república independiente de Colonia, somos todos ciudadanos uruguayos, si podemos y también debemos pedir imposición de justicia con los ojos que tengamos. Lo contrario es complicidad, o pura ceguera nomás.
    Saludos cordiales
    Juan/Reus

    Reply

Escribir Comentario: