La Asamblea General votó la reelección de Petit como comisionado parlamentario para las cárceles

La Asamblea General votó ayer por unanimidad (117 en 117) la reelección de Juan Miguel Petit como comisionado parlamentario para el sistema carcelario.

Legisladores de todos los partidos destacaron el trabajo de Petit, que recibió una ovación de pie cuando ingresó al plenario de la Cámara de Representantes para iniciar su segundo período de gestión.

Luego del acto de toma de posesión, y hablando en rueda de prensa, Petit dijo que Uruguay está «entre los 20 países del mundo con más presos». y abogó por ampliar la aplicación de medidas alternativas al encarcelamiento.

Uruguay tiene un sistema de medidas alternativas muy débiles. Estamos en un 128% de densidad de la población penitenciaria. Es decir que cada 100 plazas hay 128 personas. A partir del 120% el hacinamiento es crítico. El crecimiento de la población penitenciaria es muy alto, 11% más que el año pasado, y crece 30 veces más rápido que la población nacional. Estamos generando más personas privadas de libertad que nuevos ciudadanos.

Petit es doctor en derecho y ciencias sociales; fue director del Consejo del niño e Instituto Nacional del Menor, y relator especial y asesor en derechos humanos de Naciones Unidas, entre otros cargos; también trabajó como periodista y editor de varios medios de prensa, entre ellos el semanario Jaque y la revista tres, de los cuales fue fundador.

La Tertulia de los Jueves con Martín Couto, Daniel Supervielle, Esteban Valenti y Cecilia Eguiluz.

Continúa en...
A siete meses de la emergencia sanitaria: ¿Qué nos cambió como sociedad la pandemia?
Telegramas

***
Foto: Juan Miguel Petit. Crédito: Pablo Vignali / AdhocFotos

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

4 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Confieso que mi sensación es que ni la unanimidad ni la ovación de pie ni todos los discursos de reconocimiento -todos muy merecidos- alcanzan. Más bien le temo a los fuegos artificiales que una vez que se apagan dejan silencio y oscuridad.

    ¿Qué duda cabe que Petit merece esa unanimidad y esa ovación? Ninguna. Suscribo cada uno de los múltiples elogios señalados por el panel. Pero… ¿señal de buenos vientos? Ojalá, claro, pero quiero verlo. Mi temor no es ni más ni menos el que Esteban nombra: «depositar en una persona la responsabilidad colectiva». La foto del emotivo instante del aplauso no es más señal que los brindis y abrazos de nochebuena mientras eso no se traduzca en hechos: en que la voz del Comisionado sea escuchada y tenida en cuenta.

    Y eso no será sencillo. Las cárceles, los presos «no pagan». La sociedad eligió cambiar de gobierno y el tema de la inseguridad fue en gran medida determinante en ello. ¿A cuántos integrantes de la sociedad les preocupa los derechos humanos de los presos? A pocos, y si bien no sé a cuán pocos, es muy seguro que a una minoría. Y eso los políticos lo saben, y mejorar las condiciones de las cárceles y crear programas de medidas sustitutivas implica dinero que debe salir de alguna parte y será menos dinero para un otro que no quiere que su dinero se lo lleve «el lado oscuro» de la sociedad. 

    Mientras eso no se resuelve, una persona hace de colchón a los impactos de la fractura social y debe poner la cara a múltiples frentes: los propios presos, sus familias, los directores de cárceles, las autoridades del ministerio, rendir cuentas al parlamento, y en tanto enfrenta la indiferencia social por un tema que (mayoritariamente) no interesa. Parecen o simulan no ver que no se trata sólo de los DDHH de los privados de libertad, sino de la reconstrucción del tejido social. 

    Confío sin vacilar en la profunda vocación social y de servicio de Petit. No confío tanto en los que aplauden de pie, emocionados. Demuestren que no fue solo para la foto.  

    Reply
    1. Y, ¿no será que hace falta alguien que se exprese en nombre de esos para quienes no interesan tanto los derechos humanos de los presos, como Ud. dice? El discurso políticamente incorrecto no paga…

      Reply
  2. Mi amigo del pleistoceno habla de temas institucionales que también son muy importantes pero yo cada vez que escucho a Petit me pregunto cómo puede manejar el dolor y la vergüenza ajena que seguro siente cuando largan a la calle a un liberado a las 10 de la noche y con 100 pesos en el . bolsillo . Y que conste que no hablo de buenísimo, hablo de la humanidad que que reconoce Supervielle y que necesitamos recuperar

    Reply

Escribir Comentario: