La desigualdad de ingresos es “propia de la naturaleza humana y es justo que así sea”, dijo el presidente de la ARU (I)

¿Mirás nuestros videos, escuchás los audios, leés las notas que subimos a la web? La continuidad de esos servicios depende de que tú contribuyas a financiarlos. Te invitamos a ser Socio 3.0 de En Perspectiva, asumiendo un abono mensual. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

Comunicate al 2902 5252 – interno 109

El presidente de la Asociación Rural, Gabriel Capurro, dedicó buena parte de su discurso de cierre de la Expo Prado, al tema de la pobreza, la distribución de la riqueza y la desigualdad.

El sábado, delante del presidente Luis Lacalle Pou y varios ministros, Capurro preguntó si “es más importante resolver el aumento de la desigualdad de ingresos o el aumento de la pobreza”. El dirigente gremial sostuvo que para la ARU lo más importante es resolver la pobreza porque la desigualdad de ingresos “siempre va a existir por la propia naturaleza humana”.

Aunque todos podemos estar de acuerdo en que la desigualdad extrema no es deseable, la realidad es que la desigualdad de ingresos va a existir siempre por la propia naturaleza humana, y es justo que así sea. Las personas somos todas distintas, tenemos objetivos de vida diferentes, actitudes y aptitudes diferentes, y actuamos y trabajamos en consecuencia. Las diferencias existen y van a existir siempre entre las personas, y por lo tanto en los ingresos, que no pueden ni deben ser iguales.

Capurro dijo que los gobiernos ponen el énfasis en atacar la desigualdad de ingresos y no la pobreza porque es más fácil, rápido y más popular. 

El dirigente sostuvo que atacar la pobreza y la desigualdad con un aumento de impuestos puede derivar “en el populismo, desestimulando al que arriesga, al que invierte, al que más se esfuerza y genera riqueza y perpetuando la pobreza y su dependencia del estado cuando las prestaciones sociales se dan en dinero efectivo y sin contrapartida”.

En esa línea, dijo que la ARU apoya “la política del gobierno de no crear ni aumentar impuestos y poner el énfasis en la austeridad y en la baja del gasto”. Capurro dijo que esta “es la primera vez que se hace un ajuste fiscal sin aumentar impuestos o crear nuevos, haciendo el ajuste en el Estado y no trasladando los costos a los sectores privados de la economía, “como ha sido tradicional en el pasado”.

El discurso de Capurro fue criticado por varios dirigente frenteamplistas. Por ejemplo, el secretario general del Partido Socialista, Gonzalo Civila escribió en twitter. “El presidente de la ARU dice que la desigualdad es natural y justa. Muchas veces reproducimos esa ideología. ¿Cómo va a ser justo que una minoría concentre la riqueza mientras una mayoría pelea por sobrevivir? Que se escuchen nuestras razones de por qué #Ladesigualdadnoesjusta», escribió en su cuenta de la red social Twitter.

La Tertulia de los Lunes con Pablo Carrasco, Martín Bueno, Ana Laura Pérez y Daoiz Uriarte.

***
Documento relacionado: Discurso de Gabriel Capurro en el cierre de la Expo Prado 2020

Continúa en...
La desigualdad de ingresos es “propia de la naturaleza humana y es justo que así sea”, dijo el presidente de la ARU (II)
Mujica: Manini Ríos “está a tiempo de conseguir información sobre detenidos desaparecidos”

***
Foto en Home: Gabriel Capurro en la ceremonia de clausura de Expo Prado 2019 organizada por la Asociación Rural del Uruguay en el Prado de Montevideo. Crédito: Javier Calvelo / adhocFOTOS

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

10 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Lo de Capurro es asombrosamente erróneo. Primero: ya nadie discute la tendencia a la concentración de capital del sistema (capitalista) actual. No creo que pueda haber igualdad, ni siquiera que sea justo procurarla. Lo que hacen los Estados avanzados es simplemente tratar de contrarrestar esa tendencia inexorable a maximizar la desigualdad.
    Cuando éramos becarios postdoctorales en nuestros respectivos campos (investigación biomédica) recuerdo un colega que había juntado 30 mil dólares, para comprarse un auto. Su hermano, empleado de una «start-up» de biotecnología, lo convenció de olvidarse del auto y poner la plata en la startup.
    Mi amigo ahora tiene varios millones de dólares, está retirado, sin haberse destacado nunca en su campo profesional. Algo similar ocurrió con mucha gente que hace diez años compró acciones en Tesla.
    Ni que hablar de aquéllos que simplemente han heredado sus fortunas. Alguien que heredó un millón y los puso en un «fondo índice» ha ganado en promedio 8% por año en los últimos 50 años, sin mover un dedo, y ni siquiera pensar. Acá en Chicago, donde vivo, conozco mucha gente en esa situación. La desigualdad con la gente que vive en el sur de la ciudad es extraordinaria (entre otras perlas, se están muriendo de COVID a un ritmo unas diez veces mayor que quienes vivimos en el Centro). Esa asimetría no tiene nada que ver con méritos.

    Reply
  2. Rompió el hielo de la tertulia el polémico Sr. Carrasco, parecía que la cuestión iba a derivar en modelos filosóficos (Locke, Kant, las diferencias entre ambos, su bien amado, el radical Friedman o acaso el más fraterno y humanista Rawls y si acaso molesto a alguien, puedo adjetivar a éste último, como «soft», aunque me parece insulso).
    No sucedió, de hecho el discurso del Sr. Capurro no encaja en el liberalismo ni siquiera en el neoliberalismo, tampoco se destaca por lo conservador, directamente es retrógrado -una suerte de neo feudalismo, por ponerle humor-, es anti temporal en el más profundo sentido histórico y civilizatorio.

    Absurdo sería ignorar el poder central de la agropecuaria en nuestra economía; en este mismo programa fue entrevistado el ministro del ramo, el Sr. Uriarte y se proclamó como representante del sector, Emiliano, con sorpresa, repreguntó si aquello estaba bien, sin titubear el ministro ratificó.
    El propio Presidente fue asiduo concurrente por extensos ratos al Prado en claro mensaje de apoyo al campo que, mejor leído, significa que le entregó la cocarda de «malla oro» a la ARU.

    Tal vez y sin quizá, haya que replantearse el status quo de esta actividad productiva en un par o más de sentidos; auto reproduce una casta terrateniente reclamante que califica sin temblar a la pobreza de «justa»; el modelo se perpetúa como protagonista de eje y no de pocas formas, en su poder, opaca y aletarga el ensanche de la matriz productiva, imperioso para generar bienestar en éste mundo dinámico.

    Dejo por acá aunque da para mucho más.

    Reply
  3. Asi como el alcohol remueve inhibiciones, la embriaguez de sentir que además de retener el poder han podido recuperar el gobierno ha hecho que, tanto la ARU como el Presidente, desechen lo políticamente correcto y se muestren como lo que son. Discursos y edición de la Exposición que serán recordados en los próximos años sin duda. Sólo falta ahora que transcurran los 10 días que hizo mención Uriarte para saber si COVID desfiló por el ruedo y la borrachera dará paso a la resaca o no.

    Reply
  4. A lo largo de la historia las civilizaciones han ido evolucionando y abandonando lentamente la barbarie a pesar de personajes como el presidente de la A.R.U., y no gracias a ellos. Toda época hizo su pequeño o gran avance y en todas ellas encontraron la resistencia de sectores de poder atrasados, reaccionarios, ventajeros, etc.

    A pesar de sus poses actuales, a la luz de lo que piensan hoy estos sujetos es fácil darse cuenta qué intereses hubieran defendido en la Roma de Jesús, en la Francia de la Revolución, en la América esclavista, en la Banda Oriental Artiguista, en la India de Gandhi o en la Sudáfrica del apartheid, por poner solo algunos de los grandes ejemplos de la historia de occidente que pautaron nuestro desarrollo cultural con la igualdad como eje.

    Ese avance, con sus marchas y contramarchas, es implacable. Esas grandes fuentes de inspiración para la humanidad son las que construyeron lo que somos, así como tengo la certeza que son hoy también las más elevadas causas humanas las que construyen lo mejor de la sociedad del futuro.

    Los capurros y los que con pedantería insolente y agresiva se hacen eco de esas miserias, no son nada. Pura charmusca. Intrascendentes, desaparecen en la historia como la nada que son. En todo caso, el repudio que generan, habrá servido en su momento para saber de qué lado no hay que estar.

    Reply
  5. La desigualdad de ingresos es propia de la naturaleza humana. Yo la dejaría por ahí, sin calificar de justo o injusto. Porque la realidad no es justa ni injusta, sólo es. La causa está en que unas personas son más habilidosas que otras, o se dedican acosas que despiertan más interés o deseo. Por ejemplo, un Suárez o un Cavani tienen ingresos mucho mayores que un jugador ordinario de nuestro medio. Claro; es esperable que las desigualdades no sean acentuadas y que haya un ingreso razonable para todos, pero ojo, porque los intentos de disminuir desigualdades siempre se han volcado a sacar al que tiene más para dar a quien tiene menos, o sea: igualar para abajo. ¿Por qué nunca nadie ha propuesto un medio para que el que recibe menos aumente sus ingresos hasta llegar a un nivel comparable a los que reciben más?

    Reply
  6. Suárez y Cavani no heredaron fortuna, no pertenecen por legado a una élite, es más que evidente que son excepciones y muy excepcionales fuera de toda regla del común de la gente; en cambio Capurro si cumple con la regla de su clase social patricia y en su caso particular, de oligarca.
    ¿Entiende la diferencia Jorge?
    Hijo de rico = rico
    Hijo de pobre = pobre
    Esa es la regla con escasas excepciones, que sí las hay.
    Saludos cordiales

    Reply
    1. Los gallegos e italianos que vinieron a nuestro país después de las dos guerras del siglo pasado no eran ricos; venían huyendo de la pobreza. Pero agacharon el lomo, metieron para adelante, y así lograron, por lo menos, un buen pasar. Y por otro lado, hay más de un hijo de rico que se patinó la fortuna heredada y quedó en la llaga.

      Reply
      1. Estimado Jorge:
        Si se elige razonar por las excepciones y no por las reglas de los hechos sistémicos, más que en el argumento se cae en la retórica y la retórica por regla también, tiene problemas con la realidad.
        El ejemplo del fútbol lo realizó antes que usted en Twitter el director de ya se sabe que diario, no le fue bien, mal ejemplo.
        Los emigrantes en su inmensa mayoría, lo son por necesidad y aún peor, por desesperación; lo sé, fuí uno de ellos y lograr un buen pasar agachando el lomo cuadra en esos dos sentidos: necesidad o desespero, tal precio pagado por él, es un premio consuelo y el precio es caro: sumisión y tiempo de vida.
        No intento convencerle (al decir de Saramago, dicho intento es el intento de colonización del otro y suscribo tal dicho), no obstante, le repito que concluir una hipótesis razonando por la excepción excluye a la regla y no es buena idea.

        Disculpe usted si llegué a molestarle con mi intercambio.
        Sinceramente saludos cordiales para usted, que en la discrepancia, opina con lealtad, no es poca cosa y aprecio tal actitud, que no es lo más frecuente en éstos días.
        Acá termino el tema por no abusar de este espacio.

        Reply
      2. No fueron las voces de esos gallegos e italianos, que por cierto comenzaron a llegar bastante antes del fin de las dos guerras, las que se escucharon en los discursos de cierre de la Expo Prado. Fue la voz del patriciado, gente que tanto el Sr. Capurro, el ministro Uriarte y el presidente Lacalle Pou conoce muy bien pero totalmente ajena a mí y probablemente a Usted y al Sr. Torres.
        Descriptos y recopilados sus integrantes con esfuerzo y dedicación por Diego Castro Arrúe en su blog:

        http://elpatriciadodelriodelaplata.blogspot.com/2011/11/el-patriciado.html

        esta gente mira con desdén (y con algo de resentimiento), a aquellos gallegos e italianos inmigrantes que hicieron fortuna por tratarse de «nuevos ricos», como muy bien apunta Tessa García, autora del libro «Manual Ilustrado de la gente bien».
        Están ahí desde los tiempos de la Independencia como ellos dicen, adaptándose a los desafíos de la modernidad para tratar de retener poder. Hoy están en el gobierno. Están eufóricos y se nota.

        Reply

Escribir Comentario: