En la última semana se registraron once homicidios

Octubre viene siendo el mes más violento desde que asumió el nuevo gobierno con 15 homicidios registrados, 11 de ellos durante la semana pasada.

El sábado, el ministro del Interior, Jorge Larrañaga, atribuyó el aumento de este delito a “la situación de emergencia en materia de seguridad” que “heredó” del gobierno anterior y que es difícil de revertir en ocho meses de gestión.

En 15 años lamentablemente fracasaron políticas de seguridad, sociales y educativas. También se agrega la lucha contra la droga que tiene coletazos de violencia porque en el epicentro del los delitos está la droga, generando este tipo de situaciones de las que nos hacemos cargo, y no nos hacemos los desentendidos. No echamos culpa pero sí decimos que recibimos una situación compleja porque la pobreza no arrancó el primero de marzo.

Larrañaga dijo que “no escuchó la autocrítica de quienes, habiendo tenido tiempo y recursos para cambiar la realidad, nos dejaron este estado de situación”. 

Por su lado, el Director Nacional de Policía, Diego Fernández, declaró el viernes en rueda de prensa que “el homicidio es un delito muy difícil de prevenir”. En su opinión, el problema “no son los policías” sino “que cada vez hay más delincuentes, son más violentos y están transversalizados por la droga”.

La Tertulia de los Lunes con Martín Bueno, Teresa Herrera, Fernando Isabella y Agustín Iturralde.

Viene de...
Presupuesto: Mientras se vota, oficialismo y oposición confrontan visiones sobre el gasto público

Continúa en...
Telegramas

***
Foto en Home: Jorge Larrañaga en el Ministerio del Interior. Crédito: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

3 Comentarios - Escribir un comentario

  1. El discurso del ministro es coherente con su campaña «vivir sin miedo» y con su crítica a Bonomi.
    Los discursos coherentes o no, si en algún momento no se refrendan en la realidad, quedan en el ruido y a la intemperie.
    La hora de los discursos ya pasó.

    Reply
  2. El problema es evidentemente multifacético: es económico, pero también cultural. Las penas son cortas, las cárceles están desbordadas, los jueces la evitan todo lo que pueden porque saben que los empeora: todo eso se arregla con (mucha) plata. ¿Quién la va a poner? ¿Los malla oro?

    Pero también está la cultura marginal, que ha ido creciendo desde que tengo uso de razón. La pobreza no empezó el primero de marzo de 2020, pero tampoco el primero de marzo de 2005 y de hecho disminuyó a la par que aumentaban los delitos. ¿Es la pobreza lo que genera delincuentes? en ese caso, es cada vez más eficaz para hacerlo, porque el descenso de la pobreza y el aumento del delito, especialmente el delito violento, se dieron a la vez durante los 15 años de gobiernos del FA. Tanto la derecha como la ziquierda van a tener que ensayar explicaciones más lúcidas para este problema. Ver al ministro explicando el problema como lo hacía una parte del FA da pena, porque muestra que no saben para donde arrancar.

    Ningún producto ni servicio lícito genera violencia ni mafias. Mi esperanza en esto es que algún día abandonemos las políticas prohibicionistas en occidente y veamos esto como un gran error histórico, una pesadilla como la ley seca en EEUU. ¿Alguien defendería hoy seriamente una ley seca contra la producción, venta y consumo de bebidas alcohólicas? Bueno, falta aprender de la historia. Y en eso estoy contra lo que dice Herrera: jamás se podrá luchar contra la corrupción que generan las políticas prohibicionistas. Siempre tienen mucho más dinero que el que puede destinar el Estado para imponer la prohibición. Morabito sólo maneja 60.000 millones de dólares, que es más que el PBI de Uruguay hoy día. ¡Es un callejón sin salida! No pudo un estado policíaco por excelencia con la mafia del alcohol y ¿vamos a poder nosotros? En eso Larrañaga es un dinosaurio, porque no sólo no entiende que está dando una batalla perdida, sino que quiere volver atrás con las pocas cosas bien que se han hecho en este sentido. La idea de perseguir los clubes de marihuana atrasa la historia.

    Reply
  3. Primero liberar las drogas pata terminar con la corrupción política,segundo más bala con el que se aparte de los buenos modales, tercero más cárceles y que trabajen.
    Luego terminar con el verso de que las causas del delito son multicausales , la pobreza etc.
    15 año de socialismo no resolvieron nada.Dejarse de jorobar con las armas en manos de particulares, las que importan son las de los delincuentes y las consiguen de las propias autoridades.
    Por último me parece mal periodísticamente que no intervenga el moredador y se dejen pasar comentariis falsos como que el frente amplio entregó al país con una buena situación económica, falso un nivel de deuda 3 veces superior al 2002 sin crisis, 6 puntos de defícit fiscal y un nivel impositivo nunca visto , todo esto luego de 15 años de bonanza.

    Reply

Escribir Comentario: