¿Cuál es la vigencia hoy de las ideas de Marx?

Mañana se cumplen 200 años del nacimiento del filósofo alemán Karl Marx. En el segundo bloque de esta Mesa de los Viernes abordamos a Marx pero desde la actualidad: ¿Sigue vigente su pensamiento? ¿Por qué?

La Mesa de los Viernes con Juan Grompone, Gonzalo Pérez del Castillo, Ana Ribeiro y Mauricio Rosencof.

Viene de...
El pensamiento de Karl Marx, a 200 años de su nacimiento

Continúa en...
Telegramas

***

Foto en Home: Retrato de Karl Marx, c. 1865, imagen de dominio público. Crédito: John Jabez Edwin Mayall/Roger Viollet Collection/Getty Images.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. A Marx no lo financió la plusvalía de una fábrica textil de Manchester. Si hubiese sido así, habrían sido los propios obreros los que por propia voluntad lo mantendrían recurriendo a esa plusvalía. A Marx lo financió el ricachón que se quedó con la plusvalía y que, vaya uno a saber por qué, derrochó y malgastó su dinero en mantener a este mantenido, que nunca trabajó en su vida, que era un misógino y un pésimo estudioso de economía.

    El análisis elemental que hace el Sr. Grompone es correcto y muestra de manera sencilla y contundente que la teoría marxista no soporta ni siquiera el análisis más superficial.

    Pero lo malo de todo esto no es la teoría marxista o el propio Marx. Lo que Marx hizo, por más errado que esté, estuvo bien. Alguien tiene que explorar esos caminos y proponer teorías que expliquen la sociedad, aunque las expliquen mal, como lo hace la teoría marxista.

    Eso no está mal, lo que está mal es lo que vino después, con todos los seguidores de Marx, que nunca estudiaron a cabalidad a Marx, que no entienden su obra y que por lo tanto son los menos aptos para darse cuenta de los defectos de la misma.

    Lo que está mal es que un montón de charlatanes, adoptando un lenguaje pseudocientífico, pretenden afirmar que entieden la sociedad y que son capaces de predecir su evolución inevitable, en base a una teoría mal formulada que no tiene sustento en la realidad. Mal pueden predecir los cambios en la sociedad si ni siquiera empiezan por describirla a cabalidad o explicar correctamente su funcionamiento.

    Lo que está mal es que miles de seguidores de Marx convirtieron lo que pretendió ser una teoría científica (digo pretendió, porque no lo es) en una religión en la que creen ciegamente y a Marx en un Dios al que adoran ciegamente y a Lenin en un profeta al que siguen ciegamente. Todo lo contrario a lo que debería ser una verdadera postura científica, donde la teoría debe necesariamente ser contrastada con la realidad.

    Pero claro, si hacen eso, se darían cuenta que el marxismo no explica ni la sociedad del siglo XIX ni su posterior evolución. Se les terminaría la religión y tendrían que hacer ciencia, pero eso es muy difícil, muy engorroso, muy complicado. Mejor seguir creyendo a pies juntillas en San Marx y San Lenin, creer y mantener el dogma marxista de la misma manera que el Papa cree en y promueve el dogma católico. Es así, tal cual.

    Lo que me resulta inconcebible es la defensa que hace Grompone de la teoría del valor, que es completa y probadamente absurda. La suposición de que el valor de algo es proporcional al trabajo incorporado no tiene absolutamente ningún sustento. Por un lado podemos hablar del valor de algo y por otro de su precio. El precio de las cosas no se fija por el trabajo incorporado sino por el deseo del comprador de tener ese objeto o disponer de ese servicio. Si el precio vence al deseo, el comprador no compra, pero si el deseo es lo suficientemente fuerte, el comprador es capaz de pagar cualquier precio por cualquier cosa. ¡Eso es la economía… idiota!

    Ana hace observaciones y puntualizaciones muy oportunas, con las que concuerdo completamente.

    Reply

Escribir Comentario: