Lacalle Pou y Alberto Fernández chocan por la “flexibilización” del Mercosur

Foto: Captura de video

El presidente Luis Lacalle Pou y su par argentino Alberto Fernández protagonizaron el viernes un cruce poco usual durante la cumbre de mandatarios del Mercosur convocada para conmemorar los 30 años del bloque.

Durante su intervención, Lacalle Pou pidió «flexibilizar» la normativa del bloque para que los países miembro puedan negociar acuerdos comerciales con terceros sin pasar por la autorización de los otros socios, así como revisar el arancel externo común. En esa postura coincidió el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y también, de manera menos concreta, coincidió el jefe de Estado de Paraguay, Mario Abdo Benítez.

En su intervención Lacalle Pou dijo que el Mercosur «no puede ser un lastre» que impida el avance comercial de Uruguay:

Obviamente que el Mercosur y su producción pesan en el concierto internacional. Lo que no puede ser es un lastre. Nosotros no estamos dispuestos a que sea un corset en el que nuestro país no se pueda mover. Y por eso hemos hablado con todos los presidentes de la flexibilización.

La respuesta llegó sobre el final de la reunión y fue dura. Como Argentina ejerce la presidencia protémpore del bloque en este semestre, las palabras de cierre de la cumbre estuvieron a cargo del titular de la Casa Rosada, Alberto Fernández, que reservó un pasaje de su alocución para replicar, ofuscado, a Lacalle Pou:

No queremos ser lastre de nadie, si somos un lastre, que tomen otro barco. Pero lastre no somos de nadie.

La Tertulia de los Lunes con Santiago Gutiérrez Silva, Martín Bueno, Gabriel Mazzarovich y Verónica Piñeiro.

Continúa en…
Gremios médicos y sociedades científicas piden reunión con partidos ante “saturación” de los CTI

Candela Stewart

Notas Relacionadas

13 Comentarios

  • No fue la FLEXIBILZACIÓN el epicentro del episodio, fue la estrategia y el estilo.
    ▪︎aquello de libretarse en la misma tienda que Mauricio
    ▪︎el voto a la presidencia del BID a favor del «gringo» contra un argentino, rompiendo la historia
    ▪︎la invitación explícita a radicarse en Uruguay a los malla oro vecinos, con impuestos baratos
    ▪︎la gira por la tv porteña
    incluyendo aquella señora que bebió lavandina para ahuyentar el bicho, pavoneándose en su éxito contra ese mal a diferencia de ya se sabe quien
    ▪︎el desdén de ignorar con arrogancia aquella oferta de ayuda con la vacuna rusa…
    °
    Pudo haber dicho, inconveniente, problema, que sé yo, pudo decir pasta frola, pero dijo, LASTRE, y el Otro y por lo que enumeré y alguna otra cosita más también, lo estaba midiendo y no, no la iba a dejar pasar, que no es ni humilde ni manso, ni menos todavía, tonto.
    °
    Ése capítulo pasó, seguro, más que seguro, no va a ser el último; hay cosas grandes y frágiles, recurrentes, como por ejemplo y en algunos, los EGOS.

    • ¿ayuda con la vacuna rusa? Si los argentinos no logran conseguirla ¿de qué estamos hablando? Otro divague habitual de. Sr. Torres

      • Torres no divaga, se refiere al desdén de ignorar la oferta. Acaba de llegar a Argentina la octava partida con 500.000 dosis y van 3 millones y pico de vacunados. Rusia no está pudiendo cumplir con los tiempos previstos, pero va mandando vacunas y, la verdad, en esta situación lo que no hay es que cerrar puertas, sino golpearlas todas. Hasta el embajador ruso se reunió con el gobierno y ofreció vender las vacunas y nunca supimos nada de porqué no se aceptó esa oferta.

        No se perdía nada con responder gentilmente, explorar caminos y, en el peor de los casos, no conseguir nada. ¿Cuál es la necesidad de despreciar una oferta de ayuda? ¿Cuál es el premio de rechazar algo que precisamos por si no sale? ¿Miedo a la frustración? ¿O son simples ganas de ofender? La verdad que me siento muy identificado con las críticas que hizo Mazzarovich, justamente porque veo un gobierno que en su alineamiento ideológico le preocupa más cultivar enemistades que acercarse a quienes se siente afín. Si quiere ir a la cola de EEUU, que lo haga, nadie espera otra cosa de él. Pero que no nos genere enemistades innecesarias. Los países débiles tienen que llevarse bien con todo el mundo sin venderle el alma a nadie. Hay que llevarse bien con Fernández, con Bolsonaro, con Piñera (que le prestó vacunas a LP para que pudiera vacunar en marzo y cumplir su plan), antes con Trump, hoy con Biden, siempre con los chinos, con los rusos, con los europeos, con todos los países, cuanto más poderosos, mejor hay que llevarse. Con unos se podrán hacer cosas. con otros no tanto y por lo menos no hay que ofender. Que nadie nos exija pelearnos con sus enemigos como prueba de fidelidad y sumisión.

      • Fue totalmente improcedente la actitud de Alberto Fernández, de ofrecerse para traernos vacunas de Rusia, cuando nosotros estábamos en tratativas para conseguirlas por las nuestras. Ningún presidente debe hacer declaraciones públicas de ese tipo, tomando injerencias en el accionar de otros países; sólo se entiende como una forma de «hacerse el piola» y tratarnos como lacayos.

        • Laviano: Fernández venía de negociar con Rusia y tenía vacunas compradas, al igual que Piñera en Chile. Si se puede aceptar la ayuda de Piñera, se puede aceptar la de Fernández. Si no sale, hay tiempo de decirle que no tiene los contactos que dice tener, enrostrárselo, contarlo con lujo de detalle a Clarín, etc.

          Creo que el ego de no aparecer ayudado depende de quién lo ayuda y eso no habla bien del presidente. Si es del mismo palo político, es bueno, pero si no, le molesta. Con el embajador ruso también pasó lo mismo y ese no es un presidente. ¿Será un tema ideológico? ¿Pensará LP que está más cerca del régimen chino que del ruso?

          Mientras tanto, los ciudadanos lo que queremos es una vacuna. Las rusas, dicen tener la efectividad de la Pfizer por el costo de la Sinovac, tienen su fase 3 publicada y la UE está por empezar a comprarlas. No parece mala opción la oferta, sobre todo que no resta, sino que suma. Ahora que se sabe que las del Covax van a demorar meses, tal vez sea buen momento de darse una vueltita por Bulevar España y Ellauri y devolverle la visita al embajador. Con un poco de suerte, el avión de aerolíneas hace una escala en Montevideo y nos deja parte de su preciosa carga.

          • Mire, Leonardo: a este presidente argentino no le podemos facilitar en nada. Si le aceptábamos el ofrecimiento, seguro que en adelante nos lo iría a recordar ante cada diferendo que tuviéramos. Y mire que tenemos varias situaciones de posible conflicto con Argentina.

  • A F ernandez lo reta Cristina todos los dias. descarga la frustacion

  • No es todo blanco o negro, dentro del Mercosur o fuera del Mercosur
    ¿Por qué no podemos pasar a ser Miembro asociado como Chile?
    Así tendríamos derecho a usar la piscina sin tener que pagar la cuota social.

    • Si no pagamos la cuota social, el derecho a piscina queda reducido al uso de una palangana.
      Así es la diferencia estimado Pablo.

      • Chile tiene TLC con Brasil (piscina) firmado en noviembre 2020

        http://revistaderecho.um.edu.uy/wp-content/uploads/2017/03/FERNANDEZ-REYES.pdf

        • Y Uruguay tiene TLC firmado con Chile y es miembro pleno del MERCOSUR.
          ¿Entonces?
          ¿Se entiende que no es el mismo situación, ni el mismo país y menos el mismo estatus?

          • Entonces Chile, siendo miembro asociado, tiene TLC con miembros plenos del Mercosur y además, tiene la libertad de firmar más TLC con otros países del mundo.

          • La entrevista a Neme en este mismo sitio lo deja claro: todo el tema es saber qué va a pasar con la mercadería que entre a Uruguay por esa vía.

            Si Uruguay compra mercancías chinas sin aranceles y los países con industrias (Argentina y Brasil) no las quieren en su mercado, el tema es saber cómo se van a integrar al mercado uruguayo. Lo que los argentinos no quieren es que, por ejemplo, Uruguay compre un auto chino sin ruedas, le ponga cubiertas funsa y pretenda exportarlo sin aranceles al Mercosur. Para hacer ese negocio, lo hacen ellos y por lo menos tienen la parte logística del negocio. No quieren ser los tontos que sufren la competencia sin tener ningún beneficio a cambio.

            A nadie le importa el mercado uruguayo ni menos proteger a la industria uruguaya, que ya casi ni existe. El tema es que China no use al Uruguay para entrar al Mercosur sin aranceles. El problema es que, me temo, a nadie le va a interesar hacer un TLC con un país de 3.400.000 habitantes en su gran mayoría pobres si no le sirve de trampolín para exportar. Entonces es como que un círculo vicioso: en las condiciones que Argentina lo acepta, el TLC no existirá, En las condiciones en las que puede existir, es inaceptable para Argentina (y pienso que muy pronto para Brasil también). Pero bueno, hay que probar. Ya no fabricamos nada acá ni nos importa hacerlo, así que tanto da.

            Por cierto, las fuerzas económicas de Brasil se están moviendo y es razonable pensar que los industriales brasileños no están muy contentos con la idea de bajar aranceles a todo. Bolsonaro es un paréntesis de supremacía del sector primario, pero cuando se vaya, el sector industrial de San Pablo va a volver por sus fueros. De hecho los militares brasileños se están desmarcando de Bolsonaro porque tienen históricamente un modelo mucho más industrial. Con los tiempos que lleva hacer acuerdos, antes cambia el viento en Brasil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *