Lacalle Pou solicitó la renuncia de presidente de Antel por presupuestar a 857 empleados

El presidente de Antel, Guillermo Iglesias, que llevaba dos meses en el cargo, renunció el martes, luego de que se lo solicitara el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, por haber firmado una resolución de directorio en la que se presupuestaba a 857 empleados que habían sido contratados en la administración anterior.

La resolución de Antel, que estaba vigente desde el 1º de mayo, invoca el decreto 345/018, que aprueba el presupuesto operativo de la empresa para el año 2019, que en su artículo 40 dice que el directorio “podrá presupuestar a los funcionarios contratados en régimen de función pública que cuenten con una antigüedad mayor a tres años” y afirma que es “conveniente” a los intereses de la administración “que todo el personal permanente esté bajo el mismo régimen e incorporado plenamente a la carrera administrativa”.

La disposición, que fue votada el 7 de mayo pero conocida recién el martes, cuando circuló en redes sociales y denunciada por el ex director de la OPP Conrado Hughes, fue “observada por inconveniente” por el presidente Lacalle Pou, que además “exhortó” a Antel a dejarla sin efecto.

En una nota firmada por Lacalle Pou y el ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, se establece que “la situación de elevado déficit fiscal, así como la presión tributaria que pesa sobre la población derivadas del excesivo gasto público, compromete las bases de crecimiento de largo plazo, generando distorsiones que imponen la necesidad de implementar políticas destinadas a racionalizar el gasto público”.

La Tertulia de los Jueves con Martín Couto, Fernando Scrigna, Daniel Supervielle y Esteban Valenti.

Continúa en...
Miles de personas se sumaron a las actividades que sustituyeron la Marcha del Silencio
Telegramas

***
Foto en Home: Torre de Antel desde los accesos a Montevideo. Crédito: Javier Calvelo /adhocFotos

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

3 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Daniel Supervielle: no es un achique de nada. No achicó nada!! Los trabajadores siguen trabajando y entraron por concurso. Mencionar el Antel Arena es simplemente repudiable, demuestra que no cree en que podemos vivir mejor, no quiere que vivamos mejor. Encuentro siniestro su pensamiento.

    Reply
  2. Para mí que la macaneó el presidente al exhortar a ANTEL a que deje sin efecto estas designaciones. Ahora resulta que los 857 trabajadores no van a dejar de cumplir sus funciones (buena fuera, que quedaran servicios sin cumplir), por lo cual seguirán cobrando sus retribuciones (como es lógico), aunque las mismas no se imputarán al rubro «sueldos» sino a otras partidas (complejidades que tiene la administración pública, en general). Si quiere ahorrar el presupuesto, debe ir por otros lados.

    Reply
  3. El problema es que el regimen de contrataciones debería responder a razones del servicio. Los funcionarios de carrera, presupuestados, deberían ser la plantilla permanente, la gente que se precisa siempre. Los contratados deberían ser los que cubren una contingencia. No tiene sentido tener contratado a término a personal técnico que mantiene los servidores de Antel ni tiene sentido presupuestar, por ejemplo, al albañil que va puntualmente a impermeabilizar la azotea de un local.

    No tengo idea de qué hacen esos 857, pero si su tarea es permanente, evidentemente que es un saludo a la bandera. La derecha suele hacer estas cosas. Lucio Cáceres cuando fue ministro de transporte y obras públicas hizo un despliegue mediático con la promoción a la clase empresaria de los empleados de limpieza: se les daba un incenitvo para que renunciaran y recontratarlos como unipersonales. Recuerdo su declaración exultante: (palabras más, palabras menos) «Ven, estas son las reformas que queremos los (Jorge-) batllistas. Ahora son empresarios.» Uno podría tercerizar la limpieza, contratar con una verdadera empresa que tenga la responsabilidad de garantizar globalmente la calidad del servicio. ¿Pero qué lógica tiene que cada trapo de piso, cada escoba, cada pala estén manejados por una empresa tercerizada? El MTOP seguía teniendo personal de limpieza, no podía exigirle a un tercero un resultado «llave en mano», como uno haría con una empresa de verdad. Era sólo «una señal» para bajar la plantilla. Como piensan que los ciudadanos vivimos de símbolos, nos dan esa comida.

    De hecho creo que la política uruguaya está cada vez más intoxicada de vivir girando en torno a lo simbólico. Si el presidente cree que sobran algunos de esos funcionarios en Antel, que no los recontrate más, así pueden ellos salir a buscar un verdadero empleo estable y Antel contar con ese dinero también en forma definitiva para otra cosa. Pero si esos empleados se precisan, lo menos que se puede hacer es tenerlos en las mismas condiciones que al resto. Eso sirve para consolidar equipos, ganar compromiso con el ente y transparentar la verdadera plantilla de Antel. Si esta medida es para reconsiderar si se precisan los 857 o menos, ok. Pero eso no debería llevar mucho tiempo y, sobre todo, no debería ser para engañarnos.

    Reply

Escribir Comentario: