¿Los fueros de los legisladores deben seguir existiendo?

La discusión por la suspensión de los fueros al senador de Cabildo Abierto Guido Manini Ríos, que dominó la agenda política esta semana, volvió al tapete un tema de fondo. 

Más allá del caso concreto: los fueros, la inmunidad que tienen los legisladores, ¿deben seguir existiendo? ¿O esa es una suerte de “privilegio” que tienen senadores y diputados para eludir a la justicia?

La Tertulia de los Viernes con Alejandro Abal, Marcia Collazo, Juan Grompone y Gonzalo Pérez del Castillo.

***

Continúa en...
El mundo celebra los 250 años del nacimiento de Ludwig Van Beethoven
Telegramas

Foto: Cámara de Diputados durante una pausa en la Votación del presupuesto. Crédito: Javier Calvelo / adhocFotos

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

3 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Yo concuerdo con el Dr. Sanguinetti en que es necesario mantener los fueros de los parlamentarios como una forma de asegurar que no se verá interrumpida su actuación por alguna interposición de demanda judicial que pueda prepararse de forma irregular (él citó como ejemplo lo que pasa en Argentina). Su carácter de representantes populares hace que sea conveniente proteger esa función mediante un estatuto especial de actuación ante casos judiciales, aunquesea una excepción a la regla de igualdad ante la ley. También hay casos de desigualdad en forma negativa; por ejemplo, el presidente, los integrantes de la Suprema Corte, del Tribunal de lo Contencioso, de la Corte Electoral y los militares en actividad tienen prohibida toda actividad política partidaria, salvo la emisión del voto. Los directores de entes autónomos tienen prohibido postularse como candidatos a cargos electivos, salvo que renuncien un año antes; para los directores de organismos de previsión social ese plazo se extiende a cinco años. Son limitaciones al derecho general a ser candidatos que se establecieron por entenderse de conveniencia.
    Y con respecto al derecho de expresarse y votar libremente (la «libertad de la boca y de la garganta», como dijo Mujica) está asegurada por el artículo 112 de la Constitución, que establece que nunca serán responsables por las opiniones y los votos que emitieran durante el plazo de su mandato.
    En fin; tal vez sea conveniente reglamentar algún aspecto en el tema de los fueros; según la Constitución, duran desde el día de la elección hasta el momento de su cese, y el efecto es que la cámara correspondiente juzgue si hay mérito o no a la formación de causa. Convendría agregar que, en caso de aprobarse el desafuero (la Constitución habla de suspensión en sus funciones), sea sólo al efecto de considerar la causa que lo motiva, y que si es desestimada por la Justicia o si se cumple la pena que ésta fije, el reintegro a sus funciones sea inmediato (se trata de una suspensión, y no de una destitución, para lo cual hay otro procedimiento),

    Reply
  2. La cuestión toma relevancia por un hecho de actualidad, bastante relatado y más desmadrado.
    Lo interesante del caso sería responder a la pregunta:
    Si por lo que es llamado a rendir cuentas en la justicia un legislador es anterior a obtener inmunidad ¿los fueros son legítimos o no?

    Reply
    1. Para mi, si el pedido de procesamiento (o «formalización», como se lo llama ahora) fue anterior a su elección, no corresponderían. Pero en este caso, los dados ya fueron echados, el año pasado.

      Reply

Escribir Comentario: