María Julia Muñóz dijo que no se retractará de llamar “plagas” a neopentecostales

La ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñóz, dijo que no se retractará de lo que escribió en un grupo de WhatsApp de militantes del Frente Amplio, donde sostuvo que los neopentecostales son “una plaga”.

El diputado blanco Álvaro Dastugue, que integra el sector Esperanza Nacional y es pastor de la Iglesia Misión Vida, le había pedido a Muñóz que se retractara o de lo contrario la iba a denunciar ante la Justicia y la Institución Nacional de Derechos Humanos. En diálogo con Radio Montecarlo, la ministra sostuvo que no le corresponde retractarse porque no “dijo” nada si no que escribió en un grupo “privado” de WhatsApp.

(Audio Muñóz)

Yo no lo dije. Les estoy diciendo que no dije nada. Si una persona participa de un WhatsApp privado no “dice” ¿verdad?, no dice nada. ¿Entendió? No dije. Escribí en el Frente Amplio. Entonces si el diputado es del Frente Amplio con gusto en el Frente Amplio debatimos. Si es diputado, tiene el parlamento. Con todo gusto en el Parlamento debatimos. Me parece que la justicia es un exceso. Pero allá él. ¿Entendió?

(Fin audio)

Una nota publicada en El País el domingo reveló que, al intervenir en un grupo de WhatsApp denominado “Comité Virtual”, Muñóz expresó, entre otras cosas, su preocupación por el avance de las iglesias “neopentecostales”, a las que comparó con una “plaga que aumenta”.

El miércoles, el pastor evangélico Andrés Steindhardt radicó una denuncia “por discriminación” contra Muñóz en la seccional Segunda de Fray Bentos. Además, el diputado nacionalista Gerardo Amarilla, que también es evangélico, citó a Muñóz a la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Representantes para que aclare sus dichos.

La Mesa de los Viernes con Gonzalo Pérez del Castillo, Ana Ribeiro, Juan Grompone y Fernando Butazzoni.

Continúa en...
Mickey Mouse, símbolo de la cultura estadounidense, cumplió 90 años
Telegramas

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

8 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Cuando a Butazzoni lo invadan las termitas o los mosquitos (que dios no lo permita), que se acuerde de todas sus sabias disquisiciones de diccionario. Ojalá le sean útiles.

    Reply
  2. Muy bien Juan Grompone en su primera intervención, realiza un análisis perfecto dando los énfasis adecuados.
    La ministra mal, a esta altura debería saber que todo se puede filtrar. Son expresiones de entrecasa con las que concuerdo: son una plaga y en la acepción peyorativa que corresponde. Los que se dicen republicanos deberían reaccionar antes que sea tarde. Debatir sin pelos en la lengua. Todo lo que expresa Butazzoni en su segunda intervención (la primera para el olvido por lo traído de los pelos) es real y está a la vista del que quiera mirar.

    Reply
  3. Me extraña del Sr. Butazzoni, que usualmente es muy objetivo en sus apreciaciones. ¿Le parece que la Sra. ministra de «Educación» conoce las varias acepciones de la palabra «plaga»? Dada la estrechez mental que le es característica, yo lo dudo mucho. La Sra. ministra no aclara sencillamente porque no puede aclarar lo que escribió. La Sra. ministra simplemente hizo otra demostración más de su mala educación. ¿Y el Sr. Butazzoni opina que efectivamente hay una sobreabundancia de evangelistas? Porque sería la única justificación para su patética defensa.

    Reply
  4. ¿Plaga?
    Y subís al bondi y te ofrecen algo y te cuentan que anduvieron en el último infierno de Dante ahogados de falopa y ansiedad, y los rescató dios personificado de pastor que no es pastor porque es lobo, ni se llama Virgilio, aunque ellos si son rebaño; declaman su verso memorizado con gesto sumiso de autómata domesticado; y piden caridad y dan lástima y al fin, ni gente son ni tienen misión y acaso tampoco, vida; desñerizados, menos son que el que se atrevía a la maldad en la mecanicidad de la naranja.
    Y aún peores los otros de la secta del norte, chupadores de neuronas en las tiendas del tan inútil milagrito fácil e inmediato, templos devenidos en factorías productoras de zombies cotizantes de rigurosos diezmos; zombies a los que se les exige debida obediencia y obsecuencia. Ya los vi en Brasil y Argentina, algunos andan a paso militar con pantalones camuflados y botas, pelo a la media americana y en sus remeras verde oliva reza la consigna: «brigada de dios».
    ¿Plaga?

    Reply
  5. La ministra debe aceptar que todo lo que se escriba en un medio que puede tener difusión es expresión pública y podemos ser llamados a responsabilidad por ello. Que no haga juego de palabras con lo de «decir» y «escribir», porque la implicancia legal es la misma, y aún más; lo «dicho» vocalmente puede que se lo lleve el aire, pero lo «escrito» permanece y puede ser cuestionado. En fin; podría dejar de lado la arrogancia y disculparse por el posible sesgo ofensivo que sus expresiones pudieran tener para quienes profesan la fe evangélica, más allá de que se esté de acuerdo o no con la misma.

    Reply
  6. Lo que es infeliz Sr. Pérez del Castillo es que el diario El País publique con intención perversa un watsapp privado. Este problema del avance evangélico hay que tratarlo con seriedad.

    Reply
  7. Fernando, ninguna acepción de la palabra «plaga» según el diccionario RAE, la toma como algo bueno. La transcribo a continuación:

    plaga1
    Del lat. plaga ‘golpe’, ‘herida’.
    1. f. Aparición masiva y repentina de seres vivos de la misma especie que causan graves daños a poblaciones animales o vegetales, como, respectivamente, la peste bubónica y la filoxera.
    2. f. Calamidad grande que aflige a un pueblo.
    3. f. Daño grave o enfermedad que sobreviene a alguien.
    4. f. Infortunio, trabajo, pesar o contratiempo.
    5. f. Abundancia de algo nocivo, y, por ext., de lo que no lo es. Este año ha habido plaga de albaricoques. Plaga de erratas.
    6. f. p. us. Úlcera, llaga.

    Reply

Escribir Comentario: