Mujica y Raffo avivan el debate a una semana de las elecciones departamentales en Montevideo

La campaña para las elecciones departamentales del próximo domingo subió de temperatura en los últimos días a partir de un cruce de declaraciones entre el ex presidente José Mujica y Laura Raffo, candidata de la coalición multicolor a la intendencia de Montevideo.

El sábado, durante un acto de apoyo a Alvaro Villar, en el Cerro, Mujica cuestionó a Raffo por “acordarse de los barrios pobres” sólo en tiempos electorales. “Se ponen championes para ir; no van con el taquito”, ironizó el senador del MPP:

El Montevideo Olvidado, las pelotas el Montevideo Olvidado…¿Qué olvidado? Para mí es una llaga permanente, es una interpelación a la conciencia pública. ¿Qué olvidado..? Tenemos una deuda consciente que no se arregla si no estamos dispuestos a dar sin recibir.

Al día siguiente, Raffo convocó a una conferencia de prensa en la que acusó a Mujica de “estigmatizarla como mujer”:

Quiero responderle que no se lo permito. No le permito decirme groserías ni faltarme el respeto. No le permito estigmatizarme por ser mujer, usar tacos o championes, me visto como quiero, cuando quiero y voy a donde quiero. No le permito decir ‘Montevideo Olvidado, las pelotas’, no se lo permito yo ni todas las personas que se acercan para pedirnos ayuda porque tienen una casa que se llueve, no tienen calles ni veredas y viven al lado de un basural.

Varios jerarcas del gobierno salieron en defensa de Raffo. Por ejemplo, la vicepresidente Beatriz Argimón calificó ayer a Mujica de “machista dinosaurio” que “no entiende las señales de estos tiempos”. 

Desde el Frente Amplio, varios dirigentes acusaron a Raffo de “victimizarse”.  “Me gustaría escuchar a Raffo condenar a Agustín Bascou o a su candidato a intendente en Colonia (Carlos Moreira)”, sostuvo por ejemplo el diputado del MPP, Alejandro Sánchez.

La Tertulia de los Jueves con Hebert Gatto, Teresa Herrera, Juan Pedro Mir y Rodolfo Saldain.

Viene de...
Gobierno inicia investigación sobre viajes oficiales del ex secretario de Presidencia, Miguel Ángel Toma

Continúa en...
Telegramas

***
Foto: José Mujica en acto de cierre de campaña por el Espacio 609 en el Cerro de Montevideo. Crédito: Javier Calvelo / adhocFOTOS

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

4 Comentarios - Escribir un comentario

  1. «Para quien sólo conoce el martillo, todos los problemas son clavos».

    Para mi, con mi martillo en la mano, la frase de Mujica, infeliz en la forma, pero válida en su contenido, es un análisis clasista. Cambiar los tacos por championes es bajarse del ropaje de cuadro empresarial y vestirse como se viste la enorme mayoría de las mujeres de este país. Aunque no lo crean, vestirse de trajecito y tacos altos no es de mujeres a secas, sino de mujeres profesionales, de ejecutivas, de cuadros técnicos, envetualmente de secretarias de gente con mucho poder. El resto no se viste así. Por las razones materiales que sean «su» femineidad no pasa por usar tacos.

    Lo que me parece obvio, con mi visión de la política, es que Mujica le dice que es una recién llegada a esos lugares marginales y a la problemática social de quienes allí viven y le recrimina que hable como si estuviera descubriendo algo que los demás olvidaron. Eso tiene el valor que tiene, yo que sé… es el típico debate de egos en la política. Para mi ser recién llegada o no, no importa. Es un argumento «ad femina», luciendo mi improvisado latín inclusivo. Esa parte del argumento para mi es inválida porque es una falacia. Pero decir que los demás se olvidaron es una canallada, porque está valorando un intangible –el recuerdo u olvido de otros– y porque no es cierto que la IM no haga nada en los barrios marginales. Serán las actuales autoridades incompetentes, será que tal vez Raffo lo puede hacer más rápido, pero no da para decir que los que están se olvidaron. Es la valoración de la intención del otro lo que es manifiestamente ilegítimo.

    Pero, volviendo a los martillos (los otros martillos), para quien entiende el mundo como una guerra de géneros, entonces cualquier disputa es en el fondo un problema de género. El éxito de que la gente piense así es para la derecha, ya que desarma el principal eje de análisis que tiene la izquierda desde Marx. La sociedad se explica por el combate entre dos mitades, de un lado están Raffo e Irma Leites –las oprimidas– y del otro De Posadas y Eduardo Rubio –sus opresores–. Es un exitaso de la derecha que la gente ahora piense así y Raffo, inteligente como es, entendió enseguida que victimizarse por ser mujer paga en votos.

    El fracaso es de Mujica, que ya van unas cuantas metidas de pata en estos últimos tiempos. Todavía no se dió cuenta del daño que le está haciendo al FA por no saber moverse en esta realidad política. Haría bien en entender que el tiempo en que lo aplaudían por decir estas cosas ya pasó.

    Reply
  2. Hay tres cosas que gran parte del sistema político (de todos los partidos) en nuestra comarca, no le perdona a Mujica:
    1- Haber pasado de GUERRILLERO que abandonó las armas por las urnas, a PRESIDENTE DEMOCRÁTICO.
    2- No ser UNIVERSITARIO; es un autodidacta muy pero muy intuitivo que cometió la osadía de ponerse a pensar sin el aval académico y encima, guste o no lo que dice, formidable comunicador.
    3- La vasta REPERCUSIÓN INTERNACIONAL, que lo ubicó en alto lugar personal del candelero mundial y a su vez le dió repercusión a nuestro casi ignoto país. Sí, siendo que otros considerados más dotados, no lo lograron (no voy a decir quienes).

    Hablar públicamente de Mujica, hace con eco seguro las olas de quienes de él hablan, un rato de espuma y viru viru.
    Conste, por si las moscas, que no soy tupamaro ni voté nunca al MPP.

    Reply
  3. Teresa Herrera no sale de su cantinela. Mujica no hace un comentario misógino –y no «misógeno» como pronuncia la señora–, sino clasista. Intenta descalificar a Raffo, como ya se ha dicho acá, pero no por mujer, sino por otra cosa.
    Pero Teresa Herrera reduce todo al problema de la falta de lugar para la mujer en la sociedad y todo lo demás, que es todo un tema, pero es otro tema.

    Reply

Responder a Leonardo Nidingas Cancelar la respuesta