El mundo celebra los 250 años del nacimiento de Ludwig Van Beethoven

En este año el mundo está celebrando los 250 años del nacimiento de Ludwig Van Beethoven, uno de los compositores más importantes de la historia de la música.

Beethoven nació en Bonn el 16 de diciembre de 1770. Su padre, impresionado por el hecho de que Wolfgang Amadeus Mozart daba conciertos a los siete años, lo obligó a muy temprana edad a aprender música.  Aquella presión familiar y una sordera progresiva que comenzó a los 25 años lo convirtieron en una persona irascible y con poca vida social. 

Pese a una vida personal problemática, Beethoven logró componer obras en una amplia variedad de géneros y para una enorme gama de combinaciones de instrumentos musicales.

Los 250 años de su nacimiento se cumplen en diciembre pero los festejos comenzaron a principios de año. Solo en Alemania, se están desarrollando miles de conciertos, exposiciones, simposios y ediciones discográficas. Para las actividades de conmemoración, el gobierno alemán ha destinado la nada despreciable suma de 42 millones de euros. 

La Tertulia de los Viernes con Alejandro Abal, Marcia Collazo, Juan Grompone y Gonzalo Pérez del Castillo.

***

Viene de...
¿Los fueros de los legisladores deben seguir existiendo?

Continúa en...
Telegramas

Imagen: Ludwig van Beethoven por Karl Joseph Stieler. Crédito: Wikimedia Commons.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Tendré tal vez algo del «drugo» maldito de la pandilla, de entre los contemporáneos -ídolos perennes del mejor elixir para los tímpanos-, uno de jovial encanto, por un algo siempre elijo al inspirado arrebato intenso del otro, el más amargo.
    Un cuarto de milenio no parece poco ni sé cuanto es en la percepción y si algo es en la eternidad; tampoco sé pero presumo, que si algo merece conservar el incesante tiempo, es la música del sordo que está en lugar privilegiado de lo conservable para olvidar el fiero olvido; algo que mejora con valía, la paz grandiosa del silencio.

    Reply

Responder a Juan Torres Cancelar la respuesta