Nuevo aniversario del nacimiento de Artigas

La Mesa con Ana Ribeiro, Mauricio Rosencof, Juan Grompone y Alejandro Abal. Viernes 19 de junio.

Hoy se celebra un nuevo aniversario del nacimiento del padre de la Patria.

Hace 251 años, el 19 de junio de 1764, nacía José Gervasio Artigas, en Montevideo, no muy lejos de donde nos encontramos hoy.

Hoy, en esta Mesa de los Viernes, era inevitable hablar de Artigas, pero vamos a comenzar a hacerlo recordando un hecho del que en estos días se están cumpliendo 200 años.

En junio de 1815, el presbítero Dámaso Antonio Larrañaga iniciaba su viaje desde Montevideo hasta el campamento en Paysandú en el que se encontraba Artigas con un grupo de orientales.

Se trata de una travesía que Larrañaga realizó tomando nota de cada detalle que veía en el camino y que quedó reflejada en lo que hoy se conoce como el Diario de viaje de Montevideo a Paysandú, cuyo texto está disponible en la página web de portal Uruguay Educa.

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. Precisiones sobre los comentarios de Ana Ribeiro y Mauricio Rosencof:
    (Para mis comentarios me base en la versión del mismo que se encuentra en la dirección:
    http://www.uruguayeduca.edu.uy/Userfiles/P0001/File/Diario%20de%20viaje%20de%20Montevideo%20a%20Paysandú.pdf)

    Empecemos por las damas:

    1) En el minuto 11 de la grabación Ana menciona que Larrañaga estima en cien pesos la construcción de un puente sobre el paso Molino. Dicha cantidad es mencionada por Larrañaga para mejorar la “mala bajada que podría remediarse muy fácilmente”, pero para la construcción del puente el presbítero estima unos dos mil pesos y lo menciona muy a continuación.

    2) En el minuto 15, Ana menciona que Larrañaga considera que hubo un aumento de los perros cimarrones a partir de las invasiones inglesas. Sin embargo, lo que aumenta, según Larrañaga es la cantidad de dichos perros con rabia. Si bien la frase donde se dice esto del aumento aparece por primera vez en el día 4 (a las 5y1/4) y puede dar lugar a dudas pues se refiere a “perros indígenas rabiosos” y el adjetivo “rabioso” tiene tres acepciones, más adelante, en el día 6 (hora 11 y 1/2) Larrañaga es bien explícito y menciona el nombre científico de la enfermedad (hidrofobia) e incluso remedios para curarla, algo espectacular, por cierto. Sería interesante como estudio histórico investigar porque el aumento de perros rabiosos fue así (descarto que lo fue, dada la agudeza de las observaciones de Larrañaga): si fue deliberado (no sería la primera vez que alguien, y en particular los ingleses, introducen una sustancia, sea biológica o química, para amedrentar a su enemigo) o por casualidad.

    4) En el minuto 13 Ana dice que Larrañaga tenía 30 y pico de años y no “era un hombre mayor”. La edad exacta era de 43 años y entre 6 y 7 meses (cumplió los 7 meses el 10 de junio de ese año durante el viaje). Para le época 43 es casi un anciano.

    5) En el minuto 16 Ana habla de la edad de cuero, pero creo que lo más apropiado sería llamarla la edad del “buey” ya que en ese pasaje (día 4 a las 5 y 1/4) Larrañaga no solo se refiere al cuero sino a todo el cuerpo de los bueyes: menciona el uso medicinal del sebo, de los huesos para avivar el fuego, de las cabezas para hacer sillas y de las vértebras candeleros, de la bosta para revoque, y se lamenta de ver los “campos desnudos de unos animales tan útiles”. También en dicho minuto Ana se refiere a Zum Felder como un “lector implacable’’, quedando la duda de si es un elogio o una forma de quitarle el carácter de historiador. Pero basándonos en lo que la propia Ana comenta sobre la hipótesis de la edad de cuero de Felder y de los dichos de Larrañaga, parece que lo de la edad de cuero es una invención de Felder que trasciende su carácter de “lector implacable” para ser más un “historiador” haciendo hipótesis. Aunque aquí nos queda la duda de que es mejor si lo uno o lo otro, dadas tantas imprecisiones de parte de la exponente de la comunidad de éstos últimos en sus lecturas y apreciaciones.

    Continuemos con el Ruso:

    1) En el minuto 11, Mauricio dice que es algo muy “pintoresco de esa época” como Larrañaga habla de tigres, leones y jabalíes. Primero que nada Larrañaga no menciona en ningún momento jabalíes sino cerdos que “no son indígenas del país, sino piaras alzadas”. Seguramente la palabra “alzada” se usaba en ese entonces, como dice la RAE en su tercera acepción que se usa en Cuba para referirse a “… una persona: Que ha dejado de concurrir, temporal o definitivamente, a un lugar que solía frecuentar» (Cabe aclarar que en el diario aparece la palabra “jabalí” en el día 5 de junio a las 10 para comparar cierto tipo de caza que se daba en la campaña con el “correr tras de un corzo o de un jabalí en Europa”, pero la palabra jabalí en este lugar no se refiere a animales de America). Respecto a las palabras tigre y león, era como en la época se referían a jaguares y pumas y Larrañaga, lo especifica con los nombres científicos correspondientes, Felis onca y Felis cóncolor respectivamente, en forma muy precisa. Al no haber de los felinos originales en américa es natural referirse a los mismo con esos vocablos.

    2) En el minuto 12, el Ruso dice que Larrañaga cita a Mahoma dos veces y contrapone ese hecho con la cristiandad del primero. Sin embargo no es a Mahoma a quien se refiere Larrañaga sino a un accidente geográfico conocido por ese nombre. El error en este caso es voluntario y parece una más de las bromas de Mauricio, como se puede deducir de su réplica a la corrección que la propia Ana le hace en el momento y de la palabra utilizada por Larrañaga en el texto. Me arriesgo a decir que el Ruso no se debe haber animado a hacer la broma en forma más explícita utilizando las palabras que usó Larrañaga, dada las consecuencias que ello podrían traerle de parte de la comunidad musulmana. Es increíble que de todas maneras mantenga su sentido del humor incluso frente a temas tan delicados, teniendo en cuenta su ascendencia y los problemas que los descendientes de Ismael e Isaac han tenido desde la época de Agar y Sara, pero como dice el dicho “no hay peor cuña que la del mismo palo” 😉

    Saludos

    P.D. Se notó que no leyeron en su totalidad el texto, pues además de los gruesos errores, habían pasajes mucho más destacables que los mencionados. Una lástima que para el 19 de junio, los orientales presentes no hayan sido tan ilustrados. Está claro que el proyecto artiguista murió hace mucho y que con Maggi se nos fue un gran referente del mismo. Que tristeza me da que nos haya dejado con éstos exponentes!

    Reply

Escribir Comentario: