Periodistas debieron abandonar asentamiento por disparos de advertencia

«—La otra noche conté 55 tiros —dice una madre que comparte la cama con demasiados hijos en su casilla en un asentamiento. Una madre que cuando escucha los disparos se pasa de la cama al piso con sus niños. El piso tiene una alfombra empapada que cubre el barro. Son días de lluvia y humedad.

Ninguno duerme en una noche como esa. “Los nenes se van cansados a la escuela, su esposo se va cansado a trabajar».

Ese es un fragmento de una crónica que el diario El País publicó este domingo, sobre la visita de un equipo periodístico al asentamiento 24 de Junio, que se ubica en las cercanías de Zonamérica.

El punto de partida del reportaje era un caso ocurrido en ese barrio el 12 de julio, de noche, cuando una niña de 9 años que estaba durmiendo en su casa recibió una bala perdida en una pierna; el proyectil le dejó heridas en arterias, el útero y la vejiga. La idea de los periodistas era plantear la inseguridad como una más de varias vulnerabilidades que hay en el barrio, sobre todo habitacionales.

Mariángel Solomita, quien firma este reportaje, le decía lo siguiente a la producción de En Perspectiva ayer por la tarde:

(Audio Solomita)

Los planes se fueron cambiando en el camino, porque cuando llegamos, durante dos horas hablamos con un montón de vecinos y todos terminaban, una vez que apagabas el grabador, hablándote de la inseguridad. Como lo contamos en la nota, muy a medias palabras, entre susurros y con muchísimo miedo.

(Fin audio)

La situación terminó de cambiar cuando los periodistas escucharon un disparo.

(Audio)

Nos quedamos todos callados. El fotógrafo dijo «eso es una advertencia». Nos miramos entre todos, yo nunca había estado en una situación así. No sabía si era algo grave y había que irse o si era una casualidad, o capaz que no era un disparo. Pero evidentemente lo era. Seguimos hablando con otra vecina, pero ahí empezó a haber un movimiento muy raro. Unas personas que estaban descargando leña tiraron todo y se metieron en una casa, empezaron a circular otras personas, y el chofer y el camarógrafo y el fotógrafo empezaron a escuchar otros disparos. Estábamos en el medio de una nota en el salón comunal y vinieron a decirnos que nos teníamos que ir.

(Fin audio)

La Mesa de los Lunes con Armando Sartorotti, Sergio Fernández, Adriana Marrero y Pablo Carrasco.

[la_mesa type=»1″]

Candela Stewart

Notas Relacionadas

4 Comentarios

  • Creo que los participantes de esta mesa erraron el orden de prioridades en este caso. Lo más grave no es cuánto tiempo puede llevar la regularización de este asentamiento; cuarenta y ocho años es demasiado, pero hay muchos asentamientos que llevan varias décadas de instalados y, si bien es prioritatio solucionarles las condiciones físicas y legales, subsisten en condiciones de vida sin sobresaltos. Lo más grave, lo imprescindible en este caso (y otros similares, si los hay), es dar una seguridad a la vida de la gente.No es admisible, por ejemplo, que estén sujetos a recibir disparos cuando están en sus casas descansando, o que no puedan transitar por las sendas que tienen sin temor de recibir un balazo, o incluso que no puedan hablar en privado con otras personas sin que los amenacen. Debe haber una fuerte presencia disuasiva de la Policía, y si se entiende conveniente, de las Fuerzas Armadas; debe haber un intercambio de información y tareas de inteligencia entre distintos órganos del Estado para detener a los malvivientes. No es admisible que, por ejemplo, no se pueda obtener información del MIDES, de la ANEP o del BPS, como dijo hace unas semanas el Insp. Layera. Esa es la urgencia quemante, el asunto que hay que resolver ya mismo.

  • Buenos días,
    La mesa me pareció poco adecuada para el tema de la pobreza. Se reunió un grupo de buenos ciudadanos que se indignan por algo que debieran conocer. Se ve que la nota del diario El País les llegó, la reacción fue emocional, sin respuesta, pobre.
    Si se quiere discutir seriamente de un tema, este en particular, invítese a gente calificada y a gente que esté manejando las políticas en el terreno.

    Sabrán estos invitados la realidad de la exclusión en el mundo, las causas y las políticas que se están empleando para erradicarla ?

    Cuando se ignora tanto, mas vale no opinar.

    Esta mesa es para olvidar.

    Saludos atónitos

  • Agradezco el comentario de Ballestrino, el que suscribo y agradezco porque me ahorra dejar un comentario mucho mas duro.
    De vez en cuando crucen Av. Italia al norte y después si quieren opinen de pobreza y exclusión.

  • «esta mesa es para olvidar»
    Parece que el método es el del avestruz, hay que olvidar lo que no resulta conveniente recordar. Al parecer las críticas rotundas al fracaso de las políticas de eliminación de los asentamientos, le molesta a algunos, como para terminar descalificando a todo aquel que no se alinea con la versión oficial. ¿Quiénes son los únicos «calificados» para opinar de estos temas, los que obtienen estos resultados ? ¿Acaso algo de lo que se dijo en esta mesa es falso o carece de sentido ?
    La lucha debe comenzar por cambiar esas cabezas. Doce (12) miembros tiene la secretaria de derechos humanos de la presidencia, una de tantas comisiones sobre el tema, (y sueldos!!) ¿Para qué?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *