PIT-CNT crea comisión para promover referéndum contra la Ley de Urgente Consideración

El PIT-CNT confirmó ayer que intentará someter a referéndum la derogación total o parcial de la Ley de Urgente Consideración, promulgada por el Poder Ejecutivo en el mes de julio.

Una resolución aprobada ayer por la Mesa Representativa del PIT-CNT le encomienda al Secretariado Ejecutivo “implementar la convocatoria a una Comisión Nacional pro referéndum con las diferentes organizaciones sociales y políticas, instituciones y personalidades que de forma amplia encabece la recolección de firmas y el posterior plebiscito”. Esta comisión será la encargada de definir si se propone una derogación total o parcial de la Ley de Urgente Consideración.

Las conclusiones de esta comisión estarán prontas en 20 días. La central espera comenzar la campaña de recolección de firmas en noviembre. 

Para que prospere la convocatoria a un referéndum, se necesita el apoyo del 25% del padrón electoral, algo menos de 700.000 firmas, para lo cual el el plazo vencerá en junio del 2021.

La Tertulia de los Miércoles con Hebert Gatto, Elena Grauert, Oscar Sarlo y Hoenir Sathou.

Continúa en…
Familias de alumnos que concurren a la escuela pública reclaman extender las clases presenciales

***
Foto en Home: Fernando Pereira durante la conferencia de prensa del PIT-CNT, en la sede de la central sindical. Crédito: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

6 Comentarios - Escribir un comentario

  1. La propuesta de referéndum contra la Ley de Urgente Consideración carece de fundamentación sólida. Tomemos como ejemplo lo que fue el referéndum contra la ley de empresas públicas de 1992. En ésta, se proponían mecanismos de venta total o parcial de nuestras empresas públicas, o de asociación con privados para su conducción. Y fue contra eso que se presentó el referéndum; podrá estarse de acuerdo o no, pero el planteo fue claro. Lo mismo pasó en el 2003 con la ley de asociación de ANCAP. En cambio, hasta ahora no se ha dado un motivo convincente por el cual haya que oponerse; en la entrevista de hoy, Fernando Gambera dio como razones la mala oportunidad de su tratamiento en medio de una pandemia, y el propio recurso de carácter de urgente consideración; ambos motivos ya se han agotado con la sanción de la ley, pero no indicó ninguna otra razón. Me parece que el PIT CNT y el FA se meten sólos en un corral de ramas con esta propuesta. Si hay puntos de la ley que sean malos, debe buscarse su corrección a través de la actividad político-parlamentaria, pero no intentar movilizar a la ciudadanía en un recurso engorroso y caro.

    Reply
  2. De acuerdo con casi todo lo que se dijo: Derogar una ley ómnibus sin explicar muy bien a qué pasajeros de ese ómnibus se quiere bajar no convence a nadie. Cuando tengan una idea de qué es concretamente lo que quieren derogar será recién momento de darle difusión al asunto y ahí vemos los ciudadanos cómo nos alineamos. Creo que casi todo el espectro político, coalición incluída, tiene allí artículos que comparte y otros que rechaza. El FA de hecho votó la mitad.

    Sería una pena que este asunto termine desgastando la herramienta sindical, movilizando a la militancia sindical para una causa perdida. En mi opinión, si van a ir contra los aspectos relativos a la seguridad, deberían mirar muy bien a qué le apuntan y tratar de escuchar a la gente común de la clase obrera, la que vive en las zonas más castigadas por el delito. Muchas de esas medidas son populares y combatirlas rminaría reforzando la idea de que sólo a la derecha le importa reprimir el delito.

    Lo que dice al final Gatto me dejó pensando. ¿Qué es el país? Dice la constitución en su artículo primero: «La República Oriental del Uruguay es la asociación política de todos
    los habitantes comprendidos dentro de su territorio». Dicho de otra forma, el país son sus habitantes. De esos habitantes 1:700.000 (la mitad de los habitantes, más o menos) son fuerza laboral, muchos del otro 1:700.000 son niños, desocupados y viejos, que viven de lo que aportaron cuando trabajaban y de familiares que son fuerza laboral. Los pequeños comerciantes, los grandes que de todas formas abastecen el mercado interno y hasta los ladrones viven de que la fuerza laboral consuma. Dicho esto, ¿qué sería una medida buena para el país pero mala para sus trabajdores?

    Reply
  3. Hoy es 7, en mi trabajo, entre los primeros 15 o 20 días de cada mes la gente consume (vendemos alimentos barrio Piedras Blancas), igual que ayer y como decían los viejos, la cosa estuvo muy chaucha; al regreso pasé por la rotisería del súper de mi barrio (de los judíos), allí habitualmente hay que sacar número para ser atendido, hoy no fue necesario, había distancia social fáctica.
    Los precios de la canasta básica y otros también, suben, los salarios no, bajan; aunque en la oficina de servicio civil justifican el aumento para algunos jerarcas.
    Ni los trabajadores, menos los jubilados y tampoco los comerciantes, todos esos que configuran el mercado interno, son malla oro, apenas pedestres y en el mejor de los casos ciclistas en repecho con viento en contra.
    Cosas de la pandemia y paisajes de la LUC.

    ¿El referéndum?, está todavía verde, puede o no madurar y está ahí, en ciernes.

    Reply

Escribir Comentario: