Presidente de la Jutep renuncia, en desacuerdo con el reparto político de los cargos en el directorio

El presidente de la Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep), Ricardo Gil Iribarne, concretó el jueves pasado la renuncia que había presentado un mes antes. Como en el ínterin el gobierno no designó un sustituto, el organismo quedó acéfalo. Los otros dos directores, Daniel Borrelli y Matilde Rodríguez Larreta, ya habían dimitido en enero y marzo respectivamente. El Poder Ejecutivo aún no envió las venias al Senado para designar al próximo directorio.

Gil Iribarne dejó la presidencia de la Jutep ya que la situación era “insostenible”, según dijo ayer al semanario Búsqueda. Aseguró que desde marzo “lo único que hizo fue mantenimiento” ya que la Jutep requiere a dos directores como mínimo para funcionar.

Pero además de denunciar ese vacío de autoridad, Gil Iribarne mostró su discrepancia con la inclusión de la Jutep en el reparto de cargos que se hizo entre los partidos políticos días antes de que asumiera el nuevo gobierno. “Hacer coincidir los cambios en la Jutep con el cambio en el gobierno nacional y en el marco de una distribución de cargos cuotificada entre los partidos me parecía y me parece que es una marcha atrás brutal en esa línea de mostrar y fortalecer la independencia de la junta”, explicó al semanario.

Además agregó que esta forma de renovar el directorio “nunca se había hecho antes” y dijo que le parece “un profundo error”. “Obviamente, el que decide es el gobierno. Y por eso yo, en ese contexto, me voy”, explicó.

Iribarne opinó que “el sistema político no quiere, no está dispuesto a establecer y a hacer efectivos sistemas de control que realmente condicionen la acción de la corrupción”.

La Tertulia de los Viernes con Alejandro Abal, Fernando Butazzoni, Juan Grompone y Gonzalo Pérez del Castillo.

Continúa en...
¿Cómo ayudar a la cultura en tiempos de pandemia?
Telegramas

***
Foto en Home: Gil Iribarne. crédito: Presidencia.gub.uy

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

3 Comentarios - Escribir un comentario

  1. El Estado tiene tres poderes: uno legisla (establece normas), otro ejecuta (administra en el marco de las normas) y otro juzga (evalúa y sanciona a quien incumple con las normas).
    En lugar de tener Junta de Transparencia (sin poder vinculante) ¿no sería mejor contar con una Justicia eficaz, especializada en la materia? ¿Una fiscalía igual de competente, así como una ciudadanía y periodismo (bien Butazzoni), con vocación de investigación y denuncia?
    ¿No sería momento de cuestionarse tanto parche e institución ineficaz y resolver el meollo del asunto? ¿No será la propia existencia de la JUTEP, parte del «camino del medio» (que parece que sí, pero no) que menciona Cotelo?

    Reply
  2. La ética (el bien y el mal) es mas amplia que el marco institucional de lo prohibido (punible), escrito en detalle mas o menos exacto por la ley.
    Es la ley quien delimita las fronteras de lo tolerable en una sociedad y en su imperfecto obrar imparte justicia (no la que debe, sino la que puede, y en ocasiones es omisa, impotente, incluso injusta y hasta imposible; es por supuesto imprescindible y también en muchas ocasiones logra atinar, lo cual la justifica a pleno cubriendo o remedando una imperiosa necesidad).
    La ética (en valor o por defecto) escruta la calidad de convivencia en las sociedades (comarcas, países, barrios o pueblos) y sus individuos, los motivos que guían sus conductas hacia que calidad de objetivos.
    La abulia de voluntad política para fortalecer el escrutinio del ejercicio del poder, abre brecha para el decaecimiento de las varas de medir sus acciones, la pauperiza en un limbo amorfo (proclive a la hipocresía y al doble discurso de «vicios privados y públicas virtudes») y permea para mal a los ciudadanos que, legítimamente esperan probidad de sus gobernantes.
    Penoso suceso, mal mensaje.

    Reply
  3. Walter Ernesto Celina Vespa · Edit

    EL TEMA DE LA JUTEP DA PARA BASTANTE Y, EN LÍNEAS GENERALES, SUSCRIBO LAS APRECIACIONES DEL EQUIPO.
    EL PORTAZO DE RICARDO GIL IRIBARNE PUEDE VERSE COMO UNA RESPUESTA NO SOLO AL PARTIDO NACIONAL -CON TANTAS MASCARITAS EN EL BAILE- SINO PARA EL FRENTE AMPLIO QUE MANTUVO AL INSTITUTO CREADO, HUÉRFANO Y EN LA CALLE.
    LA PERSONALIDAD RENUNCIANTE, CON TRAYECTORIA EN CUESTIONES RELATIVAS A FINANZAS Y LAVADO DE ACTIVOS NO SILENCIÓ, TAMPOCO, SUS CRÍTICAS A LOS NUEVOS CRITERIOS DE «AFLOJE DE CINCHA» CONTENIDOS EN LA BOCHORNOSA «LUC».
    VI LA TERTULIA POR VIDEO, CUANDO YA HABÍA PUESTO MIS ANOTACIONES EN FACEBOOK, POR «WALTER CELINA», POR LO QUE ME REMITO A ELLAS.-

    Reply

Escribir Comentario: