¿Hasta qué punto la pandemia de Covid-19 puede realmente cambiar el curso de la historia?

La pandemia de Covid-19 instaló aquí en Uruguay y en el mundo entero el término “nueva normalidad”.

A raíz de esta expresión tan en boga, Rafael proponía discutir: ¿Qué es lo normal? ¿Y hasta qué punto una pandemia de estas características puede realmente cambiar la historia y las coordenadas de la vida social?

La Tertulia de los Viernes con Alejandro Abal, Juan Grompone, Rafael Mandressi y Gonzalo Pérez del Castillo.

Viene de...
¿Hay una nueva y una vieja política?

Continúa en...
Telegramas

***
Foto en Home: Un hombre de tapabocas pasa por delante del Coliseo, en Roma, el 7 de marzo de 2020. Crédito: Alberto PIZZOLI / AFP

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

4 Comentarios - Escribir un comentario

  1. ¡Cómo disfruté y me reí con esta Tertulia, en particular con Mandressi!

    Para reflexionar con un poco más de perspectiva sobre el curso futuro de la historia me tomo la libertad de sugerir la lectura de un interesantísimo libro de historia que hace poco llegó a mis manos: «El Miedo en Occidente», de Jean Delumeau (1978). ¡Vale la pena!

    Reply
  2. Por supuesto que es un clisé lo de la nueva normalidad, nos deja muchas dudas y preocupados sobre todo por la paralización masiva del mundo al infundir miedo primero y represión luego.
    Muy pedorro todo. Me encanta el vocablo, estaba convencida que era neo lunfardo argentino y me vengo a enterar que es de origen francés. Ahí capaz que a algún delicado le suena menos vulgar.

    Reply
  3. Nada absolutamente pasará, el año entrante será historia vieja, cuando se concrete la vacuna ni nos vamos a acordar.
    La principal enseñanza será no exagerar, el daño económico y social será mucho peor que la peste.

    Reply
  4. La peste apesta, araña, muerde, ha matado y aún acecha; lo que puede matar nunca es indiferente y menos inocuo.
    El curso de la historia se ha movido entre la patética solemne y la imaginación irreverente de tantas esquinas y relojes (por citar solo dos hitos recurrentes).
    Éste episodio obligó a muchos a auto hacerse compañía, no puedo vaticinar con certeza cuanto los removió y que tan a gusto o disgusto se hallaron en esa compañía.
    Cualquier evento disruptor sucedido deja secuelas en la nube del recuerdo vivencial, los almanaques se tornan sepia por obra del fluir del tiempo y a veces y cada tanto, alguna página vuelve a brillar como si se repitiera en el presente adquiriendo potestad de «deja vu».
    El covid-19 es sin certeza ni dudas, una inflexión que luego de colar el caldo que todavía se cocina, dejará sedimentos que hoy solamente podemos conjeturar, por lo inmediato a mi me deja colgando un tapabocas en el rostro.
    °
    (Siempre bienvenida la reflexión de Rafael -en acuerdo o no-, refresca el ambiente cercado del inmediato ombligo vernáculo, agrega perspectiva al horizonte constreñido de la devoradora «actualidad» en esta comarca)
    .

    Reply

Escribir Comentario: