Redes sociales viralizaron información sobre persona diagnosticada con coronavirus

El viernes de tarde comenzó a circular en redes sociales información sobre una de las cuatro personas que hasta ese entonces había sido diagnosticada con el nuevo coronavirus.

Se trataba de una diseñadora de moda, de 57 años, quien contrajo la enfermedad durante un viaje a Europa, y a las pocas horas de su regreso concurrió a un casamiento en Carrasco al que estaban invitadas unas 500 personas. 

El viernes mismo al conocerse que ella estaba infectada, se difundieron audios de personas allegadas a la mujer, que le reprochaban haber concurrido a la boda. “Vive en un tupper”, dice en una grabación una de las voces.

Esa tarde, la señora concedió entrevistas a varios medios locales e internacionales. En esas notas relató que viajó a Milán y a Madrid el 21 de enero. Contó que el 25 de enero, en la capital española, sufrió una fiebre de 41 grados y una crisis respiratoria, y que allí fue atendida por un médico español que le recetó antibióticos. Según su relato, le preguntó a ese médico si su afección podía ser coronavirus, pero él no le hizo caso «porque no era un tema que estuviera en el tapete”.

La mujer retornó a Uruguay el 6 de febrero sintiéndose mejor. Permaneció aquí hasta el 22 de febrero cuando viajó nuevamente a Milán. La diseñadora dice que antes de llegar a esa ciudad pasó por Madrid donde le dijeron que no siguiera a Italia debido al brote de Covid-19; según su versión, esa vez no sintió fiebre (pese a que en algunas notas se había publicado lo contrario). Decidió retornar a Montevideo y abordó un vuelo llevando puesto un barbijo . Según su relato, preguntó en el aeropuerto de Carrasco si le iban a hacer algún control porque venía de Europa pero le respondieron que no. Ese mismo día almorzó con su madre de 84 años y de noche fue al casamiento antedicho. Explicó que realizó ambas actividades porque no sospechó que tenía el virus. Al día siguiente a la fiesta comenzó a sentir broncoespasmos y fiebre. Dijo que insistió varias veces que le practicaran el diagnóstico de coronavirus, que finalmente le hicieron el martes de la semana pasada.

En diálogo con Radio Montecarlo, enfatizó que hizo todo lo posible para proteger a la población uruguaya del coronavirus y destacó que el diagnóstico se le hizo sólo debido a su insistencia.

No tienen nada preparado. Es mentira todo lo que dicen. Yo estoy enferma y acá no ha venido nadie. Me llamaron por teléfono a darme la noticia. A vos te parece cuando está todo el Uruguay esperando a que haya un caso y soy yo el caso. 

Durante todo el fin de semana la señora fue objeto de todo tipo de bromas y agresiones en las redes sociales.

La Tertulia de los Lunes con Pablo Carrasco, Elena Grauert, Manuel Laguarda y Christian Mirza.

Viene de...
La reacción en la sociedad ante los primeros casos de coronavirus

Continúa en...
Telegramas

***
Foto en Home: Pasajeros arriban al Aeropuerto Internacional de Carrasco. Crédito: Nicolás Celaya /adhocFOTOS

¿Mirás nuestros videos, escuchás los audios, leés las notas que subimos a la web? La continuidad de esos servicios depende de que tú contribuyas a financiarlos. Te invitamos a ser Socio 3.0 de En Perspectiva, asumiendo un abono mensual. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

Comunicate al 2902 5252 – interno 109

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Hontou entra, nadie la para, pregunta, le dicen que entre tranquila, pide un análisis de sangre, se lo niegan porque las instituciones médicas del país carecen del material necesario y tienen que mandar todo a EEUU. Aún la que usa Hontou, que seguramente es de las más caras del país.

    Pero el problema no es que nadie en el país previó que debía ser detenida al ingresar para determinar su riesgo, sino que ella misma no supo determinarlo y tomar medidas de aislación, contra todas las señales de cero alarma que recibía de quienes son profesionales del tema.

    Alrededor de 1880 en la Isla de Flores el Uruguay tenía un lazareto con triage, hospital, local de desinfección de equipajes y hasta crematorio para quemar los cuerpos y eliminar los cuerpos evitando enterrar material infeccioso. Ahora, 140 años después, no paramos a nadie, venga de donde venga. Ahora que tenemos el virus adentro, suspendimos vuelos, como si antes no fuera peligroso recibir a los pasajeros y ahora sí. Nada cambió en la situación de los países de donde vienen esos vuelos. ¿Qué cambió? Nada, que recién nos dimos cuenta de que tenemos que hacer algo.

    La policía sanitaria del país la ejerce el Estado, a través del MSP y de la fuerza pública y aún del ejército si fuera necesario. Si el cordón sanitario del país depende de la autoevaluación de riesgo de una peletera, creo que el sistema no está bien diseñado. Un sistema bien diseñado es un sistema a prueba de tontos y jamás, jamás, puede fallar por una sola persona.

    Reply
    1. Diego Roselli Mailhe · Edit

      ¿Sabe una cosa, Leonardo?
      Tiene razón.
      Pongamos que la persona es muy tonta. ¿Y qué? ¿Cabe esperar que todo el mundo reaccione inteligentemente?
      No. La responsabilidad está en otro lado.

      Reply

Responder a Leonardo Nidingas Cancelar la respuesta