Relator de la CIDH cuestiona el “derecho al olvido” en internet previsto en el borrador de la LUC

El relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza, envió una carta al gobierno electo en la que expresa su preocupación sobre un artículo del anteproyecto de ley de urgente consideración que a su juicio podría afectar “las garantías para el ejercicio de la libertad de expresión en internet”.

Lanza cuestiona el artículo 214 literal G del borrador de la ley, que establece que en el ámbito de las telecomunicaciones en general, y en Internet en particular, el Estado garantizará la protección del “derecho al olvido”. Ese artículo sostiene que “toda persona tiene derecho a que los motores de búsqueda en Internet eliminen los enlaces publicados que contuvieran información relativa a esa persona cuando fuesen inadecuados, inexactos, no actualizados o excesivos, teniendo en cuenta los fines para los que se recogieron, el tiempo transcurrido, la naturaleza y el interés público”. Además, plantea que “toda persona tiene derecho a que sean suprimidos, a su simple solicitud, los datos personales que le conciernan, que hubiesen sido facilitados por él o por terceros, para su publicación por servicios de redes sociales y servicios equivalentes”. 

Según Lanza, este inciso “otorga un poder legal de censura a los actores del sector privado, sin intervención judicial, y abre un campo propicio para la creación de una industria de la eliminación de la información, no sólo para casos que podrían ser excepcionales y que ameritan una solución, sino –y sobretodo– para casos que puedan implicar borrar informaciones sobre personas públicas, actuación del gobierno o información relevante en general para la sociedad”.

La Tertulia de los Viernes con Alejandro Abal, Fernando Butazzoni, Juan Grompone y Gonzalo Pérez del Castillo.

Continúa en...
Isaac Asimov, uno de los grandes autores de la ciencia ficción, cumpliría 100 años
Telegramas

Documento relacionado
Carta del relator para la libertad de expresión de la CIDH sobre Ley de Urgente Consideración

¿Mirás nuestros videos, escuchás los audios, leés las notas que subimos a la web? La continuidad de esos servicios depende de que tú contribuyas a financiarlos. Te invitamos a ser Socio 3.0 de En Perspectiva, asumiendo un abono mensual. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios
¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

3 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Las leyes brindan la posibilidad de administrar un ordenamiento en pos de algún ideal de convivencia social.
    Las leyes no son una pócima curalotodo, enfrentadas al desafiante portal estrecho de la aplicabilidad, no pocas sucumben en el papel sin poder traspasar siquiera el umbral; la realidad desborda sentencias.
    °
    La privacidad ha muerto ¡viva la privacidad!
    °
    Muerto irreversible el cuerpo bajo tierra y sobre la tierra una lápida; que memoria y olvido son la misma sustancia, que para tal sustancia no hay eutanasia posible y si, el posible milagro de que un cualquiera la resucite con un atisbo de curiosidad y le diga: levántate y anda.
    El espíritu peligroso de borrar una página canalla, es el primer brote de una mala primavera, mas canalla todavía, esconde en su seno arrogante, suprimir episodios de la historia universal inconvenientes al plan futuro de alguien, también y por demás canalla.
    °
    El olvido es un albur, no es un derecho.
    La verdad es una entelequia y salvo en los rigurosos símbolos de las ciencias duras, se hace mórbida en los labios de sus respectivos relatores discordantes, el mar de la verdad no es un derecho, si tenemos derecho a algunas concretas gotas.
    Si y posible es el derecho a conocer que es mentira, la mentira, disfrazada o flagrante, tiene cuerpo tangible; y aún así, desnudada en evidencias, la mentira desmentida tendrá adeptos, porque en ocasiones, la verdad es intolerable.

    Reply
  2. Es difícil saber lo que un pequeño país débil y atrasado como el nuestro puede hacer frente a este problema. En Europa estos temas se han legislado y han logrado hasta cierto punto controla el uso de datos personales por parte de gigantes de internet. Todo supongo que tiene una dosis de interés genuino en hacer negocios, más que interés en respetar el derecho y la soberanía de los países. Desacatar normas de países fuertes puede significar que les revoquen autorizaciones o que les terminen filtrando o recortando su accesibilidad desde las IP europeas.

    Otro país que ha sido exitoso en controlar a las empresas de internet es China, aunque por razones que no van al derecho del ciudadano, sino más bien al interés del Estado y de su gobierno.

    Uruguay me temo que está cientos de escalones más abajo de los países que nombré en capacidad de ejercer presión. Pero bueno, la discusión jurídica sobre el tema y los cuestionamientos que se le hacen a esta norma tratan de hacer de cuenta que el Uruguay tiene capacidad de coerción sobre empresas como Google, Twitter o Facebook. Si no, todo este debate teórico carece de sentido.

    Por otra parte, no puedo menos que compartir el principio general, para que las personas puedan exigir que ciertos contenidos que las afecta y que no han sido verificados materialmente, o incluso que judicialmente se han probado insuficientes, no figuren en internet. O que, por lo menos, no sean fácilmente accesibles, que es lo que realmente se está legislando. ¿Puede ser usada esta norma más allá de este objetivo, a mi juicio más que justo? No soy experto en relación a textos jurídicos. A mi intuitivamente me parece claro que apunta a evitar escraches por las redes que estén basados en relatos sin pruebas y que no pasarían el menor rigor de un caso judicial. Pero bueno, si se puede usar para ocultar información debidamente probada o columnas de opinión, es cuestión de redactar mejor las cosas.

    En un país en el que se ha optado por borrar los antecedentes penales (que es información de acceso muy reservado) de los menores al llegar a la mayoría de edad, creo incoherente que se discuta si hay derecho a mantener accesible a todo público un contenido difamatorio que no tenga sustento jurídico ni pruebas materiales que lo avalen.

    Reply
  3. Walter Ernesto Celina · Edit

    ¡OTRO DEDO EN LA LLAGA VIVA!
    1.- CENSURA RETROACTIVA.
    El periodista Edison Lanza ha puesto el dedo en esa llaga viva que es el malhadado anteproyecto de ley de urgencia, que impulsa la denominada alianza multicolor.
    Desde su cargo de veedor en derecho a la libre comunicación ha advertido que la proto-norma que consagra el «derecho al olvido», que no es más que un método de censura retroactiva y una adulteración de la historia real.
    2.- LA LIBERTD COMO BIEN SUPERIOR.
    Es cierto que, basuras sin control, se cuelan por redes con injurias y otras canalladas. Sin embargo, el valor general de la libertad es más trascendente y, entre otras cosas, también salvaguarda a los ofendidos.
    La borratina de huellas institucionales, como personales, tiene relevancia. Tomo por caso, cuestiones como quiebras de bancos, desaparecidos, ANCAP o ASSE.
    3.- NACIÓ OTRO EMILIANUS PAPINIANUS.
    A resultas de lo precedente, tenemos que Uruguay ya tiene en émulo de Emilianus Papinianus (142-212 n.e) ,el jurisconsulto citado casi 600 veces en el Digesto de Justiniano (483-565 n.e.). Solo que el nominado Prosecretario de Presidencia , Dr. Rodrigo Ferrés, ha recibido -por su anteproyecto- la más formidable carrada de escombros de que se tenga noticia.
    4.- DEFICIENTE EN DERECHO.
    Las muchas veces mal redactadas leyes frenteamplistas (varias inconstitucionales) tienen ahora la compañía de este esperpento jurídico y político.
    En Derecho seguimos caminando por los pretiles.-
    WALTER ERNESTO CELINA

    Reply

Escribir Comentario: