Rige desde hoy la ley que limita el derecho de reunión por razones sanitarias

A partir de hoy rige la ley, votada entre viernes y sábado en el Parlamento, que habilita “al Poder Ejecutivo, a través de los ministerios competentes y a los gobiernos departamentales, a disponer el cese de las aglomeraciones de personas que generen un notorio riesgo sanitario”, entre otros puntos.

Anoche, en conferencia de prensa, el ministro del Interior Jorge Larrañaga dio detalles de cómo se va aplicar la ley.

Larrañaga dijo que las intervenciones para dispersar aglomeraciones estarán en manos de los Centros Coordinadores de Emergencias Departamentales (Cecoed), que serán ampliados para que en cada uno de ellos haya un representante del Ministerio del Interior, uno de Salud Pública, otro de Defensa y uno de Fiscalía.

El ministro explicó que se actuará de oficio o por denuncias de terceros:

Vamos a dar cuenta al Cecoed operativo de que hay un hecho que infringe la ley aprobada por el Parlamento y que puede dar motivo a la intervención policial. Ahí concurriremos al lugar y determinaremos la situación de riesgo sanitario y la intervención correspondiente de manera gradual, buscando disolver esa aglomeración. Y, si no, de lo contrario entrar en los instrumentos jurídicos que ahora sí tenemos, con las multas correspondientes, el pase a fiscalía y la posible configuración de situaciones de delitos como el de desacato.

La ley, que limita el derecho de reunión establecido en el artículo 38 de la Constitución y que salió solo con los votos del oficialismo, define como aglomeración toda «concentración, permanencia o circulación de personas en espacios públicos o privados de uso público en las que no se respeten las medidas de distanciamiento social sanitario, ni se utilicen los elementos de protección personal adecuados, tales como tapabocas, mascarillas y protectores faciales».

La Tertulia de los Lunes con Martín Bueno, Ana Laura Pérez, Agustín Iturralde y Gabriel Mazzarovich.

[la_mesa type=»1″]

Gastón González

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • No, no es un mensaje simbólico, es obvio que es una LEY -con consecuencias penales- que reglamenta nada menos un artículo de la CONSTITUCIÓN, el del derecho de la LIBERTAD de REUNIÓN.
    Flaco favor a la comprensión crítica se le hace, interpretando con «precios de outlet» a lo que vale a costo de «novedad en vidriera».
    Ese talante de «rebaja» no es casual ¿qué aglomeración se quiere disolver?
    Hay que estar muy lejos de la realidad para no ver que las aglomeraciones de alto riesgo se producen en el ambiente laboral, las 8 HORAS PRESENCIALES sobre todo en LOCALES CERRADOS, basta ver los shoppings…¿se cumplen los protocolos? doy fe de que poco y mal y no pocas veces, nada; de ahí a volver a la casa y darle un beso a la familia…
    Ni hablar de las «fiestas clandestinas» ¿las reuniones a la intemperie? también implican riesgo, en especial si no se respetan: distancia, barbijo, alcohol en gel, el riesgo es menor y no es excusa.
    °
    El objetivo y objeto de esta ley es la POLICÍA (el ministro del interior llevó la voz cantante en la conferencia y no es un detalle por sorteo) ¿por qué? porque ella va a dar la cara física real ante el ciudadano en cada intervención y al final del día tendrá que convencerse, con o sin apoyo o más o menos, que aplicó bien el criterio nunca especificado y por tanto, aleatorio, de aglomeración.
    Esta ley, a mi juicio innecesaria, deja al policía de a pie en una situación moral endeble y al cerno del tema, la PESTE, en la trastienda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *