Sanguinetti y Mujica renunciaron a la Cámara de Senadores

Con una ovación de pie y el reconocimiento de todos los partidos, la Cámara de Senadores despidió ayer a los ex presidentes José Mujica y Julio María Sanguinetti, que renunciaron a sus bancas.

En su discurso, Mujica sostuvo que deja su lugar en el Senado porque lo está “echando la pandemia”. “Ser senador es hablar con gente y andar por todos lados. Estoy amenazado (…) por la vejez y por mi enfermedad», agregó. El líder del MPP cerró su alocución con un mensaje a los jóvenes:

He pasado de todo en la vida. Estar seis meses atado con alambre con las manos en la espalda. Irme de cuerpo por no poder aguantarme en un camión y estar dos años sin que me llevaran a bañarme y tener que bañarme con una tasa de agua y un pañuelo. He pasado de todo pero no le tengo odio a nadie. Y le quiero transmitir a los jóvenes: hay que darle gracias a la vida. Triunfar en la vida no es ganar; es levantarse y volver a empezar cada vez que uno cae.

Sanguinetti, por su lado, escribió una carta de retirada en la que señaló que renuncia para dedicarse a su cargo de secretario general del Partido Colorado y a su actividad periodística. En su disertación, Sanguinetti también llamó a la “conciliación” entre rivales políticos.

Esta es un hora de conciliación y de reafirmación democrática en la cual todos tenemos que sentir que, habiendo estado tan enfrentados como pudimos estar un día con Mujica, él desde una revolución armada, yo desde los gobiernos que la combatían, podemos decir con Octavio Paz, que la inteligencia al fin se encarna, se reconcilian las dos mitades enemigas, y la conciencia-espejo se licúa, y vuelven a ser fuente, manantial de fábulas: Hombre, árbol de imágenes, palabras que son flores, que son frutos, que son actos.

Sanguinetti será relevado por su suplente, Tabaré Viera, mientras que la banca de Mujica será asumida por Alejandro Sánchez.

La Mesa de Análisis Político con Pablo Brugnoni, Antonio Cardarello y Federico Irazabal.

Continúa en...
Gobierno publicó auditorías y denunció “desidia y poco apego al buen manejo de dineros públicos”
Telegramas

***
Foto en HomeJulio María Sanguinetti y José Mujica en la Cámara de Senadores. Crédito: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

2 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Otra ovación de pie con gente contenta y con otro montón de gente contenta por la foto de la ovación de pie. Y por el abrazo, claro. Y está bien, es un gesto simbólico emotivo y grato; no lo critico, no lo tomo como una actuación falsa pero tampoco me provoca una sobrevaloración republicana. Es natural (o debería) que dos personas públicas muy mayores se despidan del parlamento y de sus pares realzando los sus puntos de vista, limando los bordes que raspan y buscando un cierre reconciliador, y diría que si bien es un gesto político, también responde a una necesidad personal -y por qué no legítima a esa edad- de «irse bien» con ellos mismos y con todos los chiches: elogios de los otros, aplauso, abrazo y foto. 
    Es otro gesto que no desestimo pero no doy más valor que el de la foto. Un ejemplo menos público es el relevo de la presidencia de la cámara baja cada año. A quien no lo sepa, invito a darse una vuelta por las actas; horas enteras y muchas veces en más de una sesión para elogiar al que se va, al que llega y a sus suplentes, mientras los otros 98 (o casi) quieren dejar por escrito sus alabanzas. ¿También eso deberíamos tomarlo como un importante valor republicano a destacar? Confieso que no me genera ninguna emoción singular. Ya sabemos qué ocurre en el medio durante cada uno de esos años. 
    Resumo, al igual que comenté antes respecto a la renovación del puesto de Petit, tengo la impresión que cada vez más le damos importancia a los gestos, que en sí pueden ser muy buenos, pero advierto que cada vez menos los signos se corresponden con un contenido de construcción que tienda a sacarnos del partido bando bueno versus bando malo. Mi disculpa por el escepticismo pero veo mucha foto y pocos puentes. 

    Reply
  2. Estimado Rubén:
    Como usted señala, el contexto de división de bandos ya ha tomado un cariz riesgoso y este evento, per se, no lo va a revertir, es obvio.
    °
    Los dos señores «muy mayores» no son parlamentarios anodinos y sin influencia en busca de laureles y aplausitos (uno tiene el currículo completo y al otro le pasó de todo y se levantó…), son ex presidentes con peso específico en el hoy y ahora, son personas de real fuste; viejos ¿y qué? antagónicos por demás en la historia y el presente de nuestro país que, sin embargo, acuerdan un gesto conciliador de hondo sentido republicano.
    Esta intención no es folclore menor, es una intención de creencia y adhesión al sistema en clara oposición al escepticismo; no será el puente redentor y si, sin duda, es un intento de puente.
    Saludos cordiales.

    Reply

Escribir Comentario: