Sistema político recordó el triunfo del «NO» en el plebiscito de 1980

Diputados de todos los partidos políticos homenajearon el lunes el triunfo del “No” en el plebiscito del 30 de noviembre de 1980, cuando fue derrotado el proyecto de reforma constitucional promovido por la dictadura.

Aquella instancia de consulta popular, de la que se cumplieron 40 años, fue calificada por varios representantes como un “maracanazo” de la ciudadanía uruguaya, ya que la propaganda oficial a favor del proyecto de los militares copó los medios de comunicación y la campaña por el “No” estuvo casi limitada reuniones, pintadas y pegatinas.

Varios legisladores recordaron también el famoso debate televisivo que tuvo lugar en Canal 4, entre el abogado Enrique Viana Reyes y el coronel Néstor Bolentini por el “Sí”, y el blanco Eduardo Pons Etcheverry y el colorado Enrique Tarigo por el «No».

De aquel debate fue recordada la respuesta de Tarigo a Boletini, cuando el coronel sostuvo que votando el «No» “se corría el riesgo del retorno del comunismo”.

Si yo fuera comunista yo votaría por esta Constitución porque establece un poder autoritario concentrado en el Poder Ejecutivo y en el Ejército y después como soy comunista trato de infiltrar el Ejército. Con esta Constitución tenemos el régimen comunista más perfecto. Sin subversión, sin guerra y sin nada.

Recordemos: el “No” a la reforma constitucional triunfó con el 57 % de los votos, frente al 41,8 % que obtuvo el proyecto de los militares. Aquel resultado desencadenó el proceso de apertura democrática que se concretaría en 1984.

La Tertulia de los Jueves con Martín Couto, Daniel Supervielle, Cecilia Eguiluz y Esteban Valenti.

Viene de...
¿Cómo está manejando el gobierno esta nueva etapa de la pandemia?

Continúa en...
Telegramas

***
Foto: Durante el homenaje «a los 40 años del plebiscito de 1980» en Cámara de Diputados del Palacio Legislativo. Crédito: Javier Calvelo /adhocFOTOS

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

4 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Para mí, el factor fundamental para la derrota de la reforma constitucional de 1980 fue el rechazo en general de nuestro pueblo a las dictaduras y regímenes autoritarios como el que se trataba de imponer. Uno hablaba con amigos y conocidos en el círculo que se movía y notaba en general un rechazo a las medidas que tomaba el gobierno, por sí y ante sí sólo, sin oír las voces de fuera de su círculo, por más que hubiera una holgada situación económica gracias a la contención del dólar. Y cuando se conocieron los términos del proyecto, para mí fue determinante: no se podía aceptar la subordinación a un grupo mesiánico, que juzgaría por sí y ante sí nuestras decisiones, con posibilidad de invalidarlas, aunque fuera a costo de postergar sin fecha la salida del régimen de facto.
    Y a Esteban Valenti le recuerdo que, por la época del plebiscito, Tarigo ya no escribía más en «El Día». Tarigo fue el redactor responsable de ese matutino, con una línea editorial claramente opositora al régimen, siendo el único de los grandes medios en esa actitud. Hasta que, por el año 78 ó 79, apareció aquel brulote en una línea de los famosos avisos clasificados (hecho del cual puedo ampliar la descripción si la dirección del programa me lo permite…), que motivó un cierre temporal del diario, tras lo cual dejó de estar a cargo de su redacción. Tiempo después, Tarigo fundó un semanario propio, llamado Opinar, en el cual participaron también otras figuras opositoras en los años 1980 y posteriores.

    Reply
  2. Un gran ausente de esta recordación: Jimmy Carter. No es algo de lo que podamos ufanarnos, porque era un presidente de un país extranjero, del más gravitante de la región, del que había instalado todas las dictaduras de derecha. Carter llegó con un fuerte discurso moral: si luchaban por la democracia y los DDHH no podían desembozadamente apoyar gobiernos que los violaban sistemáticamente.

    Otro gran actor, que sí es recordado: Wilson. Pero Wilson hizo mucho más que grabar cassettes. Todo el trabajo previo con el senado estadounidense para desembocar en la «enmienda Koch» lo tuvo como protagonista. El régimen de EEUU le quitaba la ayuda económica y militar al régimen uruguayo gracias a la persuación de Wilson.

    Las dictaduras de la región no «vinieron de la luna» (parafraseando a Bolentini en el debate) y tampoco se fueron sólo por fuerzas endógenas. Sin embargo es claro que, comparado por ejemplo con el caso chileno, el pueblo uruguayo guardó una posición republicana ejemplar en la región.

    Apoyo y aplaudo el comentario de Valenti sobre los dichos de Tarigo, que seguramente sabía que no eran así. Sin embargo, con un país en el que el anticomunismo primario siempre fue fuerte, no dejaba de ser un argumento efectista y –a juzgar por los hechos– probablemente fue efectivo. Decirle a los militares que si los infiltraban, pasaban a ser ellos los garantes del régimen que visceralmente querían combatir tiene de cierto que los regímenes más estables son los que tienen repartido el poder en muchos puntos de apoyo. Centralizar el poder es a fin de cuentas una debilidad.

    Reply
  3. Jorge y Leonardo estuvieron brillantes y concisos, quisiera agregar en lo personal q el debate fue determinante xa la victoria del No, habia un grupo d cuidadanos q no tenian el voto resuelo, y el programa d television termino d inclinar la balanza definitivamente. Y mencion tbien xa otro opositor q fue clave en ese momento: el Dr Eduardo J Corso, con su predica contundente en contra d la dictadura en su deseo d institucionalizar su regimen

    Reply
    1. Yo lo mencioné al Dr. Corso en otro comentario que hice sobre el tema, así como a otras dos figuras notoriamente de derecha: CarlosManini Ríos y Eduardo Jiménez de Aréchaga. Pronunciamientos como éstos restaban espacio ideológico a la pretensión del régimen, que quería señalar que oponerse a la reforma era ser de izquierda.

      Reply

Escribir Comentario: