Argentina: Alberto Fernández superó por 15 puntos a Macri en las PASO

En Argentina, Alberto Fernández del peronismo se impuso con 47 % de los votos por sobre el presidente Mauricio Macri, que obtuvo 32 % en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, que se cumplieron este domingo y que son clave en la carrera hacia las presidenciales del 27 de octubre.

Fernández, de 60 años, a quien acompaña Cristina Kirchner como candidata a vice, se mostró confiado y declaró que con él terminó «la grieta» que divide a los argentinos:

No venimos acá a restaurar un régimen, venimos acá a crear una nueva Argentina que tome en cuenta las mejores experiencias que termine con este tiempo de mentiras y que le dé a los argentinos un horizonte mejor para el futuro. En esa Argentina todos tienen lugar. La Argentina es un país donde a partir de hoy se terminó el concepto de vengaza, de grieta y de cualquier cosa que nos divida.

Más temprano había hablado el presidente Mauricio Macri, que busca la reelección en octubre. En esta intervención pública, Macri admitió su mala votacion y reconoció que estaba muy dolido por la diferencia, ya que fueron quince puntos los que terminó sacandole Fernández:

Hoy hemos tenido una mala elección. Eso nos obliga a partir de mañana a redoblar los esfuerzos, para que en octubre logremos el apoyo que se necesita para continuar con el cambio.

Como tercera opción, como «alternativa  a la grieta». se presentaba la fórmula del exministro de Economía Roberto Lavagna con el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey como vice, un hombre del peronismo de centro. Esa fórmula obtuvo solo el 8,7 %.

Estas eran elecciones internas, es decir, elecciones primarias de los partidos para definir a sus candidatos, pero como los partidos habían elegido por consenso a sus respectivos postulantes, de hecho, y no por primera vez, las PASO se convirtieron en una especie de gran encuesta previa a la elección de octubre.

La Mesa de los Lunes con Pablo Carrasco, Carolina Ache, Adriana Marrero y Christian Mirza.

Continúa en...
Convención del Partido Nacional aprobó programa y candidatura a vice de Argimón
Telegramas

 

¿De qué depende el periodismo digital de En Perspectiva? Los canales digitales de En Perspectiva solo pueden sostenerse si cuentan con el aporte, mes a mes, del público que los valora. Te invitamos a suscribirte y ser uno de nuestros Socios 3.0. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

5 Comentarios - Escribir un comentario

  1. Me pareció excelente el aporte de Ache porque lo encuentro un análisis objetivo y genuinamente democrático, incluso más allá de sus propias preferencias.
    En estas horas se ha visto mucho comentario que desvirtúa la base misma de la democracia al poner en cuestión la capacidad de los electores para entender la situación.

    Reply
  2. La crisis de Macri es de credibilidad. Llegó diciendo que habría pobreza cero y que iba a fundar esa prosperidad en una meritocracia en la que cada ciudadano se iba a ganar la vida sin planes sociales ni protecciones a la industria nacional. Esa promesa se fue postergando y la lluvia de dólares que iban a invertir y hacer prosperar la Argentina está postergada sin fecha. Cuatro años después, hay más pobres y más desocupados que antes, la vida se encareció aún para el que todavía tiene trabajo, el país debe mucha más plata que antes y las perspectivas no parecen tener ningún alivio en el horizonte.

    La paciencia tiene un límite, sobre todo por la máxima de Keynes: a la larga, todos estaremos muertos. La gente precisa vivir hoy, aunque sea renga, en un equilibrio imperfecto, pero ir sobreviviendo y logrando escapar al fantasma del hambre día a día. Sólo el cristianismo postula que se puede vivir una vida de pobreza y sufrimiento para aspirar luego a la vida eterna en el paraíso. Por muy cristianos que sean los argentinos, se ve que en política son gente de poca fé y prefiere sobrevivir hoy, aunque sea con impurezas en el sistema y «pecados antimercado», a sufrirla y esperar la redención que nadie tiene pruebas de que llegará.

    Lo bien que hacen en volver con los K aunque descafeinados, al estilo de Alberto. Porque esa espera «sine die» de la redención por el libre mercado, si bien es llevadera de la clase media alta para arriba, es un calvario para los pobres. En esa espera invierten lo único que tienen, que es ese breve paréntesis entre el nacimiento y la muerte, al que llamamos vida.

    Reply
  3. Esta victoria de Alberto y Cristina, tiene serio fundamento en la notoria impericia de Macri, que ni siquiera piensa que cometió errores gruesos de alto costo social, por el contrario, cree tener razón y eso, eso es lo mas grave (dentro de la burbuja propia y para peor, nublada).
    *
    «Es la economía, estúpido»
    *
    «A ojos del infinito, todo orgullo es polvo y ceniza» L. T
    (hasta los ojos miopes de corto infinito se dieron cuenta ayer)

    Reply
    1. ¿Es impericia, Juan? Nunca lo sabremos ya que es imposible saber lo que realmente tiene una persona en la cabeza. Pero juzguemos al árbol por sus frutos: Macri llegó y eliminó las retenciones. Aplicó una política de shock en las tarifas de energía, lo que desencadenó una inflación galopante. Liberó las importaciones, eliminando los trámites de predeclaración de importaciones y quitando cupos que protegían a sectores industriales que abastecían al mercado interno. Eso generó cierre masivo de Pymes y aumento del desempleo. Liberó el mercado de cambio, lo que hizo subir rápidamente el dólar por aumento de la demanda y permitió repatriar grandes sumas de dinero de las multinacionales en el país. Eso generó necesidad de pedir plata por falta de dólares en la plaza financiera. Para conseguir plata fresca, ofreció bonos con intereses astronómicos del 70%. Fué al FMI y endeudó al país por 57.000 millones, todo lo que genera condicionamientos políticos para cualquier gobierno que llegue con intenciones de desarrollar el mercado interno y la producción nacional.

      El fantasma de la desocupación permitió trancar duro en las paritarias, negociando aumentos de salarios sensiblemente por debajo de la inflación galopante: como resultado hay una caída brutal del salario real. No sé usted cómo lo ve, pero si yo fuera exportador del sector primario, con clientes afuera y mano de obra nacional, recaudando dólares pero con costos en pesos, estaría muy, pero muy contento. Todas esas medidas me habrían aumentado dramáticamente el márgen de ganancias y la competitividad para exportar. justo el sector que estaba peleado con los K por su política basada en retenciones y volcada a fomentar el consumo del mercado interno y las manufacturas locales. ¿Será impericia?

      A mi me suena mas a modelo económico, a tomar partido en una histórica pugna entre el sector pequeño-industrial y el primario exportador. Es como la guerra de secesión en EEUU, nada más que acá los fuertes, los que siempre ganan a la larga, son los que defienden los intereses del sur (algodonero y esclavista) por oposición al norte (industrial y basado en el consumo). En eso estoy de acuerdo con el argentino Carlos Heller. No hay torpeza, hay un plan y un gobierno que se hace el que no sabe porque aceptarlo y defenderlo no sería políticamente correcto.

      Reply

Escribir Comentario: