Carlos Moreira buscará reelección en la Intendencia de Colonia

El intendente de Colonia, Carlos Moreira, se presentará a la reelección en su departamento en los comicios de mayo a pesar del escándalo que se conoció en octubre del año pasado, cuando circularon audios en los que se escucha al político ofrecer una renovación de pasantía a cambio de sexo.

Guillermo Rodríguez Guaraglia, secretario general de la Intendencia de Colonia y dirigente de la lista 904 del Partido Nacional, manifestó que su agrupación presentará ante la convención blanca al actual intendente de ese departamento como candidato a jefe comunal.

El intendente está siendo investigado por la Justicia a raíz de los audios viralizados. El exdirigente de Alianza Nacional renunció al sector y al partido, pero no llegó a ser censurado -pese al fallo de la Comisión de Ética que lo aconsejaba-. Por ello, en caso de alcanzar los apoyos necesarios en la convención departamental, nada impide que se postule como candidato.

Según publicó El Observador el viernes, Moreira convocará a una convención departamental el próximo 20 de enero y, si es proclamado, buscará su reafiliación al partido.

La Tertulia de los Lunes con Celsa Puente, Christian Mirza, Elena Grauert y Gonzalo Baroni.

Viene de...
Gobierno electo quiere vender el avión multipropósito de Presidencia

Continúa en...
Telegramas

***
Foto en Home: Carlos Moreira. Crédito: Colonia.gub.uy

¿Mirás nuestros videos, escuchás los audios, leés las notas que subimos a la web? La continuidad de esos servicios depende de que tú contribuyas a financiarlos. Te invitamos a ser Socio 3.0 de En Perspectiva, asumiendo un abono mensual. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

Comunicate al 2902 5252 – interno 109

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

5 Comentarios - Escribir un comentario

  1. El tema es que cuando faltaban pocos días para la eleccion nacional estuvieron todos de acuerdo en que tenía que renunciar, incluso el Guapo lo echó de su sector. Nadie dijo de esperar a la justicia. Ahora, como ya ganaron, ya no importa, las caras serias y compugidas de octubre eran para la campaña, todo «pasó «, y hay que buscar una salida para que «el compañero » Moreira siga gozando de sus privilegios. La misma «chapuceria » de los políticos de siempre. No cambia nada.

    Reply
  2. El veterano dirigente abroquelado en su feudo y dispuesto al proceso de lavado, planchado y almidonado.
    Larrañaga ¿lo echó por que las papas quemaban? ¿o porque conocía los hechos?
    Moreira ¿renunció al partido
    -no al cargo- por que era cierto el asunto? ¿o porque decidió inmolarse a favor del bien del partido (inmolarse un poquito, tampoco a lo L. Gómez)?
    ¿Qué aconsejó el órgano partidario encargado de los temas éticos?
    ¿Acaso Argimón, entonces Presidenta del partido, actual vicepresidenta electa, no fué enfática en su momento? ¿incluso L. Pou, aunque mas no fuera, no tomó una cuarta de distancia de semejante paquete, con gesto serio y entristecido?
    Avalar tal candidatura, dejaría un grueso flanco abierto de debilidad, también y peor, dejaría una mácula en la política y no solo del partido.
    Lavado, planchado y almidonado, veremos que sale de la tintorería.

    Reply
  3. Por lo que se supo a través de la prensa, el asunto fue que una mujer, correligionaria de Moreira y con quien había mantenido una relación sentimental, le pidió la prórroga de dos pasantías, y Moreira cometió la torpeza de vincular el pedido con la posibilidad de reanudar aquella relación. No sé cómo no se dio cuenta de que el momento para plantear ese deseo debía estar desvinculado de toda posible acción política. Tampoco fue como se dijo después, que él otorgaba las pasantías a cambio de favores sexuales… Para mí, si bien el hecho amerita alguna sanción, o amonestación, no es para medidas de la gravedad de las que se tomaron, lo cual se puede entender dado que el hecho trascendió en plena campaña electoral. Ahora, si el hecho debe implicar la inhabilitación para competir en la elección de intendente, es un asunto cuya resolución debe quedar reservada exclusivamente a los colonienses. Téngase presente que en los departamentos las relaciones personales y sociales son mucho más cercanas que en la capital; son ellos los que experimentan las consecuencias de su designación; querer imponer una medida desde Montevideo puede ser visto como una injerencia improcedente.

    Reply
    1. Estimado Jorge, Dice usted «No sé cómo no se dio cuenta de que el momento para plantear ese deseo debía estar desvinculado de toda posible acción política.» ¿No será que la acción política le permitía extorsionar a la correligionaria en busca de una pasantía para alguien de su círculo cercano?

      Si yo fuera blanco, trataría de sacar del medio a este político. En Colonia la gente es blanca, va a votar lo que sea que el PN le ponga adelante, como en Montevideo con el FA. Pero claro, si dentro de unos meses la investigación judicial termina condenándolo, es un problema en puerta que desprestigia al partido y genera un problema político en la intendencia. ¿No hay nada mejor para ofrecerle a los colonienses que un viejo político al final de su vida y enchastrado por un asunto de este calibre? Y esto no es un tema de «colonienses» contra «montevideanos». Los partidos políticos en Uruguay son nacionales, no regionales. Si una decisión se toma en el directorio del PN, no sería una decisión de Montevideo, sería una decisión tomada en un órgano partidario nacional.

      La verdad, parece increíble que lo vuelvan a afiliar y lo dejen presentarse, un verdadero tiro en los piés.

      Saludos cordiales.

      Reply

Escribir Comentario: