Ministerio del Interior colocará 3.300 cámaras más en Montevideo y Canelones

El ministro del Interior Eduardo Bonomi informó que concluyó la licitación para adquirir otras 3.300 cámaras de videovigilancia que estarán en uso desde marzo de 2018 para mejorar la seguridad en zonas urbanas, rutas e ingresos a balnearios costeros.

De esas nuevas cámaras, 2.200 serán instaladas en Montevideo y 1.100 en Canelones. En ese departamento quedarán localizadas en rutas nacionales y en la entrada a cada balneario, e incluirán lector de matrícula de los automóviles.

Además Bonomi informó que el sistema de patrullaje de alta dedicación operativa conocido como PADO será extendido a Colonia, Maldonado, Canelones y Rocha en la próxima Rendición de Cuentas. Según Bonomi esta modalidad de despliegue policial y la videovigilancia ha permitido una baja de las rapiñas de 8 % en un año.

La Mesa de los Oyentes con Silvia Listur, Sergio Barrenechea, Diego Martín Hernández y Carmen Griego.

Viene de...
FA resolvió que habrá paridad de género en la lista de oradores del acto del 26 de marzo

Continúa en...
Telegramas

***

Foto en Home: Cámara de videovigilancia. Crédito: Presidencia de la República/presidencia.gub.uy

¿Hay errores en esta nota? Haz click aquí

Compartir

1 Comentario - Escribir un comentario

  1. En esta interesante discusión el Sr. Barrenechea dijo cosas que no puedo compartir.
    «Las cámaras no tienen poder disuasivo.» Eso va en contra de las experiencias en todo el mundo, y en Montevideo. Los números están disponibles.
    «El hurto con violencia (rapiña) o sin violencia es casi lo mismo.» Esa afirmación es incomprensible e insostenible.
    No entiendo cómo el Sr. Barrenechea pretende que se «primero se apague el fuego». Parece que sólo le satisfaría una desaparición inmediata de los delitos. Represión, prevención y rehabilitación no son mutuamente incompatibles.
    ¿Cómo es posible decir «a mí que me importa la seguridad en la Argentina»? Por supuesto que importa, para comparar, para apreciar las dificultades en su propia dimensión. No somos una isla.
    El secreto de la discusión y el cambio bien intencionado de ideas está en no exagerar los dichos del oponente. Nadie «está pensando que las cosas van bien». Sí que parecen estar cambiando en la dirección correcta.

    Citando al ingeniero: el que los delitos hayan descendido no implica que la situación no siga siendo preocupante.

    Eduardo Ríos

    Reply

Escribir Comentario: